Dunas alcanza los 1.000 millones de activos y alerta del calentamiento del mercado

La gestora gestiona además activos ilíquidos por un volumen de 400 millones de euros

Equipo de gestores de Dunas Capital.
Equipo de gestores de Dunas Capital.

La gestora de fondos Dunas Capital se ha convertido ya en un referente en el sector. Cinco años después de su compra por David Angulo y un grupo de inversores, ha logrado alcanzar un volumen de patrimonio de fondos gestionados de más de 1.000 millones de euros. A lo que se suman otros 400 millones en estrategias ilíquidas, como capital riesgo.

La firma ha consolidado especialmente su gama Dunas Valor, que se acerca a la inversión desechando el tradicional enfoque de renta variable y renta fija, para centrarse en presupuestos de riesgo. Esta familia de fondos (con diferentes niveles de riesgo) suma ya un patrimonio de más de 400 millones de euros, y todos los vehículos tienen cuatro estrellas Morningstar (la segunda mejor calificación).

El ritmo de captaciones de fondos se ha ido incrementando. Si en 2020 lograron sumar 165 millones de euros, en lo que va de 2021 han atraído otros 250 millones de euros. "Cada vez se nos acercan más clientes institucionales extranjeros interesados", explica Borja Fernández-Galiano, jefe de ventas de la gestora.

En cuanto a la visión de los mercados, el equipo de inversión es muy cauto. Consideran que los inversores han corrido demasiado y que toda la recuperación económica está recogida en precios, incluso de más.

"Vemos que hay mucha sobrevaloración en los bonos, especialmente en los bonos 'high yield', que cotizan en Europa un 30% de las valoraciones que nos da nuestro modelo", apunta Alfonso Benito, director de inversiones de la firma. En cuanto a la Bolsa, desde la entidad calculan que está un 5% sobrevalorada.

Las políticas monetarias expansivas han apuntalado la recuperación, pero también han provocado un exceso de liquidez en los mercados, que ha acabado afectando a todo tipo de activos. Por eso, desde Dunas Capital son ahora especialmente cuidadosos con la selección de valores y el nivel de riesgo asumido.

"Nos parece que los mercados no están teniendo los daños estructurales que han provocado la pandemia en la economía. Desgraciadamente, hasta la primavera de 2022 no lo veremos realmente", apunta Benito.

La firma está rotando sus carteras de sectores más expuestos a la recuperación (como las aerolíneas o los hoteles) hacia sectores más defensivos, como redes de transmisión de energía y el sector salud.

Normas
Entra en El País para participar