Automoción

CIE Automotive refinancia 690 millones de euros en deuda

Firma la financiaicón con nueve entidades de un préstamo verde

CIE Automotive refinancia 690 millones de euros en deuda

CIE Automotive ha obtenido un nuevo balón de oxígeno de la banca. La compañía vasca ha conseguido prolongar un año, hasta 2026, los vencimientos de un préstamo por 690 millones. La firma contaba, a cierre del primer trimestre, con una deuda financiera neta por 1.594 millones, según sus últimas cuentas anuales.

CIE ha firmado un acuerdo con nueve entidades bancarias. Entre ellas se encuentran Santander, Sabadell, Bank of America, Banco do Brasil, CaixaBank, Commerzbank, Société Générale y Unicredit, así como participa también el ICO.

Este crédito data de 2014. Y la compañía ha ido refinanciando el préstamo cada año desde entonces. En 2020 cambió los estándares de esta deuda y lo convirtió en sostenible. Es decir, la compañía podrá reducir el coste de su deuda si cumple con determinados criterios medioambientales. Según sus cuentas, CIE paga una media de entre 300 y 600 puntos básicos por su pasivo financiero. Cuenta con liquidez por 1.396 millones.

El préstamo está dividido en tres tramos. El primero es de 196 millones. A él le siguen otro de 390 millones, que es una línea de liquidez de tipo revolving. Y otro más de 104 millones. Todos ellos expiran en cinco años, en 2026.

La compañía consigue esta muestra de confianza de la banca en un mundo crítico. El sector de la automoción y sus industrias auxiliares ha sufrido especialmente las condiciones económicas de la pandemia del Covid-19. En primer lugar por la falta de materiales procedentes de China. Después, las consecuencias de la crisis y las restricciones de movilidad han hundido las ventas de coches.

Así, CIE obtuvo en 2020 una relajación por parte de los bancos de los compromisos financieros adquiridos al rubricar esta deuda (covenants, en la jerga). Estos nuevos estándares dejaron de estar en vigor el pasado 30 de junio. La compañía recibió también otro crédito el año pasado de 442 millones, que está blindado por el ICO, del que han dispuesto 297 millones.

La deuda de CIE Automotive se completa con un programa de pagarés con un saldo vivo de 400 millones de euros, registrado ante la Bolsa de Irlanda, de los que ya ha emitido unos 280 millones. No tiene más deuda cotizada. La compañía cuenta, además, con dos préstamos con el Banco Europeo de Inversiones por 99 y 40 millones, así como otro con su filial en México por 150 millones con el Banco Mundial. Sus filiales tanto en este país como en EE UU han rubricado varios créditos adicionales, aunque de menor cuantía.

Sector auto

El sector español de la industria auxiliar de la automoción ha recibido en los últimos meses sendas muestras de confianza de la banca. Además de esta operación de CIE, Gestamp –que comparte máximo accionista con CIE, los hermanos Ribera– lanzó en mayo una amortización de 500 millones en bonos. La emisión vencía en 2023 y pagaba un interés del 3,5% con el objetivo de rebajar el precio de su deuda. También pactó con los bancos prolongar el vencimiento del préstamo sindicado 777 millones y 172 millones, así como la línea revolving asociada a este crédito (325 millones de euros). Estos préstamos han pasado de tener vencimiento en enero de 2025 frente al vencimiento de abril de 2023.

También Antolin refinanció en el mismo mes de mayo la refinanciación de su crédito sindicado de 600 millones, así como de una línea de revolving por 200 millones. Consigue tres años más de vencimiento, hasta 2026, lo que despeja su calendario de vencimientos hasta 2024. Además ha vinculado también este préstamo con criterios medioambientales, tal y como ya hizo CIE hace un año.

 

Normas
Entra en El País para participar