El Ibex sube un 1,3% semanal y recupera los 9.200 con la ayuda de Grifols

Tranquilidad en los mercados en una sesión sin grandes referencias

Ibex 35 pulsa en la foto

La incertidumbre es una de las grandes enemigas de los inversores y el comportamiento de las Bolsas en lo que va de junio lo ha vuelto a poner de manifiesto. La reunión del BCE y el dato de inflación en EE UU, las dos grandes citas de la semana, no han sido suficientes para sacar a los índices del movimiento lateral en el que llevan instalados en las últimas semanas. Pero en la recta final de la semana los inversores supieron sobreponerse al mal de alturas, permitiendo a las Bolsas prolongar el rally, unas subidas eso sí, mucho más modestas que las que venían acostumbrado. El Ibex 35 no fue una excepción y concluyó el viernes con un alza del 0,78%. Con esta subida el selectivo español retoma las ganancias semanales y se anota un 1,28%. Después de haber estado peleando en las últimas sesiones por retornar a los máximos del año, la Bolsa española logra superar la cota de los 9.200 puntos.

Uno de los grandes artífices del buen resultado del Ibex en la última jornada fue Grifiols. La farmacéutica, que en niveles intradía llegó a subir un 16%, cerró con un alza del 8,54%. La vuelta de los inversores a los valores refugio y sobre todo el fracaso de su rival Vertex en el desarrollo de tecnologías alternativas al plasma explican este avance. el mayor en 15 meses. un escalón por debajo se situó Cie Automotive (3,13%), Amadeus (3,2%) y Solaria (2,68%). La renovable española, que en los últimos meses ha sido diana de los bajistas, recobra día a día el favor de los inversores. Una muestra de ello es que esta semana UBS le ha levantado el castigo y sitúa su recomendación a neutral. A la mejora de las valoraciones por parte de los analistas se suma la caída de las rentabilidades en el mercado de deuda, un movimiento que se dejó sentir el viernes sobre sentir en Siemens Gamesa (1%), Iberdrola (1,47%), Naturgy (0,43%) y Endesa (0,18%), cotizadas que se ven beneficiada de la caída de los rendimientos.

En el lado de los descensos Endesa (-1,42%), Colonial (-1,25%), Aena (-0,57%) y las entidades –Sabadell bajó un 0,56%; CaixaBank, un 0,54%; BBVA, un 0,51%; Santander, un 0,33% y Bankinter, un 0,22%– fueron los valores con peor desempeñoLas compras se impusieron en el resto de Bolsas europeas, que al igual que la española lograron escapar a las pérdidas en la semana. El viernes el Cac francés sumó un 0,83%; el Ftse británico, un 0,65%; el Mib italiano, un 0,31% y el Dax alemán avanzó un 0,78%, subida que le permitió revalidar sus máximos históricos. Al otro lado del Atlántico, el Dow Jones se ha mantenido estable, mientras el Nasdaq ha subido un 0,35% y el S&P 500 ha registrado nuevo máximo histórico.

“La percepción de los inversores ha virado de una excesivamente alcista a otra más neutral en las últimas semanas al volver a acercarse los activos de riesgo a máximos de varios años. Este aspecto sugiere una falta de convicción en las perspectivas tras una evolución excepcionalmente sólida”, señala Greg Meier, director economista senior de EE UU, de Allianz.

Con las valoraciones actuales prolongar el rally de las Bolsas se antoja complicado. No obstante, los expertos de Bank of America se muestran optimistas con la renta variable europea y señalan que el Stoxx 600 que desde los mínimos de marzo de 2020 recupera un 60% y se sitúa en máximos, podría subir un 5% adicional en el tercer trimestre. Para que esto suceda es necesario que el PMI de la eurozona alcance en agosto los 64 puntos, récord histórico.

Respiro en la deuda

La renta fija es el mercado que más movimiento está experimentando en los últimos meses con las rentabilidades en pleno ascenso. Sin embargo, esta semana y contra todo pronóstico, los inversores pusieron freno al repunte de los rendimientos. Aunque el IPC de EE UU cerró mayo en su nivel más alto en 13 años, el mercado optó por creer la versión de la Fed. La institución que dirige Jerome Powell considera que las tensiones inflacionistas son transitorias y, en sintonía con el BCE, ha asegurado que no prevé retirar los estímulos. En este escenario, la rentabilidad del bono de EE UU, que esta semana cayó del 1,5% por primera vez en tres meses, ha cerrado el viernes en el 1,44%. Por efecto dominó la deuda española al mismo plazo concluyó en el 0,35% y el bund, en el -0,274%, lejos de los máximos anuales del 0,61% y -0,1%. La confianza en los bancos centrales es visto como un riesgo por los analistas. Jesús Sáez, responsable de mercado de capitales de Natixis para Iberia, califica esta confianza inusitada respecto a lo transitorio de los efectos que provocan inflación. Esto "no deja de ser una presión adicional, un mensaje tipo “estoy contigo para esto, pero no me defraudes”, añade.

En el mercado de materias primas, el Brent concluyó por encima de los 72,5 dólares, máximos de dos años.

Normas
Entra en El País para participar