Tecnología

Los accionistas de Toshiba destituyen al presidente de la compañía

La compañía celebró hoy su junta anual, inmersa en diferentes escándalos que la han rodeado en los últimos años

Sede de Toshiba.
Sede de Toshiba. AP

Los accionistas de Toshiba, el conglomerado tecnológico nipón, han votado en contra de la reelección de dos miembros del consejo de administración, incluido el presidente Osamu Nagayama, en lo que es un nuevo golpe a la directiva de la tecnológica japonesa.

Los accionistas de la tecnológica emitieron este voto durante su junta anual celebrada este viernes, tras los escándalos que han rodeado a la tecnológica durante los últimos años.

Los accionistas rechazaron dos de las once nominaciones a la junta directiva, concretamente la del presidente y director del consejo Osamu Nagayama y la del miembro del comité de auditoría de la empresa, Nobuyuki Kobayashi, lo que en la práctica supone su destitución, según informó hoy el diario económico nipón Nikkei.

La sorprendente decisión sobre Nagayama, de 74 años, al que algunos inversores se oponían públicamente, se produjo tras una polémica junta de accionistas que se prolongó durante casi
tres horas. Su salida marca un punto álgido en la campaña de meses por parte del mayor accionista, Effissimo Capital Management Pte. para investigar la gobernanza de la empresa.

Una investigación que ha destapado una supuesta connivencia con altos funcionarios del gobierno para influir en la selección del consejo de administración del año pasado.

La destitución de Nagayama es muy inusual en la cultura corporativa cultura corporativa japonesa, típicamente conservadora. Durante décadas, empresas como Toshiba han sido dirigidas con lo que, según los críticos, son los intereses de los accionistas privados. Pero los inversores activistas han pasado de ser espectadores impotentes a convertirse en voces influyentes en el espacio de unos pocos años, y la asamblea general anual de la compañía fue un nuevo ejemplo.

La asamblea general anual de la empresa supuso un nuevo hito. Han ido mostrando cada vez más su fuerza, ya que las reformas del gobierno corporativo de las empresas que promueven el valor de los accionistas han hecho que la dirección ya no pueda desestimar tan fácilmente las presiones externas.

Hace tan solo unas semanas, Nagayama había declarado su interés en "reforzar el consejo de administración" para mejorar la gobernanza de la empresa, tras la salida de dos de sus miembros por el escándalo de confabulación de su directiva en contra de inversores activistas.


Nagayama ya se encontraba en el punto de mira de algunos inversores, críticos a su nominación al destaparse, por una investigación independiente, que la cúpula de Toshiba se había confabulado con altos cargos del Ejecutivo nipón para debilitar la posición de inversores activistas en la junta.

La directiva de Toshiba mantiene un prolongado conflicto abierto con inversores activistas, entre ellos los fondos extranjeros como el singapurense Effissimo Capital, su mayor accionista.

Effissimo fue el impulsor de otra investigación independiente que destapó las irregularidades en la votación para reelegir como presidente y CEO a Nobuaki Kurumatani, quien dimitió del cargo a mediados del pasado abril en plena lucha de poder por el control del conglomerado tecnológico.

Tras el escándalo, el segundo mayor accionista de Toshiba y también inversor activista con sede en Singapur, el fondo 3D Investment, reclamó al actual consejo de administración encabezado por Nagayama que dimitiese por completo.

Aunque en su día fue una de las mayores corporaciones tecnológicas de Japón, Toshiba lleva años inmersa en graves problemas económicos y salpicada por diversos escándalos de contabilidad, y se ha visto obligada a desprenderse de varias de sus ramas más importantes, entre ellas las de semiconductores, sensores de imagen y ordenadores

Normas
Entra en El País para participar