Turismo

Piñero negocia con la banca la refinanciación de su deuda

Pide 150 millones, más vencimiento y un periodo de carencia

Encarna Piñero, consejera delegada de Grupo Piñero.
Encarna Piñero, consejera delegada de Grupo Piñero.

Grupo Piñero pide a la banca un balón de oxígeno para afrontar un verano que aún se prevé complicado. La hotelera reclama una inyección de 150 millones más de deuda, así como prolongar los vencimientos del pasivo con el que cuenta actualmente y contar con un periodo de moratoria hasta que el sector turístico vuelva a carburar tras el shock del Covid-19.

El sector turístico se la juega este verano. Con una parte importante de la población vacunada, las grandes cadenas hoteleras afrontan este verano como una prueba de fuego para garantizar su viabilidad en la era postcovid. Una de ellas es Grupo Piñero, que cuenta con 27 hoteles repartidos entre España y Caribe, así como un touroperador y otros negocios ligados al turismo.

La compañía negocia ahora un nuevo acuerdo suficiente, que le permita afrontar este verano clave y esperar a que remonte la temporada turística tanto en España como en El Caribe, donde tiene 20 de sus establecimientos, entre los que destacan varios resorts en República Dominicana, México y Jamaica. De sus otros siete hoteles, cuatro están ubicados en Canarias y otros tres en Baleares. La mejor resistencia de los destinos de Caribe y la apertura de Baleares al turista británico mejoran sus perspectivas frente al resto de sus competidores de similar tamaño.

Piñero ha iniciado negociaciones con sus entidades financieras, entre las que se encuentran BBVA, CaixaBank, Abanca y Sabadell. La compañía solicita a las entidades 150 millones. La compañía trata de entablar negociaciones bilaterales con cada uno de los bancos, si bien algunas entidades plantean acometer una refinanciación de la deuda en su totalidad y no por partes. También ampliar el vencimiento de la deuda y un periodo de carencia para esperar a la buena marcha del sector.

A cierre de 2019, la firma contaba con una deuda financiera por 378 millones, muchas de ellas garantizadas por sus activos inmobiliarios. Tras la eclosión de la pandemia, en 2020 firmó un crédito con aval del ICO por 243 millones de euros, de los cuales 49 millones vencen en 2023 y los otros 194 millones lo hacen entre mayo y junio de 2025, con un periodo de carencia que termina entre los meses de junio y julio de este año.

Normas
Entra en El País para participar