Aerolíneas

Ryanair pierde 272,6 millones de euros en su primer trimestre fiscal, un 47% más

Su tráfico de pasajeros aumentó el 7,6% en el primer trimestre respecto al de 2020, hasta los 8,1 millones

Aviones de la aerolínea irlandesa Ryanair.
Aviones de la aerolínea irlandesa Ryanair. Efe

Ryanair ve el futuro con optimismo, a pesar de perder 272,6 millones de euros en el su primer trimestre fiscal (abril-junio), el 47% más que en ese mismo periodo del ejercicio anterior. La aerolínea de bajo coste elevó sus previsiones de tráfico para todo el año, con fuertes datos de reservas de verano, y el consejero delegado del grupo, Michael O'Leary, dijo que la recuperación posterior a la pandemia ofrece las mejores oportunidades de crecimiento de sus tres décadas de carrera. Sus acciones subían un 4%.

La compañía con sede en Dublín indicó que la pandemia de coronavirus sigue "causando estragos" en el sector, si bien el avance de la vacunación y la introducción de los certificados digitales de la Unión Europea (UE) han "impulsado con fuerza" las reservas para este verano, lo que mejora las previsiones para el ejercicio.

La aerolínea pronosticó en mayo que en su ejercicio fiscal (que finaliza en mayo de 2022) transportaría entre 80 millones y 100 millones de pasajeros, frente al máximo prepandémico de 149 millones. Este lunes, la firma irlandesa ajustó esa horquilla a entre 90 millones y 100 millones. O'Leary dijo a los analistas que, si no hay nuevas interrupciones, estiman que el número de viajeros se sitúe en "el extremo superior de ese rango".

El primer ejecutivo del grupo espera transportar alrededor de 10 millones de pasajeros en cada uno de los últimos cinco meses del año, impulsado por la demanda de particulares y empresas, lo que  eleva las cifras y pueden representar aproximadamente el 90% de los niveles de noviembre de 2019.

"Si no se ha reunido con sus proveedores durante los últimos 18 meses, hay que volver a verlos. Si no ha realizado las reuniones de ventas, ya no se harán en Zoom", dijo O'Leary.

En el primer trimestre fiscal (abril a junio), Ryanair aumentó su tráfico de pasajeros el 7,6% respecto al de 2020, hasta los 8,1 millones, al tiempo que elevó sus ingresos un 196%, hasta facturar 371 millones de euros.

También mejoró su índice de ocupación, que mide el número de asientos ocupados en cada vuelo, y que pasó del 61% al 73%, pero registró un aumento del 116% de los costes operativos, hasta los 675 millones de euros.

"El Covid-19 siguió causando estragos en nuestro negocio durante el primer trimestre, debido a que la mayoría de los vuelos fueron cancelados durante la Semana Santa y a que el levantamiento de las restricciones por parte de los gobiernos de la UE fue más lenta de lo previsto", explicó en la nota el consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary.

El directivo advirtió de que aún existe "gran incertidumbre" en el sector, pero predijo que, si la pandemia no produce "más reveses" y se mantiene el ritmo actual de reservas, la aerolínea podría transportar casi 9 millones de clientes en julio y hasta 10 en agosto.

Ryanair anunció el pasado mes que prevé contratar más de 2.000 pilotos para hacer frente a la reactivación del sector.

Asimismo, confirmó hoy que espera la llegada de un pedido de 12 nuevos aviones Boeing 737-8200 "Gamechanger" en agosto, después de recibir el primero de ese lote en junio.

Normas
Entra en El País para participar