MásMóvil y Digi crecen a dos dígitos y suben la presión sobre las grandes telecos

La fuerte competencia impacta en los ingresos del sector

Orange, en mayor medida, Vodafone y Telefónica registran caídas en el negocio

MásMóvil y Digi crecen a dos dígitos y suben la presión sobre las grandes telecos
Getty Images

Las telecos españolas se han examinado ya de las cuentas del primer trimestre, en el que la dura competencia y la inclinación del mercado hacia el low cost han sido algunos de los ejes. Los challengers aumentan en ingresos con ritmos de dos dígitos, mientras que las grandes registran un estancamiento o caídas.

Así, MásMóvil registró entre enero y marzo unos ingresos de 527 millones, un 18% más, por encima del crecimiento del 15% obtenido en el conjunto de 2020. La teleco elevó su Ebitda un 38%, hasta 184 millones, con un margen del 34%. En términos comerciales, la operadora superó los 11,8 millones de líneas en el primer trimestre (un 27% más interanualmente), alcanzado los 2,1 millones de clientes de banda ancha (un 31% más) y los 9,7 millones clientes de móvil, de los cuales 6,6 millones son de postpago.

MásMóvil está en proceso de opa sobre Euskaltel, compañía que alcanzó unos ingresos de 174 millones en el primer trimestre, un 1,4% más. El grupo se vio favorecido por la expansión en el mercado nacional a través de la marca Virgin Telco, que ha superado los 100.000 clientes gracias a sus agresivas tarifas.

En este marco, Digi aumentó sus ingresos un 24,5%, hasta 77,8 millones de euros. El grupo rumano de low cost ganó 221.000 líneas, para alcanzar un parque de 2,831 millones, de los que 2,49 millones corresponden al móvil, 249.000 a la banda ancha y 89.000 a la telefonía fija. La compañía, que comercializa tarifas de fibra por 30 euros al mes, señaló que este crecimiento es consecuencia de sus atractivas ofertas.

Entre las grandes, Orange España redujo sus ingresos un 7,4% en el primer trimestre, hasta 1.188 millones de euros, con un descenso del 10,2% de los ingresos por servicios minoristas. La teleco, inmersa en un ERE para un máximo de 485 personas, indicó que está en una situación muy complicada, porque el mercado español es muy competitivo, con una fuerte agresividad comercial por parte de todos los operadores, especialmente en el low cost. Su CEO, Jean Francois Fallacher, advirtió de que la situación es peor para las operadoras que deben afrontar una fuerte inversión en redes.

Vodafone, por su parte, registró unos ingresos por servicios de 951 millones entre enero y marzo, un 2,2% menos reportado (un 1,3%, orgánico). El grupo señaló que esta caída refleja la fuerte competencia en precios, así como los menores ingresos por roaming como consecuencia de la caída de visitantes a España, que restó 1,1 puntos porcentuales a los ingresos en el trimestre.

Telefónica redujo su volumen de negocio un 0,9%, hasta 3.050 millones de euros, con un descenso del 1,8% de los ingresos minoristas. La teleco defendió la mejora en el área de empresas, así como su estrategia para sostener la generación de caja (el Oibda-Capex bajó un 2,9%) y las políticas comerciales para captar al cliente de mayor valor y evitar la caída del arpu.

Escenario difícil ante la subasta de espectro

Las grandes operadoras, penalizadas en sus cuentas a causa de los efectos de la crisis y el endurecimiento de la competencia, van a afrontar una nueva etapa de esfuerzo inversor con la llegada del 5G.

El primer capítulo va a ser la subasta del espectro de 700 MHz, clave para el 5G, que se va a celebrar en julio. Pese a la mejora en condiciones como la vigencia de las concesiones hasta 40 años, y la bajada del 15% del precio de salida, este último será de 995 millones de euros. A partir de ahí, el precio final para cada compañía dependerá de la dureza de las pujas entre las propias operadoras.

El sector, además, sigue reclamando cambios regulatorios que permitan una mayor consolidación, y una reducción del número de operadores y marcas.

Normas
Entra en El País para participar