Samsung Galaxy S21 FE.
Samsung Galaxy S21 FE.

Se desvelan todas las incógnitas alrededor del nuevo Samsung Galaxy S21 FE, ¿sabes cómo será?

Llegará en verano a España.

Samsung consiguió tocar la tecla correcta el día que pensó que podría gustar a sus usuarios eso de lanzar al mercado una especie de versiones especiales de algunos de sus modelos como manera de reconocer el mérito de los seguidores más acérrimos de la compañía. El resultando fueron unos modelos FE, fan edition, que, aunque recortando un pelín sus prestaciones, mantenían el espíritu de modelos tan caros como los Galaxy S20 del año pasado.

Sea como fuere, y tras varias filtraciones parciales de información, parece que ya quedan pocas cosas que conocer del futuro Samsung Galaxy S21 FE, a la vista de la filtración realizada por Evan Blass en las últimas horas donde no solo hemos conocido al detalle el hardware que tendrá, sino cuál será su diseño definitivo.

Hasta cinco colores distintos

Éstos fan edition siempre se han caracterizado por su alegría en el diseño. No tanto por la manera de clonar las formas de sus hermanos mayores, como por la de teñir de tonos diferentes unas smartphones pensados para rendir sin demasiadas pretensiones y ofrecer un precio por debajo siempre de esa barrera psicológica de los 1.000 euros. Es decir, una especie de iPhone 12 (o Mini) pero dentro del universo Samsung.

Esos nuevos colores serán el verde, blanco, azul, violeta y gris, con un marco de metal que rodea al terminal y un panel posterior de policarbonato. Para el frontal, tendremos una pantalla Infinity-O con cámara para selfies dentro de un pequeño orificio circular que apenas restará espacio al conjunto, y un módulo de cámara que recuerda directamente al instalado por el Samsung Galaxy S21+. 

Precisamente, esa triple cámara será uno de sus reclamos más interesantes, o la conexión USB-C en el parte inferior, o los botones de volumen y encendido y apagado, etc. Samsung, por cierto, se ha decidido a mantener el minijack de 3,5mm. para los auriculares de cable y los altavoces que instalará está por ver que permitan algún tipo de dispendio Dolby Atmos como sus hermanos mayores. Finalmente, las informaciones apuntan a la presencia de un procesador Qualcomm Snapdragon 888 (¿nada del Exynos de los coreanos?) y 6GB de memoria RAM, a un precio que podría rondar los 600-650 euros. Alrededor de 100 menos que lo que vinieron a costar los Samsung Galaxy S20 FE del año pasado, y que sirvieron para apuntalar una gama que, de momento, parece que llegará puntualmente en verano todos los años.

Normas
Entra en El País para participar