Infraestructuras

FCC aprueba su tercer dividendo consecutivo tras mostrar fortaleza en la crisis

Distribuirá 0,4 euros por acción en un dividendo flexible que asciende a un total de 164 millones

La presidenta de FCC, Esther Alcocer, durante la junta.
La presidenta de FCC, Esther Alcocer, durante la junta.

El milagro Slim sigue muy presente en FCC más de seis años después de la irrupción del magnate mexicano en el capital. De hecho, ha vuelto a protagonizar la junta de accionistas del grupo, del que es partícipe de control, al ser recordado su desembarco como el hito que ha facilitado la superación de la actual crisis con notable solvencia.

El consejero delegado, Pablo Colio, ha subrayado que la fortaleza operativa y financiera de la compañía "nos permite estar preparados para afrontar los desafíos del futuro". El ejecutivo ha calificado de esencial la reestructuración de unos años atrás para devolver la pujanza a FCC. Fue con la aportación de 1.709 millones por parte de los accionistas a través de dos ampliaciones de capital, en diciembre de 2014 y marzo de 2016, respectivamente. Fruto de todo ello, ha remachado la presidenta, Esther Alcocer Koplowitz, es la distribución del tercer dividendo consecutivo.

La compañía de servicios, construcción y gestión de infraestructuras, va a repartir 164 millones de euros entre sus accionistas a través de un dividendo flexible de 0,40 euros por título. La remuneración está en línea con la de los dos ejercicios pasados. En 2020 un 98,7% del capital decidió cobrar en papel, articulándose un dividendo compensatorio para que la equivalencia respecto al cobro en efectivo fuera real. Una fórmula que se repite este año.

Para Alcocer Koplowitz, la batuta de Slim ha sido clave para guiar al grupo en la compleja crisis motivada por el coronavirus y para dotar de sostenibilidad en la remuneración al accionista. FCC venía de una dura sequía en dividendos entre julio de 2012 y mayo de 2019.

El CEO de FCC, Pablo Colio, durante la junta de accionistas celebrada esta tarde.
El CEO de FCC, Pablo Colio, durante la junta de accionistas celebrada esta tarde.

Buenas expectativas

La empresa superó 2020 con unos ingresos de 6.158 millones, un 1,9% menos que en 2019. El ebitda mejoró un 2,1%, hasta los 1.047 millones. La contención de costes y la rebaja de deuda fueron determinates para elevar un 12% el ebit, que marcó 573 millones, mientras que el beneficio neto apenas se resintió un 1,7%, alcanzando los 262 millones. Este resultado se vio impactado en 51 millones por efecto adverso de los tipos de cambio.

Esther Alcocer Koplówitz se ha mostrado optimista respecto al desempeño de FCC en este 2021. Los resultados del primer trimestre ya apuntan a crecimiento, a lo que se suman las previsiones económicas de organismos como el Fondo Monetario Internacional. A 31 de marzo, la empresa declaró un resultado neto de 139 millones después de extraordinarios, por la venta de concesiones, y de la reversión de la provisión de 20 millones dotada el año pasado ante la posible afectación de la pandemia.

En el capítulo de previsiones, el consejo ha optado por la cautela. Pablo Colio se ha limitado a comentar que FCC Construcción debería repetir los ingresos de 2020; de Aqualia se espera un alto grado de renovación de contratos, y Medio Ambiente tantea oportunidades en nuevos nichos de servicios relacionados con la movilidad sostenible y la eficiencia energética.

Normas
Entra en El País para participar