Alimentación

La cabecera de Bimbo en España da su primer beneficio en cinco años

Ganó 30 millones en 2019 tras perder 351 en el ejercicio anterior

José Luis Saiz, director general de Bimbo Iberia.
José Luis Saiz, director general de Bimbo Iberia.

Bakery Iberian Investments, la cabecera del grupo Bimbo en la península ibérica, logró en el ejercicio 2019 su primer beneficio individual en un periodo de cinco años, en los que acumuló abultadas pérdidas que en el ejercicio 2018 llegaron a alcanzar los 351 millones.

Una ausencia de rentabilidad que ha provocado que durante ese periodo su matriz holandesa tuviese que inyectar le fondos de manera constante, en forma de sucesivas ampliaciones de capital. Algo que también continuó en 2019, aunque a menor ritmo.

Así consta en las cuentas individuales que Bakery Iberian Investments acaba de depositar en el Registro Mercantil. Un retraso significativo y habitual en esta empresa, que aún no ha depositado su memoria financiera consolidada del ejercicio 2018, como tampoco la de 2019.

La explicación para el beneficio individual registrado en ese ejercicio fue, por un lado, la ausencia de deterioros sobre sus activos. En 2018 estos ascendieron a 332 millones, provocando las abultadas pérdidas de ese ejercicio. Aquellos deterioros se centraron en sus principales sociedades españolas: 95 millones correspondieron a Bimbo SA, que aglutina la producción de la compañía en España; y 87,1 a Bimbo Donuts. También deterioró su negocio en Argentina, entre otras filiales internacionales.

En 2019, Bakery Iberian Investments pudo esquivar estos efectos. De hecho, otro factor que explica sus beneficios es una reversión del deterioro que aplicó sobre una participada china por un importe de 40 millones y otra de 22 millones, precisamente, en sus sociedades españolas. El balance de deterioros y reversiones fue positivo en la cuenta de resultados por 34,7 millones .
Recepción de fondos

Las constantes pérdidas en las que incurrió Bakery Iberian Investments durante años provocaron constantes inyecciones de fondos por parte de su matriz. Entre 2014 y 2018 las aportaciones alcanzaron un total de 770 millones, llegando a alcanzar los 170 millones en 2017 y los 150 en 2018.

En 2019 esta cantidad bajó de manera drástica, hasta los 69,3 millones de euros, un 55% menos. En total realizó cinco ampliaciones de capital: una el 31 de marzo, la más cuantiosa con 24 millones de euros incluida la prima de emisión; otra el 16 de septiembre, una tercera el 29 de octubre a la que siguió una nueva dos días después, y una última el 30 de noviembre. Todas ellas suscritas por su matriz mexicana, Grupo Bimbo S.A.B. de C.V., y por la holandesa, Bimbo Holanda B. V.

Durante ese ejercicio los ingresos de la sociedad fueron de 39,4 millones, obtenidos por la “realización de servicios corporativos.” Entre los hechos posteriores, la compañía reseña la incidencia del Covid-19, aunque no cuantifica el impacto sobre su negocio.

También refleja la compra del negocio del Grupo Siro en Paterna por 70,8 millones en junio de 2020 que convirtió a Bimbo en proveedor de Mercadona; y también el pago realizado por 10 millones como compromiso de compra de la fábrica de Siro en Medina del Campo, en enero de este año.

Normas
Entra en El País para participar