Tecnología

Indra supera sus niveles precovid y obtiene 55 millones de beneficio hasta junio

Sus ingresos suben un 9% hasta 1.618 millones y logra un ebitda de 146 millones frente a las pérdidas de 18 millones a junio del año pasado. Eleva sus previsiones anuales y espera ingresar 3.200 millones

Cristina Ruiz e Ignacio Mataix, consejeros delegados de Indra.
Cristina Ruiz e Ignacio Mataix, consejeros delegados de Indra.

Indra ha mejorado sus previsiones para el resto del año tras cerrar su primer semestre con un beneficio neto de 55 millones frente a las pérdidas de 75 millones del mismo periodo del año anterior. La cifra también supone que la compañía ha elevado en un 63% el beneficio que obtuvo en el primer semestre de 2019, previo a la crisis por la pandemia.

La tecnológica facturó entre enero y junio 1.618 millones, un 9% más que el año pasado y un 5% más respecto a ese periodo de 2019. Las ventas de su división de Transporte y Defensa crecieron un 15,5% hasta los 584 millones, por un 6% las de Minsait, su unidad de Tecnologías de la información, hasta 1.034 millones. El tipo de cambio restó 39 millones de euros a los ingresos del semestre, principalmente por la depreciación de las divisas latinoamericanas.

La cartera de pedidos alcanzó un nuevo récord, que se situó en los 5.366 millones, un 5,3% más, destacando la cartera acumulada de sus negocios de defensa y seguridad con 2.200 millones. La contratación neta en el semestre, sin embargo, cayó un 9%, hasta los 1.849 millones, por su división de Transporte y Defensa, que descendió un 29% por la fuerte contratación registrada en los primeros seis meses de 2020. No obstante, la compañía espera que la contratación se acelere en esta unidad en los próximos trimestres, principalmente por la materialización de contratos relevantes en el ámbito de defensa y seguridad.

En un hecho relevante enviado a la CNMV, la multinacional española destaca que sus ingresos y rentabilidad hasta junio superaron los volúmenes precrisis del mismo periodo de 2019. Así, el resultado bruto de explotación (ebitda) de Indra alcanzó los 146 millones frente a las pérdidas de 18 millones en el primer semestre de 2020 y los 142 millones que logró en el mismo periodo de 2019. Su ebit se ha situado también en 100 millones frente al nivel negativo de 78 millones del mismo periodo de 2020 y los 79 millones de los seis primeros meses de 2019, lo que supone un aumento del 27%.

La caja generada en el primer semestre fue de -25 millones, excluyendo el pago de 25 millones del plan de reestructuración de la plantilla, frente a los -88 millones en los seis primeros meses de 2020, "lo que permite seguir reduciendo el apalancamiento a buen ritmo", según la compañía. La deuda neta de Indra se redujo en un 18,5% hasta los 546 millones. La ratio de deuda neta/ebitda en los últimos 12 meses se situó en 2,1 veces en junio de 2021 frente a 2,7 veces en junio de 2020.

Por mercados, España faturó 832 millones hasta junio, un 5,2% más; Europa, 305 millones (15,8% más); América, 283 millones (un 6,2% menos), y Asia, África y Oriente Medio, 197 millones (un 48,8% más).

“Los resultados del primer semestre confirman ya claramente la recuperación de los niveles de ingresos y margen directo de 2019 previos a la pandemia, tanto en Minsait como en Transporte y Defensa, y ello pese a que aún permanecen ciertas incertidumbres relativas a la evolución macroeconómica por el Covid-19, con la recuperación económica en los principales países donde operamos aún en su fase inicial”, han asegurado Cristina Ruiz e Ignacio Mataix, consejeros delegados de la compañía.

Se trata de los primeros resultados trimestrales bajo la gestión de ambos directivos, tras la salida de Fernando Abril-Martorell como presidente ejecutivo de Indra, y el nombramiento de Marc Murtra como nuevo presidente no ejecutivo. Los ingresos de la compañía en el segundo trimestre crecieron un 15,6% hasta 866 millones. En la división de Transporte y Defensa subieron un 23,3% hasta 321 millones, donde destacó la recuperación del segmento de tráfico aéreo, y en el de Minsait, un 11,6% hasta los 545 millones, con un sólido crecimiento en todos los verticales.

Los directivos de Indra resaltaron que el segundo trimestre "muestra una evidente aceleración del crecimiento de los ingresos" y han destacado la mejora de los márgenes, como consecuencia de su plan de contención de costes puesto en marcha en 2020. El ebitda ascendió a 82 millones en el segundo trimestre frente a los -69 millones del mismo periodo del año anterior y los 72 millones del segundo trimestre de 2019. El margen operativo subió a 73 millones frente a los 12 millones del mismo periodo de 2020, equivalente a un margen del 8,4% entre abril y junio respecto a 1,6% en el segundo trimestre del pasado año.

Ruiz y Mataix apuntaron, igualmente, que “la buena evolución del primer semestre” les permite aumentar sus objetivos anules en ebit y generación de caja en un 10% respectivamente. Así el nuevo ebit se sitúa por encima de los 220 millones y supera en 20 millons los más de 200 proyectos incialmente. Además, la compañía prevé alcanzar un flujo de caja positivo superior a los 130 millones (desde los más de 120 millones proyectados con anterioridad), excluyendo las salidas de caja correspondientes a los planes de transformación de plantilla.

Respecto a los ingresos, la compañía prevé facturar 3.200 millones en moneda constante antes de finalizar el año.

En cuanto a la plantilla, la compañía cerró junio con 49.744 empleados, un 3% más frente a junio de 2020, incluyendo los trabajadores asociados a la compra de SmarPaper, inicialmente con 1.047 trabajadores. En el segundo trimestre, su plantilla subió un 1,6% respecto a marzo de este año, lo que supone 765 empleados más, la mayoría en América (506) y 283 en España.

Normas
Entra en El País para participar