Finanzas

Hernández de Cos dice que el BCE fijará los objetivos y plazos para el euro digital "en las próximas semanas"

El gobernador del Banco de España afirma que la moneda digital tendrá implicaciones que potencialmente pueden extenderse más allá del ámbito de la banca central y las finanzas

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en el Congreso DigitalES Summit 2021.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en el Congreso DigitalES Summit 2021.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha informado hoy que el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) prevé revisar los avances en los trabajos encomendados sobre el proyecto de un euro digital "en las próximas semanas", además de "fijar los objetivos y los plazos para un proyecto formal".

En una intervención por vídeo durante el congreso DigitalES Summit 2021, ha destacado que el euro digital tendrá "profundas implicaciones que potencialmente pueden extenderse más allá del ámbito de la banca central y las finanzas para impactar sobre la dinámica de digitalización de la sociedad en general". Y ha asegurado que, pese a que el proyecto ha avanzado mucho, aún no se ha completado todo el proceso de investigación porque se trata de una iniciativa de "gran envergadura".

A este proyecto que "puede ser fundalmental para configurar un sistema financiero europeo eficiente y acorde con la cada vez mayor digitalización de nuestra sociedad" aún le falta, según ha precisado el gobernador del Banco de España, una mayor concreción de las características técnicas que debería tener el euro digital y un análisis más detallado de sus consecuencias en áreas como la estabilidad financiera, la política monetaria o la configuración y el papel de la industria financiera "que tan importante son para la sociedad y para un banco central".

Hernández de Cos ha recordado que hay proyectos de moneda digital mucho más avanzados en otros países. En concreto, ha apuntado a China, donde quieren impulsar el yuan digital, o  Bahamas, donde el pago con la versión digital de su moneda ya forma parte del día a día de sus ciudadanos. También ha resaltado el ejemplo de Suecia, donde han anunciado un programa piloto de uso de la corona digital o los trabajos de la Reserva Federal estadounidense o el Banco de Inglaterra.

Según el gobernador del Banco de España, las razones detrás de cada proyecto "son muy distintas y reflejan en gran medida especificidades propias de cada país". Por ejemplo, en China ha primado la necesidad de encontrar un contrapeso público al protagonismo que las grandes compañías tecnológicas han adquirido en el ámbito de los medios de pago y la intención de fomentar un mayor grado de inclusión financiera. Este último punto también es el que habría alentado a dar el paso al banco central de Bahamas, "donde se suma el problema logístico que supone la distribución de billetes y monedas físicas en geografías insulares", según Hernández de Cos.

En el caso de Europa, el euro digital se concibe como una herramienta para estimular la innovación y actuar como catalizador de la competitividad y del crecimiento. "Además, de que contribuiría a salvaguardar la soberanía monetaria, incrementar el papel exterior de nuestra divisa y, por extensión, la capacidad de influencia más allá de nuestras fronteras", ha destacado.

Hernández de Cos ha subrayado que el análisis sobre la potencial emisión de monedas digitales está en el foco de las autoridades monetarias de medio mundo ya que "podría utilizarse en una amplia gama de operaciones a distancia que no son posibles con el efectivo". Y ha recordado que  el euro digital "no pretende sustituir ni al dinero físico ni a los depósitos bancarios, sino que los complementaría", ampliando la oferta de medios de pago.

Para encarar los desafío que plantea el proyecto, el gobernador del Banco de España ha recordado que en el Eurosistema se creó hace año y medio un grupo de alto nivel para coordinar los esfuerzos de todos los bancos centrales del área del euro que en octubre pasado ya publicó los resultados de sus trabajos y un análisis sobre qué escenarios podrían aconsejar la emisión de un euro digital, qué requisitos básicos debería cumplir dicha emisión y qué implicaciones podría tener en otros ámbitos relevantes para un banco central.

Dicho grupo ha realizado una consulta pública para sondear la opinión de ciudadanos y de profesionales, poniendo además en marcha varios "experimentos de carácter técnico" para ver además la viabilidad de diferentes propuestas tecnológicas.

Normas
Entra en El País para participar