Los clientes de sicavs han retirado 1.300 millones de euros en 18 meses

La mayoría de propietarios va a optar por la liquidación

Sicavs Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La salida de dinero de las sicavs no cesa. Las sociedades de inversión colectiva de capital variable, el vehículo utilizado durante décadas por las familias españolas más ricas para canalizar sus inversiones, han registrado desde enero de 2020 unos reembolsos netos de 1.307 millones de euros. La decisión del Gobierno de endurecer la regulación sobre las mismas está provocando el cierre de muchas de ellas o las retiradas de fondos.

De acuerdo con los datos facilitados por la consultora VDOS, en 2020 se produjeron unas salidas netas de dinero de sicavs por valor de 1.075 millones de euros. Y este año han salido, hasta el cierre de mayo, otros 232 millones de euros.

El patrimonio máximo alcanzado por este tipo de vehículos se alcanzó a finales de 2015, cuando llegaron a acumular 34.000 millones de euros, llegando a haber 3.409 sicavs. Cinco años después, el patrimonio había caído a 27.600 millones y el número de vehículos ascendía a 2.434.

El declive de las sicavs llegó con el auge de formaciones como Podemos o Ciudadanos, que empezaron a incluir en sus programas electorales algunas propuestas para estrechar el cerco sobre estas figuras. La amenaza se concretó en diciembre de 2019, cuando el partido socialista y Unidas Podemos cerraron un pacto de Gobierno que incluía la aprobación de una normativa que exigía que en las sicavs hubiera al menos 100 accionistas con una inversión mínima de 2.500 euros, para tratar de acabar con la figura de los hombres de paja: inversores que figuraban en sicavs de grandes fortunas, para completar el número mínimo de accionistas.

Esta medida, que aún está terminando de definirse legislativamente, es un contratiempo para la inmensa mayoría de las sicavs. Por eso, son muchas las familias adineradas que han optado por disolver sus vehículos de inversión, traspasar el dinero a fondos o reconvertirlos en una sicav de derecho luxemburgués.

Un vehículo señalado

  • Supremo. El Alto Tribunal va a establecer la capacidad de la CNMV para determinar si una sicav tributa en el impuesto sobre sociedades al tipo reducido del 1% o al general del 25%. En teoría, este supervisor es desde 2005 el responsable de vigilar si estas sociedades cumplen las condiciones para considerarse instituciones de inversión colectiva. Pero el alto tribunal quiere aclarar sus capacidades frente a la Agencia Tributaria.
  • Participaciones cruzadas. Ante el cambio de normativa, algunas grandes gestoras han sondeado la posibilidad de animar a los accionistas de algunas de sus sicavs para que se conviertan en accionistas de otras sicavs, y así cumplir con el mínimo de 100 inversores con más de 2.500 euros. Sin embargo, la posibilidad de ejecutar esta fórmula es muy limitada.
  • Luxemburgo. Algunas firmas han optado por poner en marcha la conversión de las sicav española en una sicav luxemburguesa. La regulación en el Gran Ducado es menos exigente, aunque no hay diferencias en términos fiscales.

“El cliente de las sicav está ahora en un compás de espera, para ver cómo termina de concretarse la regulación. Hasta que no se conozcan todos los detalles muchos no tomarán la decisión definitiva de si liquidarla, traspasar el dinero a una sicav de Luxemburgo o convertirla en fondos”, explica el máximo responsable de un banco suizo instalado en España.

La decisión no será la misma para todos los clientes. Dependerá de la antigüedad de la sicav, de las plusvalías acumuladas, de quiénes son lo principales accionistas...

De acuerdo con fuentes del sector, en muchos casos las sicavs se crearon en los años 90 y 2000, por empresarios de éxito que tenían entonces alrededor de 60 años. En muchos casos, esos empresarios ya han fallecido y son sus herederos quienes controlan la mayoría de las participaciones de la sicavs. Los hermanos o primos que ahora controlan el vehículo ya no tienen el apego que tenía el promotor del mismo y no tienen problema en desprenderse de él, más aún tras el señalamiento público de estas fórmulas como una vía de elusión fiscal.

En principio, los dueños de las sicavs deberán decidir dentro de un año qué decisión toman (acerca de contar con 100 accionistas con más de 2.500 euros) y ejecutarla en un plazo de un año.

Aunque aún hay algunos flecos pendientes, como si se podría llegar a traspasar el dinero de la sicav a un fondo internacional, los banqueros privados creen que va a predominar la liquidación. Los accionistas de la sociedad pueden acordar que desaparezca la misma y trasladar el patrimonio a uno o varios fondos de inversión, sin tener que tributar por las plusvalías acumuladas.

En el caso de que el accionista de la sicav sea una persona jurídica, aún no está claro qué ocurrirá con las plusvalías acumuladas si se decide liquidarla.

Banco Santander, BBVA, Bankinter y Banca March son los grupos españoles que gestionan más sicavs. Entre los extranjeros aparecen lo bancos suizos UBS y Credit Suisse, y el banco andorrano Andbank.

Normas
Entra en El País para participar