La CNMV alerta sobre el “desgaste reputacional” para las empresas cotizadas tras la imputación de Galán

Alerta sobre un repunte del fraude financiero

El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura
El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura

El daño reputacional se ha convertido en una preocupación para los supervisores españoles. Así lo ha transmitido el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura, quien ha advertido del "desgaste reputacional" que puede suponer para las compañías, principalmente cotizadas, la imputación de directivos, como la del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, aunque no es e único caso. Buenaventura ha insistido en la necesidad de reportar las medidas adoptadas en consecuencia por parte de la compañía a los inversores.

Así lo ha transmitido durante su intervención en las jornadas organizadas por la Apie y BBVA en los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander por las implicaciones que pueden tener estas situaciones.

El responsable de la CMNV ha recordado que ya en noviembre de 2019, este organismo supervisor fue "relativamente contundente" en su respuesta a situaciones similares. En este caso la contestación se producía tras la imputación por la Audiencia Nacional de Francisco González, expresidente de BBVA, por presuntos pagos al excomisario José Manuel Villarejo. Ahora la imputación de la Audiencia ha sido a Galán y a tres de sus directivos por un delito continuado de cohecho activo, delito contra la intimidad y falsedad en documento mercantil por encargos presuntamente ilícitos encomendados también a Villarejo.

Buenaventura ha señalado que entonces ya señalaron el "desgaste reputacional" que estas situaciones pueden suponer para las compañías, pero también del "riesgo diferido" sobre todo el sector, un mensaje que, ahora, ha dicho sigue vigente para esta ocasión "palabra por palabra".

El responsable de a supervisión de los mercados ha señalado que las recomendaciones del código de buenas prácticas para estas situaciones contemplan el análisis de esta situación e informar el mercado de las actuaciones que puedan ser necesario acometer.

Así, ha señalado que la mayor parte de compañías tienen estándares éticos tan elevados como en otros países pero que, cuando se hacen necesario recurrir a estas medidas es importante que se cumplan y se llevan a cabo, garantizando la transparencia de información.

Ha afirmado, no obstante, que a la CNMV no le corresponde pronunciarse sobre la adecuación de conductas, la continuidad de los directivos o la composición de los consejos. "Eso corresponde a las sociedades cotizadas y a sus dueños", ha sentenciado. Y ha añadido que la misión del supervisor es velar por que las entidades "se replanteen qué hacer", que exista una deliberación en los órganos de gobierno y que la información se ponga en conocimiento de los accionistas si así lo disponen los compromisos de buen gobierno de las sociedades.

Buenaventura también aboga por la transparencia de los supervisores, con lo que comparte que se publiquen las investigaciones que se lleven a cabo sobre presuntas prácticas ilícitas, frente a las críticas que lanzó el martes el presidente de la AEB, José María Roldán, quien aseguró que publicar los expedientes que abre la CNMC causa "un dalo irrecuperable" en las empresas, en relación a la investigación que ha abierto Competencia a los bancos Santander, Sabadell, CaixaBank y la ya desaparecida Bankia por la comercialización de créditos con avales del ICO vinculados a otros productos.

El supervisor ha aprovechado para alertar de un repunte histórico de las reclamaciones por fraude financiero en los últimos meses y ha avanzado que la CNMV está trabajando con el Ministerio de Asuntos Económicos y otras instituciones para mejorar la investigación y persecución de conductas fraudulentas relativas a servicios financieros.

Estas querellas presentadas, unidas al "pico histórico" del número de consultas y las comunicaciones al canal de denuncias de la CNMV entre febrero y mayo ligadas a entidades no autorizadas, muestran un repunte de este fenómeno, que se ha acelerado con la pandemia del coronavirus.

Según ha explicado, la CNMV ha detectado en los últimos meses un pico en las consultas y reclamaciones que recibe sobre este tipo de conductas, que en ocasiones son "actividades ilícitas e incluso delictivas". En muchos casos, estas ofertas de inversión fraudulentas están relacionadas con criptoactivos, por ser "el activo de moda del momento".

Ante ese incremento del riesgo,  ha explicado que las distintas entidades públicas y privadas deben colaborar para mejorar la protección de los inversores.

"El fraude financiero es como un globo, va creciendo y la cuestión es pincharlo lo antes posible, porque nunca vamos a ser capaces de erradicar la conducta. De lo que se trata es de detectarla antes de que adquiera una dimensión en la que el daño social sea muy importante", ha explicado.

Imaginación para captar fondos

El presidente de la CNMV, por otra parte, llamó a "ser imaginativos" y "repensar" los incentivos existentes en la inversión ante la necesidad de aumentar la captación de fondos por parte de las empresas frente a los retos de transformación que enfrenta la economía española.

Cifró en 30.000 millones de euros las inversiones para alcanzar los objetivos de sostenibilidad contra el cambio climático hasta 2030. Por ello, aseguró que no bastará con el esfuerzo de la inversión pública, y que tampoco es procedente ni viable limitar la financiación al crédito bancario. "Sin más capital privado, la financiación no va a ser viable y la transformación de la economía será incompleta", ha advertido Buenaventura.

Según datos de la propia Comisión Europea, según recordó, serán necesarias inversiones por 350.000 millones dirigidas a acometer la transición energética y la descarbonización de la economía, lo que supondrá en  España la búsqueda de hasta un 40% de capital en los mercados bursátiles para "dar soporte a esa transformación".

El mercado bursátil, ha dicho, deberá aportar 10.000 millones extra en financiación de empresas cotizadas, "una aceleración muy significativa en el mercado bursátil", ha destacado, con más empresas cotizadas, pequeñas y medianas, que puedan cotizar en España, para lo cual ha pedido potenciar la actividad en estos mercados.

También reflexionar sobre la capacidad de captación de fondos con inversores institucionales, cuando su peso en España se queda en el 70% del PIB mientras que en Estados Unidos este porcentaje se eleva al 280%.

 Buenaventura ha detallado que en los últimos seis meses la CNMV ha verificado folletos de emisión para seis compañías. De todas ellas, tres no han contado con suficiente demanda, decidiendo en consecuencia las empresas abortar su intento de salida, y otras tres han salido o su proceso de salida está en curso.

Normas
Entra en El País para participar