Renovables

Iberdrola se alía con Shell en Escocia para la nueva eólica marina flotante

Los socios concurren a las subastas de generación que concluyen este viernes

Intervención de Ignacio Galán en la jornada de Elkargi.
Intervención de Ignacio Galán en la jornada de Elkargi.

Iberdrola y Shell estrenan alianza en Escocia en un ámbito casi inédito para la eléctrica y la petrolera. Los nuevos socios sumarán fuerzas en eólica marina flotante, una tecnología que está en desarrollo pero que es clave para instalar complejos renovables en zonas con gran profundidad submarina.

Debajo de los 60 metros de la lámina de agua, resulta muy complicado y costoso anclar los aerogeneradores al fondo submarino. La multinacional que preside Ignacio Galán y Shell han concurrido juntos a la primera ronda de los concursos de adjudicación de generación eólica marina que ha abierto Escocia para ceder su explotación durante más de una década.

Iberdrola está presente en estas operaciones a través de su filial Scottish Power Renewables. Es su segunda operación con una petrolera en eólica. El pacto anterior tiene que ver con Total en Dinamarca, donde contarán con instalaciones que generarán 1.000 MW.

El Gobierno de Edimburgo quiere que las renovables cubran en 2030 la mitad del consumo de energía de Escocia. De acuerdo con este planteamiento, la energía eólica marina aportaría 11 GW para conseguir en 2045 un nivel de cero emisiones de CO2.

Apuesta por una tecnología para amplias zonas de los océanos sin explotar

La eléctrica está asociada con otra petrolera, Total, en Dinamarca en un proyecto de 1.000 MW

Ante este escenario, Iberdrola y Shell aspiran a conseguir varios miles de MW del ámbito del off shore y mediante la tecnología de eólica flotante, lo que les situaría en la vanguardia mundial de esta vía renovable, en la que los ingenieros se afanan para lograr aerogeneradores de gran capacidad unitaria con una baja escala de costes en relación con los componentes que los equipan.

En fondos marinos de gran profundidad, Europa tiene pendiente de explotar una generación de 4 GW. También hay muchas posibilidades en Estados Unidos, Japón y Taiwán.

De vuelta a Escocia, este viernes ha concluido la presentación de propuestas para la explotación de nuevos parques. El proceso está organizado por el regulador ScotWind Leasing. Ahora empieza el proceso de análisis y selección de las ofertas, que está previsto que concluya a principios de 2022 con el anuncio de las adjudicaciones correspondientes.

En eólica marina, Iberdrola tiene tres parques de turbinas ancladas al fondo que suman una generación de 1.300 MW en los mares de Irlanda, Del Norte y Báltico. Los dos primeros en aguas jurisdiccionales de Reino Unido y el tercero frente a las costas de Alemania. La corporación que lidera Galán tiene en construcción otros cuatro complejos off shore, en Francia, Estados Unidos (dos) y Alemania. En este ámbito también tiene en cartera otros 20.000 MW, de los cuales 9.000 MW están en fase de inicio de las obras.

Galán: "preocupación de los inversores"

Galán ha reiterado sus críticas al anteproyecto de ley del Gobierno que puede suponer una minoración de los beneficios de las eléctricas obtenidos por las no emisiones de carbono antes de 2005.

Un cambio normativo que preocupa a “analistas, inversores y agencias de rating” y que “penaliza a las tecnologías limpias por un CO2 que ellas no han emitido". En su conferencia en la jornada de Elkargi en San Sebastián, por vía telemática porque el presidente de Iberdrola participó este jueves en Madrid en el homenaje a las víctimas de la Covid-19, Galán criticó que la medida no fue anunciada, es “incoherente con la política europea y rompe las reglas del mercado de forma estructural para solucionar un problema coyuntural”.

En esta línea, el presidente de Iberdrola añadió en el acto de Elkargi que “solo generando seguridad jurídica y confianza será posible movilizar el capital privado y captar financiación para los proyectos verdes a un coste competitivo”.

En relación con el precio de la luz, para Galán no es una solución válida la de aplicar “la volatilidad de un mercado horario, lo que no se ha hecho en ningún país”. Apuesta por buscar soluciones que reduzcan las facturas de los pequeños consumidores “sin penalizar” a las empresas. Insistió en que la fiscalidad supone el 60 % del recibo de la luz, por lo que abogó por rebajar la carga impositiva. En este ámbito sí reconoció las iniciativas emprendidas por el Gobierno.

Normas
Entra en El País para participar