Automoción

CIE prevé casi triplicar beneficios para 2025 y ganar 500 millones netos

El grupo invertirá un mínimo de 1.000 millones el próximo lustro

Jesús María Herrera, consejero delegado de CIE Automotive.
Jesús María Herrera, consejero delegado de CIE Automotive.

Jesús María Herrera, consejero delegado de CIE Automotive, definió 2025 como "un año mágico" en el que el grupo prevé casi triplicar los beneficios netos de 2020 y ganar 500 millones, con un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 1.000 millones, que supondría más que duplicar el del ejercicio anterior.

La corporación ha presentado a los analistas un plan hasta 2025 que incluye unas inversiones mínimas de 1.000 millones en base a un apalancamiento bajo, con una deuda financiera neta (DFN) equivalente a 0,5 veces el Ebitda. Con lo que ese presupuesto pudiera dispararse hasta los 1.500 millones, con un apartado para la compra de empresas de componentes de automoción. Las operaciones inorgánicas han sido una constante en los 25 años de trayectoria de CIE. Sobre los 1.000 millones, equivalente al 5 % de las ventas, un 3 % se destinaría al mantenimiento de sus 110 fábricas y diez centros de investigación en dieciséis países y otro 2 % a reforzar su presencia en mercados como India y México. En Asia, el grupo obtiene casi la tercera parte de sus ventas y es la zona del planeta con más posibilidades de crecimiento en automoción.

Desde CIE consideran que la nueva movilidad, con coches menos contaminantes y con más tecnología a bordo, obligará a unas fuertes inversiones a la industria de automoción que provocará fusiones empresariales, no solo entre las marcas , sino entre los proveedores Tier1 y Tier2. En este nivel opera CIE, que se ve como protagonista en este escenario de concentraciones.

Herrera ha asegurado que la multinacional con sede en Bilbao no recurrirá a ampliaciones de capital para financiar su crecimiento por su alta capacidad de generación de caja, que espera sea del 65 % del Ebitda para 2025, lo que supone un volumen anual de 500 millones, frente al anterior de 300 millones. Además, CIE cuenta con un núcleo estable de accionistas que no piensa en reducir sus participaciones. El grupo cuenta con 25 divisiones industriales, todas en rentabilidad, por lo que tampoco se plantea desinversiones en este ámbito.

En relación con los dividendos, CIE no descarta nuevos programas de recompra de títulos propios. Con 25.000 trabajadores, el grupo espera crecer por encima del mercado hasta 2025. Si la producción mundial de coches estimada para ese año es de 96 millones de unidades, un 28 % por encima de la de 2020, CIE prevé crecer hasta un 50 % en ventas. El Ebitda supondría el 19 % de las ventas. Un 2 % de la facturación se destinaría al pago de impuestos.

Normas
Entra en El País para participar