KutxaBank: Una actividad ajustada al corto y largo plazo

La entidad puso en marcha iniciativas para paliar la crisis y ha incorporado una nueva política de sostenibilidad

Sede de Kutxabank en Bilbao.
Sede de Kutxabank en Bilbao.

La máxima de Kutxabank ­desde que apareciera el Covid-19 ha sido “estar cerca de las empresas, apoyándolas y acompañándolas para superar juntos el gran reto de la crisis sanitaria”. También el cliente particular está entre sus prioridades.

Para dar salida a las dificultades del momento, el banco puso en marcha una serie de iniciativas con el propósito de ayudar en todas las vertientes de la economía española, así como a la sociedad. Por ejemplo, ha formalizado más de 900 millones de euros en ayudas para proteger a los deudores hipotecarios, facilitando el acceso a moratorias; ha canalizado más de 2.500 millones a las empresas afectadas; ha habilitado líneas especiales de financiación para autónomos, y ha puesto en el mercado una línea de préstamos preconcedidos dotada de un total de 26.000 millones de euros.

En este proceso de recuperación, Kutxabank cuenta con una nueva política de sostenibilidad, que incorporará a su modelo de negocio y utilizará para acompañar a los clientes en el proceso de transición a este ámbito. Para ello, desarrollará servicios y productos con criterios ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno).

El servicio de gestión a distancia se ha reforzado
y ya lo utilizan 800.000 clientes

En 2020 proporcionó 1.718 millones a proyectos de generación de energías renovables, lo que supuso un incremento del 70% con respecto a la financiación y los avales suscritos en el ejercicio anterior. Una parte relevante de estos préstamos favoreció la adquisición de viviendas eficientes por parte de los particulares. Cuenta con una línea específica, denominada Hipoteca Verde, y una protección (Seguro Verde) para inmuebles con certificaciones más elevadas (A y B).

Por otro lado, la singularidad del último año ha generado una relevante aceleración de la transformación digital de Kutxabank. Como resultado, ha aumentado el número de clientes digitales, superando en la actualidad el millón, lo que supone más del 50% del total. Lo más sorprendente es que ha sido el segmento de mayores de 64 años el que más ha crecido, un 27,5% con respecto a 2019.

La crisis sanitaria también ha dado la oportunidad de reforzar el servicio de gestión a distancia para todos sus clientes que cuentan con un elevado grado de vinculación; en la actualidad, 800.000 personas pueden utilizar esta herramienta, que permite una relación personal y segura con el gestor especializado asignado.

El mes pasado, el proyecto de rating inmobiliario con el que Kutxa­bank y otros agentes participan en el banco de pruebas tecnológicas Sandbox fue seleccionado por el Tesoro Público para probar con usuarios reales proyectos innovadores del ámbito financiero con base tecnológica.

En cifras

4.022 operaciones se realizaron con la Hipoteca Verde, suponiendo una de cada cuatro del total

1.718 millones de euros proporcionó la entidad en 2020 a proyectos
de generación de energías renovables.

50% del total de los clientes son digitales. El mayor crecimiento en el último año ha sido a partir de los 64 años.

Normas
Entra en El País para participar