Campaña de resultados

El mercado espera que las empresas del S&P 500 ganen un 60% más que hace un año

La mayor alza desde el cuarto trimestre de 2009

El mercado espera que las empresas del S&P 500 ganen un 60% más que hace un año pulsa en la foto

La atonía se apodera de las Bolsas. Después de las fuertes revalorizaciones acumuladas en la primera mitad del año los inversores necesitan de nuevos estímulos para prolongar el rally. En un contexto en el que muchos índices y valores empiezan a evidenciar síntomas de sobrecompra y con la inflación planeando sobre los mercados, la temporada de resultados es vista como el gran aliado que ayude a mantener el buen tono y rebajar el grado de exigencia de las valoraciones.

La campaña de resultados del primer trimestre dejó el listón muy alto con incrementos de los beneficios cercanos al 50%. Esta positiva tendencia podría tener su continuidad. Las estimaciones de los analistas consultados por Factset esperan que las empresas del S&P 500 ganen un 60% más que hace un año, incremento que según las previsiones de Reuters podría alcanzar el 68%. “Esta alza interanual sería el mayor crecimiento que experimentarían los resultados de las empresas del índice desde el cuarto trimestre de 2009 cuando aumentaron un 108,9%”, señalan desde Link Securities. La mejora de los beneficios se verá acompañada de un alza del 18,7% de los ingresos.

Pero si espectacular resulta este incremento más lo es aún el que prevén para las empresas del Euro Stoxx. Las cotizadas europeas podrían reportar un crecimiento medio de las ganancias del 198,9% y del 26,9% en el caso de los ingresos de acuerdo a las previsiones que maneja el consenso de los expertos consultados por Reuters. Aunque estos datos son positivos los expertos recuerdan que como en el caso de la inflación, los fuertes crecimientos podrían estar motivados en gran medida por el efecto base. “El segundo trimestre se compara con el peor trimestre de 2020, un periodo de tiempo en el que la actividad económica estuvo prácticamente cerrada”, afirma Patricia García, analista de Macroyield.

Sea por la razón que sea lo cierto es que, si las previsiones se transforman en realidad, la campaña de resultados podría ser muy positiva. Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, así lo cree y espera que las compañías superen en su mayoría lo esperado, especialmente en Wall Street. “La buena recepción por parte de los inversores va a depender mucho de lo que digan las compañías sobre sus expectativas de negocio para lo que queda de ejercicio” afirma.

En la misma línea se mueven los analistas de Renta 4 que señalan que en un contexto de mejora de las previsiones del crecimiento global a medida que avanza la campaña de vacunación esto podría propiciar nuevas revisiones al alza de los beneficios por acción que ayudarían a suavizar las valoraciones. “De ser así, sí que podría ser el siguiente catalizador para la renta variable”, subrayan.

Aunque desde Macroyield son optimistas con la campaña, los expertos de la firma advierten que quizá las cifras del segundo trimestre no sean un propulsor tan evidente como lo fueron las cuentas de los tres primeros meses del año. Además de los resultados, los inversores tendrán la vista puesta en la inflación y su repercusión en las políticas de los bancos centrales de cara a la reunión de Jackson Hole, una cita para la que la Reserva Federal siempre guarda un as bajo la manga. Si en 2020 fue la flexibilización del objetivo de inflación, este año la novedad puede estar en las pistas que dé sobre la reducción del programa de compras.

En Macroyield señalan que a pesar del riesgo que supone la inflación –en el primer trimestre 197 empresas del S&P 500 apuntaron al alza de precios como la principal amenaza, la cifra más alta desde 2010– las compañías no parecen muy preocupadas por sus efectos y el porcentaje de profit warnings entre las empresas del S&P se sitúa en el 32,9%, mínimos históricos. Tradicionalmente un índice de profit warnings bajo suele adelantar un alto índice de sorpresas positivas. Existe la confianza de que buena parte del alza de los precios pueda ser trasladado a los consumidores, lo que ayudará a que los márgenes continúen su expansión. Algunos expertos apuntan que la tendencia positiva los crecimientos de dos dígitos podrían tener su continuidad hasta el cuarto trimestre de 2022.

Normas
Entra en El País para participar