‘A todo tren’, cómo es el trabajo legal detrás de una película

Los especialistas en producciones cinematográficas acompañan legalmente a los clientes durante todas las fases del proyecto

Leo Harlem y Santiago Segura en un fotograma del tráiler de 'A todo tren: Destino Asturias'.
Leo Harlem y Santiago Segura en un fotograma del tráiler de 'A todo tren: Destino Asturias'.

Santiago Segura regresa a los cines este verano con A todo tren: Destino Asturias, una comedia familiar que sigue la estela de la exitosa Padre no hay más que uno. Se trata de una versión de la francesa Attention au départ, de Benjamin Euvrard.

Detrás de cada alfombra roja brilla el trabajo de muchos profesionales: directores, guionistas, actores, técnicos y un largo etcétera, entre los que destaca la desconocida labor del equipo de abogados. Estos especialistas en producciones cinematográficas acompañan legalmente a los clientes durante todas las fases del proyecto, anticipándose a los posibles problemas jurídicos que puedan surgir.

La película de Segura ha contado con la asesoría jurídica de Pons IP. Un trabajo que, según relata Elena Ordúñez, responsable del área de Propiedad Intelectual y Derecho Audiovisual de la firma, ha durado cerca de un año, “desde la realización de toda la contratación necesaria para la presentación del proyecto a las ayudas públicas hasta su estreno en las salas de cine”. Todo ello sin olvidar el asesoramiento para la explotación de “derechos secundarios”, como la banda sonora original o el merchandising.

Siendo la cinta un remake, “uno de los primeros hitos fundamentales fue la negociación y adquisición de los derechos para poder llevar a la gran pantalla de nuestro país la adaptación”, cuenta Ordúñez. Para la abogada, también ha resultado particularmente interesante el análisis legal del guion de la película. Es el paso previo para elaborar lo que en el mundo del cine se conoce como un clearance report. Se trata de identificar en el guion todas las obras que puedan estar protegidas por un derecho de propiedad intelectual o industrial (obras de arte, canciones que se sincronizan, productos bajo marca registrada, etc.). Toda una completa aventura que tiene su recompensa cada vez que un espectador se sienta en la butaca del cine para disfrutar de este divertido viaje en tren.

 

Normas
Entra en El País para participar