Corrupción

Sánchez Galán pide que se aclare la veracidad del informe sobre pagos irregulares a Villarejo

Insta al juez a que reclame el documento original aportado por el exresponsable de Control Corporativo, José Antonio del Olmo

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola. Efe

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha pedido al juez que investiga los encargos de la eléctrica a Cenyt, empresa vinculada al excomisario José Villarejo, que se aclare la veracidad del informe en el que un exdirectivo advertía de supuestas irregularidades en el pago de estas facturas.

En un escrito de alegaciones presentado ayer por su defensa, Sánchez Galán insta al magistrado a que solicite el documento original aportado por el exresponsable de Control Corporativo, José Antonio del Olmo, al que acusa de haber robado facturas de la multinacional.

A comienzos de 2020, Iberdrola se querelló contra Del Olmo en un juzgado de Bilbao por presuntamente falsear un documento que habría elaborado él mismo para advertir de pagos a una empresa "que podría ser Cenyt", de Villarejo.

En concreto, este archivo, consignado en papel oficial de Iberdrola, fue depositado por el exdirectivo en una notaría de Madrid junto con un total de nueve facturas (ocho emitidas por Casesa y una por Cenyt) pagadas por la compañía, que sostiene que fueron robadas por Del Olmo.

Sin embargo, la titular del juzgado se inhibió en favor de la Audiencia Nacional al considerar que existía conexión con la investigación que dirige el juez Manuel García Castellón, en el marco de la causa sobre los negocios del excomisario.

A esta querella hace alusión Sánchez Galán, que reprocha que el magistrado le haya imputado en el caso apoyándose en el contenido de esos documentos, en los que Del Olmo expone que el presidente de Iberdrola, al menos, conocía ese tipo de actividades irregulares.

Para Galán, "la verosimilitud de lo sostenido" por el exdirectivo "se basa en una serie de circunstancias que, por sí mismas" no permiten despejar "la implicación en las presuntas irregularidades de las personas" que señala.

En este punto, la defensa del presidente de Iberdrola recuerda que el principal cometido de Del Olmo en la época de los hechos "era velar por que las facturas presentadas al pago fuesen regulares y correctas y que, en su tramitación, se hubiesen observado los procedimientos establecidos en el seno de la empresa".

Pero, por el contrario, "firma sin reparo todas las facturas que supone irregulares (sin su validación, nunca podrían haber sido pagadas)".

Lejos de formalizar una denuncia ante las autoridades competentes "-o, como poco, a través de los canales corporativos expresamente previstos al efecto-, elabora un documento aparentemente oficial -con membrete de Iberdrola- que deposita en una notaría", prosigue, donde "habrían permanecido sus sospechas, 'sine die'" de no existir el caso Villarejo.

Sánchez Galán insiste en que Del Olmo "no es testigo" en esta causa, sino un "coinvestigado", y recalca que el depósito notarial "incluyó una serie de facturas ilícitamente sustraídas por él", lo que podría suponer un delito de descubrimiento y revelación de secretos en el ámbito de la empresa.

Por todo ello, pide al juez que requiera al exdirectivo "para que, en el prudente plazo que se fije, indique el archivo o ubicación exacta del original del documento en cuestión, o proceda a la aportación del mismo".

Asimismo, solicita que se practiquen todas las pruebas planteadas en la querella contra Del Olmo, y que se tome declaración, entre otros, al notario que custodió el informe.

Normas
Entra en El País para participar