TECNOLOGÍA

La red social para adultos OnlyFans busca convertirse en el próximo unicornio

La plataforma que ofrece, en la que famosos y actores y actrices del cine adulto cobran a sus admiradores por ver vídeos y fotos, busca cautivar el interés de los inversores

La red social para adultos OnlyFans busca convertirse en el próximo unicornio

OnlyFans aspira a entrar en el selecto mundo de los unicornios y para ello está inmersa en negociaciones con inversores para cerrar una ronda de financiación. La plataforma, en la que famosos y actores y actrices del cine adulto cobran a sus admiradores por ver vídeos y fotos, estaría trabajando con un asesor para lograr captar el interés de los inversores. Su objetivo es  lograr patrocinadores que la conviertan en una plataforma más masiva y menos relacionada con el sector del porno.

Aunque OnlyFans nace del entretenimiento para adultos, aspira a convertirse en un lugar en el que famosos y deportistas puedan entrar en contacto con sus fans. Y también quiere lograr acuerdos con más anunciantes, aunque sus vínculos con el sector pornográfico no se lo ponen fácil. Hasta ahora, cuenta con deportistas como el boxeador Floyd Mayweather y ha logrado un acuerdo publicitario con Sticky's Finger Joint, cadena de restaurantes especializada en fingers de pollo propiedad del reapero Cardi B.

"Los deportistas son un tipo de creadores en los que estamos viendo mucho crecimiento", afirmó el fundador y consejero delegado de OnlyFans, Tim Stokely, cuando Mayweather se unió a la plataforma a principios de mes.

La plataforma logró unas ventas de más de 2.000 millones de dólares en 2020. Teniendo en cuenta que cobra una tarifa del 20%, eso significa que sus ingresos alcanzaron los 400 millones de dólares.

Este año, la compañía con sede en Londres, está creciendo a un ritmo por encima del 100%, según fuentes cercanas a esta: habría pagado ya más de 3.000 millones de dólares a unos creadores que ya se sitúan por encima de los 1,25 millones y tiene más de 130 millones de usuarios registrados. Unas cifras que, sin embargo, no confirma la compañía.

El uso de OnlyFans estalló al comienzo de la pandemia, momento en el que actores y actrices del cine pornográfico, modelos, entrenadores de fitness y cocineros convirtieron la plataforma en un sitio en el cobrar a sus seguidores por clases especiales o mensajes privados. No obstante, la plataforma nació en 2016, fundada por el emprendedor británico Tim Stokely, que posteriormente vendió una participación mayoritaria al empresario estadounidense Leonid Radvinsky. Ambos tienen un pasado relacionado con el entretenimiento para adultos.

OnlyFans no es la única que explota este tipo de servicios. Cameo, que permite a los famosos vender mensajes personalizados, alcanzó en marzo una valoración de más de 1.000 millones de dólares después de recaudar 100 millones en una ronda de financiación en la que participó SoftBank, y esta semana ha anunciado que se incorpora a su junta el exjugador de baloncesto Earvin “Magic” Johnson.

Con el objetivo de reclutar a más personajes, OnlyFans aspira a dar a los usuarios la posibilidad de conocer la vida privada de sus ídolos a cambio de una tarifa. Es el caso de Mayweather, que asegura estar deseando dejar que miren su vida personal y ofrecer contenidos nunca vistos hasta ahora.

Normas
Entra en El País para participar