Informe start-up

Las ‘start-ups’ ibéricas crean 6.000 nuevos puestos de trabajo en 2020, pese el Covid

El 70% de las ‘start-ups’ analizadas ha incrementado su plantilla en el periodo 2019-2020 y el 90% espera aumentarla en 2021, según un estudio de CaixaBank y el IESE

Las ‘start-ups’ ibéricas crean 6.000 nuevos puestos de trabajo en 2020, pese el Covid

Las start-ups de España y Portugal han seguido creando empleo durante 2020, un año marcado por la pandemia del Covid, de acuerdo con el estudio “Análisis de una nueva generación de start-ups en España y Portugal”, impulsado por CaixaBank, a través de DayOne, con la colaboración de la profesora del IESE Julia Prats.

Los datos del informe muestran cómo estas empresas de nueva creación se han adaptado a las circunstancias de forma sorprendente, confirmando su flexibilidad y capacidad de reorientación en contextos de crisis. Así, una de cada tres empresas analizadas en el estudio(326 start-ups, que representan el 34% de una muestra total de 955 compañías) ha aumentado sus ventas en 2020 respecto al año anterior -con una media en el incremento de su facturación del 22%- sin recortar plantilla ni acogerse a medidas especiales para regular el empleo. A pesar del escenario de incertidumbre y ralentización general de la economía, las empresas analizadas han creado casi 6.000 puestos de trabajo en 2020.

El 63% de las start-ups declaran que la crisis de la Covid-19 no ha tenido impacto en el número de empleados, el 70% de la muestra ha aumentado la plantilla en el periodo 2019-2020 y el 90% espera incrementarla en 2021.

Observatorio DayOne de start-ups en Iberia

Estas son algunas de las conclusiones que se desprenden de la segunda edición del estudio “Análisis de una nueva generación de start-ups en España y Portugal”, que se enmarca en el “Observatorio DayOne de start-ups en Iberia”, iniciativa de CaixaBank, a través de su división especializada para empresas de tecnología, innovación y sus inversores, DayOne, para analizar y divulgar información las necesidades y las tendencias relacionadas del tejido emprendedor en España y Portugal.

Con la colaboración de la escuela de dirección de empresas IESE, CaixaBank ha impulsado por segundo año consecutivo el análisis de los perfiles de la nueva generación de start-ups en España y Portugal, a partir de los datos de las 955 empresas que han participado en la edición 2021 de los Premios Emprendedor XXI, una consolidada convocatoria para empresas de nueva creación (con menos de dos años en el mercado) que este año ha alcanzado su 14ª edición. La amplia participación y la información compartida por las empresas suponen una muestra relevante del funcionamiento, estructura y actividad de las start-ups españolas y portuguesas. 

Equipos más experimentados

El 72% de las start-ups analizadas están fundadas por emprendedores que ya han lanzado tres o más empresas. Además, el 75% de los emprendedores tiene más de 6 años de experiencia en el sector en el que emprenden, y entre ellos, el 31% más de 11 años.

La crisis provocada por el Covid ha impactado levemente en las dimensiones de los equipos respecto a 2019. El 64% de las start-ups están formadas por equipos de 1 a 5 empleados. Por otro lado, crece en dos dígitos el número de fundadores que trabaja en la empresa (87%), lo que demuestra una disminución del número de fundadores que solo se implican a nivel económico.

Se mantiene un nivel elevado en la calidad de la educación de los equipos fundadores. El 83% de los fundadores tiene un grado universitario o superior (máster o grado superior), mientras que los que tienen un doctorado son un 9%, nivel similar con las ediciones anteriores.

Las start-ups de Iberia se desarrollan sobre todo en los sectores de impacto social (10%) y salud (6%) y como principales ventajas competitivas destacan tener un producto o servicio superior al de la competencia (73%), la rapidez del servicio (56%) y una mayor oferta (54%). 

Respecto 2019, ha bajado un 7% el porcentaje de empresas que realizan ventas internacionales (42%). De las que venden fuera, el 34% lo hace solo a través de canales online. El 38% de las start-ups vende en los mercados de ultramar (Latino América y Norte de América), aunque Europa sigue siendo el mercado más relevante para el 43% de la muestra. 

Las start-ups levantan más dinero en sus últimas rondas de financiación

En sus últimas rondas de financiación, las start-ups de Iberia incluidas en el estudio han levantado un total de 91 millones de euros de fuentes externas (14 millones más que en 2019), con una media de 194.000 euros. Desde su nacimiento, en total, las start-ups analizadas han levantado más de 300 millones de euros.

Estas empresas siguen financiándose mayoritariamente (59%) con fondos propios, tanto en España como en Portugal, con un leve incremento del 3% respecto a la edición anterior. Le siguen como fuentes de financiación principales familiares y amigos (11%), business angels (11%) y venture capital (7%), que obtienen un leve incremento respecto al año anterior.

El 53% de las empresas declaran no haber tenido impacto alguno de la pandemia en sus rondas de financiación e incluso el 11% ha firmado nuevas rondas debido a la situación sanitaria y la crisis económica derivada de ella.

 El emprendimiento femenino, uno de los retos 

Uno de los retos que confirma el estudio es el emprendimiento femenino, tanto a nivel ibérico como en Europa, donde según recientes informes solo el 15,5% de los emprendedores son mujeres. En comparación con el año pasado, se mantiene en el 12% el porcentaje de start-ups formadas por mujeres, así como únicamente el 27% de las empresas de la muestra cuenta con una representación femenina entre los fundadores. Por el contrario, aumentan las start-ups formadas solo por hombres, pasando del 50,4% al 53% en un año. El mayor porcentaje de mujeres se concentra en start-ups relacionadas con el sector de la salud e impacto social. 

Las empresas de la muestra tienen como objetivo principal cubrir una necesidad del mercado (57%) seguido por hacer crecer la empresa y darle una proyección internacional (32%). Cataluña (175) y Madrid (165) concentran el 35% de las start-ups analizadas. Les siguen, Andalucía (72 empresas / 8%), la Comunidad Valenciana (70 empresas /7%) y el País Vasco (62 empresas /6%). 

Conseguir financiación (70%), desarrollar nuevos segmentos de clientes (59%) y disponer del talento adecuado (56%) son los aspectos que más les preocupan a los emprendedores para el futuro próximo.

 

 

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar