Telefónica bate de nuevo su récord histórico en volumen de capital social

Aumenta un 13% durante la presidencia de Pallete

Lleva a cabo desde 2016 hasta cuatro ampliaciones por el ‘scrip dividend’

Telefónica bate de nuevo su récord histórico en volumen de capital social

Telefónica ha batido, de nuevo, su récord histórico en términos del volumen del capital social, al alcanzar los 5.638 millones de acciones, por encima de la anterior cota máxima, de 5.526 millones de títulos, registrada a finales del año 2020.

Durante los últimos cinco años, desde el inicio de la presidencia de José María Álvarez-Pallete, el capital social de Telefónica ha aumentado en algo más de un 13%. A principios del año 2016, el capital social de la compañía era de 4.975 millones de títulos.

Este imparable crecimiento ha sido consecuencia de los cinco aumentos de capital realizados por Telefónica, cuatro de ellos llevados a cabo para hacer frente al pago del dividendo, bajo la modalidad del scrip dividend, y un quinto, para cubrir la emisión de bonos convertibles cuyo vencimiento tuvo lugar en septiembre de 2017.

Las ampliaciones realizadas para abonar el scrip dividend han ido aumentando su tamaño en la medida en la que los inversores han optado por recibir acciones en lugar de efectivo, ante el potencial de revalorización que consideraban que podrían registrar los títulos tras el castigo bursátil de los últimos tiempos, motivado en gran medida por la crisis económica generada por la pandemia del Covid-19. De igual forma, esta bajada en Bolsa ha obligado a la compañía a tener que emitir más acciones para cubrir la totalidad del dividendo (0,40 euros por título en los últimos años).

Ampliaciones

De esta manera, por ejemplo, en la ampliación que se ha cerrado hace pocos días, el importe final ascendió a 194,5 millones de acciones, equivalentes al 3,57% del capital. Entonces, el 71,47% de los accionistas optaron por cobrar el dividendo en títulos.

En diciembre, la ampliación realizada también para hacer frente al scrip, el importe final fue de 197,99 millones de acciones, correspondientes a un 3,72% del capital social. Entonces, el 66,88% de los inversores también eligieron la vía del cobro en acciones. Con anterioridad, en el aumento de capital de la primavera de 2020, con el mismo objetivo, el tamaño final fue de 136,30 millones de títulos, equivalentes al 2,63% del capital. En aquel caso, los inversores que decidieron cobrar en títulos nuevos supusieron el 63,01% del total.

La compañía decidió recuperar el scrip dividend para su retribución al accionista a partir de 2020, tras frenar esta práctica a final de 2016 (coincidiendo con la decisión entonces de reducir el dividendo), para frenar la salida de caja, en un momento en el que la estrategia se centró en acelerar el recorte de deuda. Por ejemplo, con el último scrip, la operadora redujo la salida de caja en cerca de 780 millones de euros.

Al margen del dividendo en acciones, en la citada ampliación de capital de 2017 para cubrir el vencimiento de la emisión de bonos convertibles, Telefónica emitió un total de 154,32 millones de nuevas acciones, que equivalían en aquel momento a un 2,97% del capital social.

Amortización de acciones y retorno de la autocartera

Durante la presidencia de José María Álvarez-Pallete, Telefónica también ha reducido capital, con la amortización de acciones de las que tenía en autocartera, dentro también de las herramientas para retribuir a los inversores. Así, en abril pasado, el consejo de administración declaró amortizadas un total de 82,89 millones de acciones propias de Telefónica, en torno a un 1,5% del capital.

Tras este movimiento, la compañía comunicó a principios de mayo que su autocartera había quedado situada en el 0,509%.

En la última junta de accionistas, Pallete destacó que Telefónica ha recuperado las recompras de acciones, si bien su evolución dependerá de la reducción de deuda.

Normas
Entra en El País para participar