Indexa rebasa la barrera de los 1.000 millones y llega a 40.000 clientes

El gestor automatizado ofrece carteras de inversión, fondos y planes de pensiones

El equipo directivo de Indexa Capital, Unai Ansejo, François Derbaix y Ramón Blanco.
El equipo directivo de Indexa Capital, Unai Ansejo, François Derbaix y Ramón Blanco.

La propuesta de valor de Indexa Capital va fraguando. La sociedad de valores, especializada en vehículos de inversión que replican índices bursátiles, con comisiones ultrabajas, acaba de rebasar la barrera de los 1.000 millones de euros de activos gestionados, cinco años y medio después de su nacimiento. La firma da servicio a más de 40.000 clientes, convirtiéndose así en una de las mayores gestoras de activos de España, al margen de las que están ligadas a bancos o a aseguradoras.

Indexa cuenta con 806 millones de euros en carteras de fondos, 171 millones de euros en planes de pensiones y planes de empleo, 17 millones de euros en planes de EPSV (los planes de pensiones del País Vasco) y 7 millones de euros en su fondo de fondos Indexa RV Mixta Internacional 75.

Unai Ansejo, co consejero delegado de la firma explica que han crecido más rápido de lo que esperaban: "seguimos más que doblando nuestro volumen gestionado cada año, y no parece que este crecimiento esté frenando" .

Una de las claves del éxito de la firma ha sido los rendimientos conseguidos para sus clientes. La rentabilidad media anual de las carteras ha sido de 6,7% al año, lo que duplica los retornos conseguidos por los fondos comparables en España.

Del total del volumen gestionado o asesorado 850 millones de euros corresponden a aportaciones netas de sus clientes (aportaciones menos retiradas) y 150 millones de euros de ganancias totales de sus clientes en este momento, lo que equivale a una media de 3.500 euros de ganancias por cliente.

Indexa Capital fue la firma pionera en la gestión automatizada en España. Después llegaron otros proyectos independientes, como Finizens, inBestme, Finanbest... así como propuestas por parte de filiales bancarias: Openbank (Santander), Myinvestor (Andbank España), Smart Money (CaixaBank).

La base de todas estas propuestas es la conocida como gestión pasiva o indexada. En lugar de tener gestores de fondos que se dedican a buscar las mejores acciones y bonos en los que invertir, todas estas firmas tienen carteras de fondos indexados con comisiones de entre el 0,1% y el 0,3%, lo que permite conseguir mejores rentabilidades que la mayoría de fondos, que tienen estructuras de costes mucho más caras. En total, el coste del servicio está entre el 0,5% y el 1%, mientras que en los fondos convencionales supera casi siempre el 2% anual.

El otro gran impulsor de Indexa Capital es François Derbaix, de nacionalidad belga, y que también ostenta el puesto de consejero delegado. Derbaix y su mujer fundaron la exitosa web de casas rurales Toprural, que acabaron vendiendo a un grupo estadounidense. Con el dinero de esta venta, Derbaix empezó a buscar cómo gestionarlo de la forma más eficiente. Decepcionado por los altos precios de los servicios de banca privada, decidió crear su propia firma de gestión de inversiones, Indexa Capital.

Unai Ansejo controla el 17,6% de Indexa Capital, y una sociedad limitada controlada por Derbaix y su mujer tiene otro 20,3%. Otro de los accionistas es Ramón Blanco, fundador y consejero de Indexa. Los tres directivos comparten también el proyecto Bewater Funds, una firma creada para invertir a través de fondos de inversión de tipo cerrado, que compran compañías no cotizadas.

Otra de las claves del éxito del modelo de Indexa es que ha podido crecer de forma orgánica, sin necesidad de dar entrada a nuevos socios con rondas de financiación. La firma entró en beneficios en 2020 y es el único gestor automatizado español que no está en números rojos.

 

Normas
Entra en El País para participar