Telefónica valora en 3.900 millones las empresas del holding de Hispam

Agrupa los negocios en Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Venezuela y Uruguay

La teleco afirma que son valoraciones contables

Sede de Telefónica Colombia.
Sede de Telefónica Colombia.

Telefónica valoraba al cierre de 2020 las inversiones de las filiales y asociadas de su holding Telefónica Hispanoamérica en 3.884 millones de euros, según se indica en el informe financiero anual de esta división, remitido al registro mercantil.

Eso sí, como resultado de la evaluación del deterioro de las participaciones, Telefónica Hispanoamérica registró una dotación de corrección valorativa por importe de 942 millones de euros. El mayor ajuste tuvo lugar en la filial mexicana Pegaso, por importe de 809 millones (en 2019, Telefónica había cerrado un acuerdo con AT&T para utilizar su red en México).

En términos generales, Telefónica realizó durante 2020 una amplia reorganización para agrupar en el holding de Hispam las distintas filiales de la teleco en la región: Telefónica del Perú, Colombia Telecomunicaciones, Telefónica Chile Holdings, Otecel o las filiales en Venezuela y México, que hasta entonces dependían directamente de la matriz o de Telefónica Latinoamérica Holding. La mayoría de las operaciones se realizaron en el primer trimestre. A final de 2020, agrupaba las inversiones del negocio de telecos y comunicaciones electrónicas del grupo en Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Venezuela y Uruguay. Es decir, toda la región salvo Brasil y Argentina.

Telefónica reforzó el holding de Hispam ante posibles movimientos corporativos, como la entrada de algún inversor o la venta en su conjunto o de una parte del capital. La empresa ha mantenido abiertas todas las opciones desde la creación de Hispam en noviembre de 2019, dentro de la última gran reestructuración realizada por Telefónica. El objetivo de la operadora con la creación de Hispam pasaba por reducir la exposición a Latinoamérica, bajar deuda y ampliar retornos bajo el mando de la directora de Finanzas y Control de Gestión, Laura Abasolo.

Desde la compañía se apunta que son valoraciones contables que no tienen nada que ver con posibles precios de venta.

Financiación

La reorganización estuvo acompañada de un amplio proceso de financiación. Telefónica Hispanoamérica señala que el importe de las transacciones realizadas antes del 31 de marzo era de 2.838 millones de euros. En mayo de 2020, formalizó un contrato de financiación con Telefónica Finanzas por un importe máximo de 2.953 millones. Posteriormente, en julio firmó una línea de crédito de 1.400 millones, también con Telefónica Finanzas.

En paralelo, se acordó aumentar el capital social en Telefónica Hispanoamérica en 473 millones de euros. La ampliación de capital fue suscrita en su totalidad por la matriz Telefónica, mediante la aportación no dineraria de 3.000 participaciones sociales de la sociedad Telefónica Chile Holdings.

A final de año, Telefónica Hispanoamérica tenía un fondo de maniobra negativo de 373 millones. En este marco, acordó ampliar capital por 370 millones, y los fondos se destinaron al pago de la deuda contraída con Telefónica Latinoamérica Holding por la adquisición de Telefónica Móviles del Uruguay. Así, el fondo de maniobra negativo quedó reducido en el mencionado importe.

Con relación a los dividendos, en junio de 2020, Telefónica Chile Holdings decretó el reparto de un dividendo de 803 millones de euros, que la sociedad registró como menor coste de cartera en aplicación de la norma de valoración relativa a estas remuneraciones.

En relación a la situación global, la compañía señala que la crisis desencadenada por la pandemia del Covid-19 provocó la mayor caída del PIB global de las últimas décadas. “Inevitablemente ha tenido un impacto significativo en la evolución financiera y operativa de las sociedades de Telefónica Hispanoamérica”, dice la empresa.

Renovación del acuerdo con la CAF

Iniciativas. Telefónica y el banco de desarrollo de América Latina (CAF) han renovado su acuerdo de colaboración estratégica para el desarrollo de iniciativas que permitan una aceleración de la digitalización en la región a través de una cooperación eficaz para avanzar hacia una sociedad más justa, inclusiva y sostenible impulsando medidas transformadoras, de carácter transversal, que contribuyan a lograr hitos sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos en la Agenda 2030.

Alianza. La teleco explicó que la alianza, con una vigencia hasta 2022, pretende servir de catalizador en este escenario post-COVID donde todo se ha acelerado y transformado, abriéndola a otras entidades y gobiernos, que permitan constituir consorcios público-privados para impulsar una recuperación económico-social.

Normas
Entra en El País para participar