Fintech

La española Microwd entra en beneficios apoyando a mujeres emprendedoras en Latam

Creada en 2015, hasta la fecha ha concedido más de 7.000 créditos a cerca de 5.000 mujeres

Alejandro de León, fundador y CEO de la fintech
Alejandro de León, fundador y CEO de la fintech

Microwd, la fintech social española que conecta mujeres emprendedoras en Latam con inversores que buscan rentabilidad económica e impacto social, cerró el primer trimestre de 2021 en beneficios y según su fundador y CEO Alejandro de León pretenden acabar el año con un beneficio de 300.000 euros, combinando el potencial de rentabilidad del 7,79% (datos del ejercicio 2020) para el inversor que accede a través de la web o quiera invertir en uno de sus fondos. Su eficiencia se basa cien por cien en tecnología, en poca rotación de personal y retención de cliente.

Su eficiencia se basa en tercno0logía, en poca rotación de personal y retención del cliente, según explica la propia fintech.

Alejandro de León, destaca, “Preveíamos entrar en break-even a mitad de 2020, nos hemos retrasado 6 meses por el Covid-19 pero seguimos según el plan y con un gasto menor del previsto, demostrando ser una de las empresas de microcrédito más eficientes del mercado latinoamericano. La entrada del fondo gestionado por EBN Banco Español de Negocios, FICC ha sido clave para acelerar nuestro crecimiento. Nuestra previsión es cerrar nuestro primer año completo en números verdes, con unos 300.000 euros en beneficios”.

El consejo de Microwd está formado por reconocidos profesionales del sector financiero como Blanca Hernández y Mónica Delclaux de Magallanes, Santiago Fernández Valbuena de EBN, y Ramiro Martínez Pardo, exdirector general de CNMV y presidente de Solventis, entre otros.

Actualmente, Microwd se centra en su expansión por Latinoamérica y está presente en 6 países. Según datos ofrecidos por la compañía, cuentan ya con alrededor de 60 asesores sobre el terreno en México (Estado de Campeche, Puebla), Uruguay, Costa Rica, Nicaragua, Perú y Panamá, y llegan directamente o a través de acuerdos a más de 8.000 mujeres.

INVERTIR EN MUJERES EXTRAORDINARIAS

Microwd nació en 2015 para ser un producto rentable y mirar de frente a la Bolsa, según explica. “Unos años puede salir más rentable comprar una casa y otros invertir en mujeres extraordinarias en Microwd”, puntualiza Alejandro de León. La clave es tratar a las mujeres como fines y no como medios: son mujeres extraordinarias y la inversión de la compañía es por su excelencia, no por compasión.

A diferencia de la competencia, Microwd selecciona a las emprendedoras de menor riesgo. Se alían con organizaciones locales que conocen de primera mano a la comunidad (Nicaragua, Perú, México, Costa Rica, Uruguay y Panamá). 

Las variables que toma en consideración para analizar los perfiles de las mujeres van desde la capacidad económica de devolver el crédito y la recomendación de líderes, cooperantes o referentes locales, hasta el nivel de vida, el entorno, la evaluación del negocio y el historial crediticio (en el caso de que no sea la primera vez que la mujer pide un crédito, se obtiene el historial para analizar su calidad de pago en las deudas anteriores).

Así, la compañía busca prestar solamente a las mujeres más extraordinarias. Esta decisión hace que el producto no solo sea de menor riesgo, sino que genere un mayor impacto social. 

Hasta la fecha ha concedido más de 7.000 créditos a cerca de 5.000 mujeres pretendiendo impactar en 8 de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la ONU en países como México, Perú, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Uruguay.

Normas
Entra en El País para participar