Distribución

Entrar en Dia por derechos es un 20% más barato que comprar sus acciones en Bolsa

Las acciones suben un 16% y los derechos se hunden un 43%

Entrar en Dia por derechos es un 20% más barato que comprar sus acciones en Bolsa pulsa en la foto

Cuatro días después de que la CNMV diera luz verde al folleto de la ampliación de capital de Dia, ayer arrancó la operación con la que la compañía busca captar un máximo de 1.028 millones, un importe que supone más que quintuplicar su capitalización actual (184 millones). La ampliación se realizará en dos tramos: uno por importe de 769,2 millones de euros y que se cubrirá con la capitalización de créditos Letterone, propietario ahora del 74,81% del capital, y un segundo por 268,5 dirigido a los minoritarios. Los inversores disponen hasta el 27 de julio para suscribir las acciones nuevas. Cada acción antigua se desdobló en un derecho, y son necesarios 13 derechos para comprar 100 nuevos títulos a 0,02 cada uno. A cierre de este martes, entrar en la firma a través de los derechos era un 20% más barato que comprar las acciones actuales en Bolsa.

En el primer día de cotización de los derechos, se produjo un fuerte desajuste en el mercado. Mientras las acciones de Dia subieron un 15,97%, los títulos de suscripción preferente se hundieron un 43,4%, hasta los 0,0163 euros. Todos aquellos que quieran seguir manteniendo su participación en el capital, elevarla o entrar por primera vez pueden comprar acciones en Bolsa o entrar vía derechos. Por cada derecho, el inversor puede comprar 7,7 acciones nuevas a un precio de 0,02 euros cada una. El precio total por acción saldría a 0,0221 euros un 19,85% por debajo de los 0,0276 euros al que cerraron las acciones de Dia. Los que elijan esta fórmula deben tener presente que no tendrán acciones del grupo hasta el 12 de agosto, día en el que comenzarán a cotizar los acciones de nuevo cuño.

DIA 0,01 -1,38%

Es común que entrar en una compañía a través de derechos sea más barato que hacerlo comprando acciones actuales, pero las fuentes consultadas señalan que lo lógico es que el enorme diferencial vaya cerrándose. Bien con una caída de la acción (el principal escenario), bien con una subida del precio del derecho.

Combinando los dos tramos, la ampliación de capital supondrá la puesta en circulación de 51.387,6 millones de acciones nuevas a un precio cada una de ellas de 0,02 euros (0,01 euros de valor nominal y 0,01 euros de prima de emisión).

La ampliación de capital supondrá la reestructuración de la cadena de supermercados que controla el magnate ruso Mijail Fridman. El proceso arranca después de que se anunciara en noviembre de 2020. Con él, se pretende dotar a la compañía de una estructura de capital que le permita afrontar el futuro con un balance sólido, pues a cierre del pasado ejercicio Dia contaba con un patrimonio neto negativo que, si no hubiera sido por la excepcionalidad de la crisis, hubiera provocado que la compañía entrara en “causa de disolución”. Esto se evitó porque el Gobierno aprobó una disposición especial, debido al impacto del Covid-19, que posibilita no contabilizar las pérdidas registradas en 2020 para este cálculo.

Las miradas están puestas en la participación de los accionistas minoritarios, que se opusieron en su mayoría a la operación. Estos inversores han sido testigos de la fuerte dilución a la que se han visto sometidos desde el desembarco de Fridman en el capital de la compañía.

Aunque a día de hoy Letterone controla el 74,8%, la firma puede llegar a ostentar el 96% si los minoritarios no acuden a la ampliación. El caso es extremo, pero en la ampliación de diciembre de 2019 los pequeños inversores no cubrieron todo el tramo que iba dirigido a ellos. De 187 millones, estos accionistas suscribieron 138,5. El resto lo cubrió Letterone y terceros inversores.

Normas
Entra en El País para participar