Los coches vuelven a bajar de precio en julio: congelada la subida del impuesto de matriculación

Los modelos que emiten menos de 144 gramos CO2 por kilómetro recorrido no pagarán el gravamen

Concesionario de Ford.
Concesionario de Ford.

El Congreso de los Diputados ha culminado este miércoles la tramitación parlamentaria de la ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, tras avalar todos los cambios realizados por el Senado, incluyendo la congelación hasta final de año de la subida del impuesto de matriculación, pactada por el PSOE y el PDeCAT.

Todo ello después de que el pasado miércoles el Senado aprobase con 161 votos a favor, 1 en contra y 100 abstenciones una enmienda en dicha ley para impedir una subida de dicha tasa, que supuso un aumento del precio de los vehículos tras la entrada en vigor de la nueva normativa de emisiones WLTP el pasado 1 de enero.

Así, una vez que dicha ley se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el precio de los coches volverá a bajar. Con la subida de la tasa se incrementó un 5% de media. Esto es debido a que el impuesto de matriculación está ligado a las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que homologa cada automóvil. Al cambiar la legislación y hacerla más estricta, los coches registran una cifra mayor, por lo que pueden saltar de tramo en la tasa y tener que pagar más.

De esta manera se zanja uno de los temas que ha tenido en vilo durante semanas a todo el sector. Tras la entrada en vigor de esta normativa, el sector, sindicatos y muchos partidos políticos han puesto en marcha iniciativas para impedir una subida del precio de los coches en un momento en el que el mercado todavía está sufriendo las consecuencias de la pandemia.

Así, el Congreso aprobó hace unas semanas, a través de una enmienda del PDeCAT en la nueva Ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, eliminar la subida del impuesto. Todo esto con los votos a favor del PP, Vox, Esquerra Republicana, Ciudadanos, PRC y el propio PDeCAT, mientras que PSOE y Unidas Podemos votaron en contra y el PNV se abstuvo.

En su documento, PDeCAT buscaba un cambio en los tramos de aplicación del impuesto de matriculación para revertir lo ocurrido el pasado 1 de enero, cuando se incrementó de facto el precio medio de los vehículos nuevos como consecuencia de la nueva legislación ambiental.

"La entrada en vigor de la normativa WLTP (más estricta) supondrá un aumento en el valor de emisiones oficiales, ya que el dato es aproximadamente un 20% superior al vigente. De no corregirse esta modificación de carácter estrictamente técnico, en España el impuesto de matriculación se vería inmediatamente incrementado y, además, para muchos modelos supondría perder la actual bonificación del impuesto", reza el texto, que ya fue presentado a finales de 2020.

Sin embargo, días después el Grupo Parlamentario Socialista del Senado presentó una enmienda para echar abajo ese cambio y mantener la subida del impuesto de matriculación. Después de llegar a un acuerdo con PDeCAT, los socialistas dieron marcha atrás y aceptaron congelar la subida hasta final de año.

A partir de ahora y hasta finales de año los modelos que emiten menos de 144 gramos de dióxido de carbono (CO2) por cada kilómetro recorrido no pagarán el impuesto de matriculación, mientras que en la actualidad están exentos de abonar esta tasa los coches que emiten menos de 120 g/km.

También se modifica el resto de escalones, ya que los vehículos que emiten entre 144 y 192 gramos de CO2 pagarán un 4,75% de este impuesto (120-160 gramos hasta ahora), mientras que un 9,75% lo abonarían aquellos clientes que optasen por automóviles que emiten entre 192 y 240 gramos de CO2 (ahora está en los 160-200 gramos). El último tramo, a pagar por aquellos vehículos que expulsen más de 240 gramos, sería del 14,75% (en la actualidad pagan este porcentaje los que emiten más de 200 gramos de CO2 por kilómetro).

Reacción del sector

La patronal de la distribución, Ganvam asegura que la medida contribuirá a alcanzar la "barrera psicológica" del millón de matriculaciones este ejercicio. Por ello, ha agradecido la "sensibilidad" de los grupos parlamentarios con un sector económico "estratégico" para España, "en un momento en el que el consumidor necesita medidas extraordinarias para recuperar la confianza".

Aún así, la asociación ha defendido la necesidad de poner en marcha una estrategia largoplacista replanteando el esquema fiscal para traspasar la presión impositiva de la compra al uso, evitando así penalizar la renovación del parque. Aboga por eliminar definitivamente el impuesto de matriculación y reorientar elimpuesto de circulación para que se base en las emisiones, lo que permitirá discriminar de forma positiva a los vehículos menos contaminantes.

En la misma línea ha hablado la patronal de los fabricantes, Anfac, agradeciendo el "apoyo transversal y masivo" de los partidos políticos a esta medida "tan necesaria en un momento crítico para el mercado de la automoción en España".

En su cuenta de Twitter, Anfac ha subrayado la importancia de fortalecer la industria española, el empleo y así superar esta crisis para hacer frente a los grandes retos del futuro.

Para la patronal de los concesionarios, Faconauto, todo lo que ayude a cambiar la tendencia negativa del mercado es una "buena noticia".

"Hay que agradecer la sensibilidad y el consenso alcanzado entre los partidos políticos en un momento tan delicado para la automoción, entendiendo la importancia que puede tener para la recuperación económica y del empleo. De esta manera, podemos encarar la segunda mitad del año con un poco más de optimismo", ha añadido la asociación.

Normas
Entra en El País para participar