Activos digitales

Prosegur crea un búnker digital para custodia de criptoactivos

Sella un acuerdo para ello con la empresa de ciberseguridad GK8

Un furgón blindado de Prosegur saliendo de instalaciones de la compañía.
Un furgón blindado de Prosegur saliendo de instalaciones de la compañía.

Prosegur ha creado su primer búnker para la custodia de activos digitales tras cerrar un acuerdo con la empresa de ciberseguridad GK8. Se trata de un espacio inaccesible en el plano físico y digital, según la compañía. La nueva solución incorpora todas las infraestructuras, instalaciones, tecnologías y protocolos de seguridad físicos y digitales necesarios para minimizar las áreas de riesgo identificadas en la cadena de custodia de criptoactivos, añadió.

La multinacional española quiso destacar la importancia de esta iniciativa al apuntar que solo en 2020 se perdieron más de 1.900 millones de dólares (1.600 millones de euros) debido a hackeos, robos, fraudes y acciones de apropiación indebida.

Prosegur indicó que la solución combina sistemas de ciberseguridad basados en la tecnología patentada de GK8 y los protocolos físicos e infraestructuras que utiliza ella. “Incorpora más de 100 medidas de protección en seis capas integradas de seguridad, lo que evita cualquier posibilidad de ataque físico o cibernético”, resaltó. En concreto, se trata de un espacio aislado del exterior que está ubicado dentro de una de las 550 cámaras acorazadas con las que cuenta globalmente Prosegur y en la que se gestionan y custodian anualmente más de 400.000 millones de euros en efectivo de sus clientes.

El acceso, continuó, está blindado con numerosas medidas de seguridad en un entorno de protección de grado militar que cuenta con cámaras de circuito cerrado, accesos biométricos, salas con control de aislamiento y acompañamiento permanente de personal armado en todas las instalaciones. Además, está totalmente aislado de cualquier comunicación del exterior gracias a firewalls (cortafuegos) configurados para tal efecto.

Dentro de esta sala, Prosegur cuenta con un dispositivo que genera, almacena y protege claves criptográficas, que está integrado en un maletín con protección militar dentro de una cámara acorazada, al que únicamente tiene acceso un número limitado de personas que gestionan los activos de forma manual y sin conexión online.

“La combinación físico-digital resuelve problemas reales de muchos operadores del ecosistema cripto que, a medida que crecen sus fondos y conscientes de las vulnerabilidades o de capacidades insuficientes, tratan de encontrar soluciones con la mayor seguridad posible”, dijo Raimundo Castilla, CEO de Prosegur Crypto. Por su parte, Lior Lamesh, CEO y cofundador de GK8, añadió que la demanda de este tipo de servicios se está incrementando “al mismo ritmo que lo hacen los activos digitales”.

Normas
Entra en El País para participar