Pharmadus Botanicals, la empresa que apuesta por el poder de las plantas

En los años ochenta la pyme leonesa desarrolló Manasul, que pronto se convirtió en su producto estrella

Línea Helps Kombucha, una bebida ecológica, fermentada y pasteurizada a base de té.
Línea Helps Kombucha, una bebida ecológica, fermentada y pasteurizada a base de té.

En la hermosa comarca leonesa de El Bierzo, arrancó en 1965 la historia de esta pequeña empresa, hoy propiedad y dirigida por mujeres. Aquí vive la familia Escudero y fue donde el patriarca, Secundino Escudero, abrió con su hermano infusiones La Leonesa, una pequeña tienda donde vendían remedios caseros a base de hierbas.

En los años setenta montaron su primera fábrica autorizada para el envasado de plantas medicinales. Y ya en los ochenta desarrollaron el que pronto se convertiría en su producto estrella, Manasul, una estudiada y exclusiva combinación de hierbas para controlar el peso y el estreñimiento que se hizo muy popular.

Hoy utiliza las técnicas más avanzadas para ofrecer infusiones saludables que, además, tengan un buen sabor

“En aquel momento Manasul fue muy innovador. Dio a la empresa una proyección internacional y nosotros recibimos un gran legado, un pilar fundamental con el que hemos crecido la segunda generación y que nos ha hecho perder muchos miedos a salir fuera de España”, comenta Beatriz Escudero, una de las tres hijas del fundador y hoy máxima responsable de la compañía. Con esta trayectoria de éxito, en 2002, Secundino Escudero se planteó un nuevo proyecto, Pharmadus Botanicals, que se puso en marcha en 2006 y al que se sumaron sus hijas.

Nueva etapa

“Fue un salto importante porque transformamos una empresa de envasados de plantas en un laboratorio que cumple con los estándares más exigentes de seguridad alimentaria y que trata de ser innovador en el mundo de las infusiones. Unimos la herencia recibida, el amor y la dedicación a las plantas y el compromiso con la salud de las personas con el conocimiento científico.

La cifra

100 millones de infusiones se elaboran cada año en la planta de Camponaraya (El Bierzo), en la que trabaja un equipo de 37 personas, el 60% mujeres

La pandemia ha impactado sobre todo en el negocio de la hostelería, donde Pharmadus Botanicals vende el 30% de su producción. “Ha sido duro pero también una oportunidad para aprender a ser más ágiles. En estos meses hemos revisado nuestro plan estratégico y reforzado nuestra presencia online. En 2020 nos costó alcanzar los tres millones de facturación, y este llegaremos a los cuatro”, explica Beatriz Escudero.

Utilizamos las técnicas más avanzadas de control para ofrecer productos saludables que, además, tengan un buen sabor, algo que es muy importante”, relata la consejera delegada. Y añade que en cada taza hay un gran esfuerzo en innovación y desarrollo tecnológico, una cuidada selección de la materia prima, estrictos controles de calidad y mucho cariño.

Transcurrido más de medio siglo, la pyme leonesa sigue triunfando gracias a un trabajo constante en innovación y sostenibilidad. Además de Manasul, su producto más conocido, de venta en farmacias, la compañía tiene una línea de infusiones funcionales, Helps, para molestias físicas y para llevar una vida más saludable, y la Tetera Azul, una gama prémium enfocada a la hostelería. Y todo ello desde la misma zona rural donde nació. En la planta de Camponaraya (El Bierzo), donde trabajan 37 personas, un 60% mujeres, se elaboran más de 100 millones de infusiones al año.

“Hemos tenido la gran suerte de crecer en una familia que nos transmitió su pasión por las plantas. Después vino la formación. Una de mis hermanas estudió dirección y administración de empresas, la otra es farmacéutica, y yo bióloga. Nos hemos ido formando con el conocimiento científico y esa pasión; la combinación perfecta”, apunta Escudero.

Pharmadus Botanicals selecciona en origen a sus proveedores para disponer de las mejores plantas. La empresa recibe hasta 148 variedades procedentes de Argentina, China, Rusia, India o el norte de África y, en Europa, de Polonia y Rumanía. “Lo poco que se cultiva en España está más pensado para cosmética; para infusiones prácticamente no se produce nada, algo de menta, manzanilla, lavanda…”, afirma Beatriz Escudero. Los controles, desde la llegada de las plantas a los almacenes, son exhaustivos. La fábrica cuenta con zonas de atmósferas controladas y laboratorio propio para exámenes microbiológicos.

La consejera delegada de esta pyme familiar sostiene que la internacionalización forma parte del bagaje de la compañía, que ya en los años ochenta exportaba Manasul. “Pero entonces se hacía con un modelo muy tradicional. No había relación con los clientes”. En 2011, decidieron constituir una filial en Estados Unidos. “Lo hicimos con la idea de cambiar ese modelo, de estar más cerca del cliente, conocer sus gustos y para que nos permitiera evolucionar y seguir creciendo; y, además, porque Estados Unidos era uno de los mercados más importantes que teníamos y seguimos teniendo”.

Pharmadus Botanicals, la empresa que apuesta por el poder de las plantas

Para Escudero, el reto en los mercados internacionales “es, indudablemente, conseguir que cada vez haya más clientes que elijan tus productos y seguir siendo relevante para ellos. Mantener esa cercanía nos aporta mucho a la hora de innovar”.

Hoy las infusiones de Pharmadus Botanicals se venden en varios países europeos, Portugal, Italia, Francia, Alemania o Países Bajos, aunque su principal apuesta es Estados Unidos. También crecen en Colombia, Bolivia, Panamá México...

El último país en su punto de mira es China: “En 2020 decidimos aproximarnos al mercado chino a través de la plataforma TMall, del grupo Alibaba. Estamos analizando el interés creciente por productos saludables allí, y hemos empezado a comercializar nuestras infusiones. De momento, estamos contentos”. En la actualidad, las exportaciones representan entre un 25% y un 30% de las ventas totales.

Innovación

La apuesta principal de la pyme leonesa está basada en la innovación: “Nuestro interés por formar parte de los hábitos saludables de la gente nos empuja a desarrollar continuamente nuevos productos. En la selección de la materia prima, lo que buscamos no es la planta en sí, sino la parte que tiene propiedades saludables”.

La empresa trata de informar a sus clientes para que no asocien las infusiones a la sobremesa o para dormir mejor. “Debemos aprender a disfrutar de las infusiones. Por ello, intentamos crear momentos para tomarlas, como nuestra línea para maridar con quesos que consigue un magnífico ensamblaje; colaboramos con empresas que hacen mermeladas con infusiones o que producen cerveza, una de ellas lleva nuestra mezcla de frutas del bosque, otra matcha y mango...”.

Estamos analizando el interés creciente por productos saludables en China, y ya hemos empezado a comercializar nuestras infusiones

Beatriz Escudero, Consejera Delegada

También trabajan con cocineros y sumilleres para formarles y darles opciones para que utilicen las infusiones en la cocina. Y han dado el salto al mercado de los refrescos con una alternativa natural y saludable, Helps Kombucha, una bebida ecológica, fermentada y pasteurizada a base de té.
Asimismo, Beatriz Escudero destaca su participación en el proyecto Biotagut, financiado por el CDTI, una iniciativa compartida con otras empresas, universidades y centros tecnológicos, para diseñar alimentos que ayuden a regenerar la flora intestinal y prevenir futuras enfermedades metabólicas.

Caja de tés prémium.
Caja de tés prémium.

En el ámbito de la sostenibilidad, en 2018 iniciaron un plan para eliminar el plástico en todos los envases (bolsitas, etiquetas, estuches…). “Hemos conseguido reducir cinco toneladas/año de ese material. Todos nuestros envases de cartón tienen certificado FSC, que garantiza que provienen de bosques con reforestación responsable”. Y mantienen interés por incorporar en sus formulaciones plantas procedentes de la agricultura ecológica y, si es posible, con certificación de Comercio Justo.

“Creemos que si apuestas por la innovación con productos naturales que parecen poco diferenciales, tendrás un hueco en la alimentación del futuro; y eso nos hace mucha ilusión", concluye Beatriz Escudero.

Espacios de colaboración

Beatriz Escudero, con sus hermanas, Mª del Mar y Marta, y su madre, Almudena Rubio en el centro.
Beatriz Escudero, con sus hermanas, Mª del Mar y Marta, y su madre, Almudena Rubio en el centro.

Mujeres. Para Beatriz Escudero es bueno contar con un equipo diverso, que Pharmadus Botanicals tiene. “Pero lo que me gusta de trabajar con mujeres en el equipo directivo es que, cuando necesitas crear espacios de colaboración, digamos que las mujeres estamos más acostumbradas. Además, en general, somos cuidadoras y a mí me gustan estos valores. Tenemos que cuidar al equipo, a las plantas, al cliente… Y esto hay que hacerlo en un ámbito de colaboración para ir mejorando. Esto es muy importante”.

Normas
Entra en El País para participar