Operación en Madrid

Los March se hacen con el trofeo de Castellana 42 al adquirirlo a Deutsche Bank

Corporación Financiera Alba paga 55 millones a la gestora DWS por el inmueble

El alto precio muestra el interés por este tipo de activos ‘prime’

Edificio del paseo de la Castellana, 42, en Madrid.
Edificio del paseo de la Castellana, 42, en Madrid.

Operación muy relevante en el mercado inmobiliario en Madrid. La familia March, a través de la cotizada Corporación Financiera Alba, ultima la compra del edificio de Castellana 42, un tipo de activo muy prime y escaso en la mejor zona de oficinas de la capital, según confirman diversas fuentes del sector. Este tipo de operaciones en el eje madrileño son muy limitadas, por lo que los March se hacen con un trofeo importante. El vendedor es el fondo alemán DWS, anteriormente la rama inmobiliaria de Deustche Bank, que se embolsará alrededor de 55 millones de euros, beneficiándose de una transacción a precio elevado.

El inmueble de Castellana 42, ubicado en la zona de Rubén Darío, cuenta con 4.500 m² de superficie en 11 plantas. Es un edificio ocupado por varios inquilinos, donde destaca la sede de la promotora de viviendas Aedas. También cuenta con una zona comercial que alberga al restaurante Lateral.

Ese inmueble fue adquirido hace alrededor de 15 años por la rama inmobiliaria de Deutsche Bank, que lo ha mantenido en su cartera hasta que ha decidido rotar su portfolio. La transacción se ha realizado en lo que el sector se conoce como off market (sin proceso abierto de venta) y el comprador ha estado asesorado por CBRE.

El edificio actualmente tiene libres algunas plantas, que se comercializan a alrededor de 34 euros por m2 al mes, según se recoge en la web de Belbex, una de las rentas más caras de la ciudad debido a la calidad del inmueble y a su ubicación.

El precio pagado por Corporación Financiera Alba es elevado, de más de 12.000 euros por metro cuadrado. La yield (rentabilidad) de esta transacción de Alba cuando el inmueble esté totalmente alquilado será de las más bajas cerradas en Madrid en los últimos tiempos, del 3,4% (aunque debido a que tiene plantas vacías es incluso inferior).

Se trata de una de las escasas operaciones en ese eje de los últimos años, ya que los actuales grandes propietarios de la zona como Mapfre, Colonial, Merlin, Amancio Ortega, GMP o Mutua Madrileña mantienen a largo plazo en su cartera este tipo de inmuebles, por lo que suelen despertar un enorme interés entre los inversores. Una de las últimas grandes operaciones fue la compra de la antigua sede de Barclays en Colón (inmueble reformado por Norman Foster) a CBRE Global Investors en enero de 2020. En ese caso, en época prepandemia, la yield rondó el 3%, demostrando el apetito por este tipo de inmuebles.

Otros inmuebles de Alba

Corporación Financiera Alba cuenta con otros dos inmuebles relevantes en el eje de la Castellana. En 2015 adquirió la sede Ahorro Corporación en el número 89 por 147 millones de euros, en una de las operaciones más relevantes del inicio de la recuperación inmobiliaria. Casualmente también es propietaria del edificio de Castellana 44, junto al que ahora adquirirá, que acoge al Registro Mercantil.

En la zona de Azca, dispone del conocido como edificio Masters, con más de 3.000 m² destinados a oficinas. En otra de las más costosas calles de la ciudad, en el número 74 de Castelló, dispone de un palacete también destinado a oficinas.

Fuera de la ciudad, en el eje de la A-1 posee el parque empresarial Oasis y el edificio de La Granja 8 en Alcobendas, entre otros.

De hecho, el mercado de inversión en oficinas en Madrid está prácticamente parado debido a la falta de producto, que contrasta con la enorme liquidez en el mercado y la gran voracidad de los inversores por hacerse con este tipo de trofeos, por lo que la rentabilidad o yield se reduce.

DWS es una gestora históricamente activa en España. Su rama inmobiliaria está dirigida por Daniel Galvez-Villacis. Deutsche Bank disgregó esa firma en 2018 sacándola a Bolsa. Por su parte, gracias a esta transacción, Alba (controlada por Banca March y la familia March) engorda su cartera inmobiliaria que en 2020 tenía un valor razonable de 313 millones, según se recoge en sus cuentas anuales. Las partes implicadas en la operación no hicieron comentarios a esta información.

Normas
Entra en El País para participar