Banca

La banca española toma la delantera para “capturar” negocio del euro digital

Al proyecto de Iberpay se han sumado ya 16 entidades

Quiere tener una posición avanzada ante la circulación de la moneda virtual

Monedas de euros
Monedas de euros

La iniciativa de Iberpay junto con los cuatro principales bancos españoles (Santander, CaixaBank, BBVA y Sabadell) para tomar la delantera al resto de las entidades financieras europeas para convertirse en los primeros bancos en poder llevar a cabo transferencias de dinero digital, y en concreto con el futuro euro digital, cuenta ya con más de una quincena de adhesiones al proyecto.

En los últimos meses se han sumado a la iniciativa denominada Smart Money Cecabank, Banco Cooperativo, ING, Bankinter, Banco de Crédito Cooperativo, Ibercaja, Kutxabank, Unicaja Banco, Abanca, Liberbank, Laboral Kutxa y Banca March.

Este proyecto, considerado ya sectorial, que cuenta con el Banco de España como observador, persigue “adelantar y posicionar a los bancos españoles de cara a capturar las oportunidades de negocio, de transformación digital y de innovación financiera que se pueden derivar de la futura emisión del euro digital”, explica un documento de Iberpay.

Y es que aunque la puesta en circulación del euro digital no se decidirá hasta las próximas semanas, la banca española quiere estar ya preparada para poder llevar a cabo transferencias en tiempo real con esta moneda virtual en cuanto sea operativo.

Fuentes del sector explican que el objetivo es que los bancos españoles asuman de esta forma “una posición avanzada, liderando los cambios derivados de la digitalización financiera y de la profunda transformación que se está viviendo en el mundo de los pagos”. Todo ello “para responder a las necesidades de los usuarios y posicionar la industria a la vanguardia de la innovación financiera”, subraya Iberpay.

De momento, en noviembre de 2020 Santander, BBVA, CaixaBank y Sabadell superaron con éxito los entonces últimos ensayos para poder realizar transferencias con dinero digital. Ahora están a punto de finalizar unas nuevas pruebas para la distribución rápida del dinero digital en las que están involucradas estas 16 entidades financieras, a las que más adelante se prevé que se sumen el resto de las firmas bancarias españolas.

El éxito de Bizum

Iberpay es una compañía española de servicios de pagos en la que participan las principales entidades financieras españolas. Las pruebas de las transferencias inmediatas del euro digital estaban previstas inicialmente para que concluyeran en 2020, pero el Covid paralizó su desarrollo durante casi un año.

La iniciativa de los bancos españoles de adelantarse a sus colegas europeos en las pruebas para operar con un euro digital surgió cuando Facebook anunció en junio de 2019 su objetivo de lanzar una criptomoneda, libra, que inicialmente contó con el apoyo de más de 100 compañías, pero cuyo proyecto se fue desinflando. Los proyectos de la banca española se completarán con otros para habilitar la conexión entre diferentes redes sectoriales no bancarias o mixtas para iniciar transferencias sin ­bancos.

Fuentes del Banco de España aseguran que están al tanto de las pruebas y mantienen comunicación frecuente con Iberpay respecto a las mismas. Pero añade que “nuestra participación se limita a observar cómo el sector prueba y se familiariza con estas nuevas tecnologías de cara a su posible desarrollo futuro, preparación que es positiva y necesaria.

El éxito del lanzamiento de Bizum como plataforma de pequeños pagos inmediatos ha convencido a la banca para lanzarse a estos ensayos del euro digital adelantándose al resto de sector en Europa, aseguran expertos.

 

La prueba de concepto que se está desarrollando en estos momentos culminará con la publicación de un informe sectorial que expondrá las conclusiones obtenidas durante la ejecución de estos ensayos y un análisis del posible impacto de la emisión del euro digital en el sector financiero español.

Esta iniciativa está impulsada desde Iberpay y coordinada a través del Grupo de Smart Money & Payments, creado en enero de 2019, y que cuenta con expertos de primer nivel de las entidades financieras de las áreas de pagos, innovación, blockchain, public policy y legal, explican desde el sector. Como primer antecedente, ya en 2019 y en el ámbito de la tecnología blockchain y la banca española se llevó a cabo una primera prueba en Iberpay denominada precisamente Smart Payments, orientada a verificar la viabilidad de ejecutar transferencias inmediatas que se hubieran generado en redes con esta tecnología.

La iniciativa concluyó con la ejecución de más de 20.000 transferencias inmediatas programadas desde la Red-i (red blockchain interbancaria) gestionada por Iberpay. Esta muestra permitió validar estas pruebas programadas en contratos inteligentes (smart contracts) desde redes de blockchain, mediante su conexión con el sistema nacional de pagos (SNCE).

Análisis
Estos ensayos sectoriales y el análisis que se está realizando en Iberpay se circunscriben a los aspectos técnicos y opciones de diseño de la distribución del euro digital. “Un euro digital plantea desafíos a la estabilidad financiera que requieren de análisis, definición y diálogo con las autoridades, previos a la participación de las entidades bancarias en un posible euro digital”, explica Iberpay.

El reto es que esta moneda digital se pueda utilizar por ciudadanos y empresas en su actividad habitual, de manera sencilla, fiable, sin riesgos y con una plena aceptación, de forma similar a los billetes y monedas físicas.

El director general adjunto de innovación financiera e infraestructuras de mercado del Banco de España, Carlos Conesa, ya aseguró la semana pasada que “la decisión de lanzar un proyecto sobre el euro digital es muy cercana”.

El Banco Central Europeo completó recientemente un periodo de consulta pública sobre el euro digital que finalizó con un récord de participación, habiéndose recogido más de 8.000 respuestas realizadas por ciudadanos, empresas, asociaciones empresariales y otras partes interesadas, lo cual hace prever un gran interés en la futura emisión del euro digital.

Tras finalizar esta fase de experimentación y consulta pública, previsiblemente a mediados de 2021, el BCE decidirá si continúa dando pasos adelante hacia el euro digital. No se conocen fechas concretas, pero Christine Lagarde ya ha declarado recientemente que espera que el desarrollo del euro digital sea una realidad en un plazo “de no más de cinco años”.

Normas
Entra en El País para participar