Luis Megías “El cliente al que le gestionamos la cartera acaba siendo más fiel”

El directivo defiende la inversión sostenible y los fondos de megatendencias

Luis Megías, consejero delegado de BBVA AM.
Luis Megías, consejero delegado de BBVA AM.

Luis Megías (Madrid, 1973) está de buen humor. La plantilla del grupo BBVA va volviendo a la gran sede corporativa tras meses de teletrabajo. Y el balance final de 2020 ha sido muy positivo para el negocio de la gestión de activos: BBVA Asset Management ha logrado mejorar su beneficio en un año difícil. “Pero lo que más me importa es que estamos dando muy buen servicio a nuestros clientes”, explica el directivo. La gestora administra fondos por un valor superior a los 40.200 millones de euros. Y otros 10.600 millones con contratos de gestión discrecional de carteras.

¿Cómo fue para el sector el año 2020?

Fue un ejercicio muy difícil. Con un inicio prometedor, un colapso bursátil en febrero y marzo por culpa del inicio de la pandemia, con algunos mercados cayendo más del 30%, y una recuperación mucho más rápida de lo imaginable. Hoy, la industria española de fondos gestiona 291.540 millones de euros, un 5,4% más que lo que tenía a finales de 2019. Lo que se ha demostrado es que sigue habiendo mucho interés por invertir a través de fondos.

BBVA AM registró salidas netas de fondos pero, a la vez, es de las gestoras que más dinero gana. ¿Cómo se explica?

Cuando se miran solo los activos gestionados en fondos de inversión se tiene una foto incompleta. Hace más de una década que decidimos impulsar los contratos de gestión discrecional de carteras, por los que el particular delega en el banco las decisiones de inversión y, a su vez, el banco nos encarga desarrollar esta labor. Hoy en día el volumen de las carteras de gestión discrecional distribuidas por BBVA es de casi 15.000 millones. De esa cifra, BBVA AM gestiona 10.600 millones. En solo cuatro meses hemos crecido en 1.650 millones de euros en todo tipo de productos. Lo importante es ofrecer a los clientes una solución de inversión adecuada, y no tanto el vehículo que se utiliza.

¿En qué tipo de fondos está entrando más dinero?

Están funcionando muy bien los fondos de megatendencias. El fondo Quality Mejores Ideas se ha convertido en la gran referencia, y ha logrado un retorno acumulado de más del 50% en los últimos tres años. Ya tiene 2.000 millones de euros de patrimonio. El BBVA Tecnologías y Telecomunicaciones ha subido un 106% en tres años. Además, hemos lanzado un fondo que sigue megatendencias demográficas, como el envejecimiento de la población y la progresiva urbanización... y un fondo de megatendencias llamado Planeta Tierra, que toma consciencia de la escasez de recursos naturales y busca invertir en compañías que puedan ayudar a paliarlo, como empresas de reciclaje o que favorezcan la transición energética.

¿Ha habido una apuesta específica por la gestión discrecional de carteras?

No. Llevamos años con esta dinámica. Para nosotros, uno de los pilares fundamentales de la gestora es lograr una correcta asignación de activos y la construcción de carteras sólidas para nuestros clientes. La clave es medir bien los riesgos que quiere y puede asumir cada cliente, y ofrecerle un producto a su medida. A partir de ahí, es la gestora la que decide en cada momento qué tipo de inversiones realizar en nombre del cliente. Empezamos con la gama de fondos Quality y luego lo extendimos a contratos de gestión discrecional de carteras. Hace seis años, el 50% de nuestros fondos eran garantizados, mientras que ahora más de la mitad tiene un perfil de asignación de activos.

¿Qué inició ese movimiento?

Cuando vimos que los tipos se iban a ir al cero y que iban a quedarse ahí durante muchos años, la única forma de generar valor para el cliente era con una buena asignación de activos.

¿Y cómo era la gestión antes?

Antes no estaba tan presente la definición de perfiles de conservador, moderado y dinámico. Además, lo que hacía la industria era, a principios de año, tratar de adivinar qué clase de activos iba a tener un mejor comportamiento.

¿Es mejor la gestión de carteras que el fondo de fondos?

Cada uno tiene sus ventajas. Ahora bien, sí que hemos visto que los clientes que tienen gestión de carteras suelen ser menos volátiles, más fieles. Entienden más dónde están invirtiendo, entienden que es el banco quien está gestionando en su nombre, y son más pacientes a la hora de obtener resultados.

La inversión sostenible es otro de los ejes de la gestora...

Sí. Desde hace años es algo crítico para el banco y la gestora está plenamente comprometida. De hecho, nuestro primer fondo sostenible lo lanzamos en 1999. Con el tiempo hemos demostrado que la sostenibilidad no está reñida con la rentabilidad. Creemos que una inversión con perspectiva sostenible nos ayuda a tomar decisiones más formadas y completas.

¿Creen en el desarrollo de fondos alternativos a la Bolsa y los bonos?

Sí, con los tipos cero es fundamental. Tanto para conseguir algo de retorno como para descorrelacionar las carteras de la evolución de los mercados. En 2006 ya lanzamos un fondo de fondos de capital riesgo, que invierte en compañías no cotizadas. Hace cinco meses sacamos otro producto del mismo perfil. Ahora estamos preparando un fondo de fondos de deuda privada.

¿Se plantean hacer inversión directa?

No. Consideramos que es un activo muy especializado y que podemos aportar más valor escogiendo a buenos gestores de capital riesgo.

¿Van a lanzar gestión automatizada con fondos indexados de bajo coste?

No, no nos planteamos ofrecer gestión automatizada masiva, con toma de decisiones algorítmica. Nosotros aportamos valor con la asignación eficiente de activos y con nuestra gestión activa.

¿Cuál ha sido el beneficio de la gestora en 2020?

En 2019 obtuvimos 114 millones de euros de beneficio y el año pasado logramos un 3% más. Son casi 190 millones antes de impuestos. El conjunto del mercado ha caído un 7%.

¿El banco se ha planteado alguna vez la venta de la gestora?

No tengo ninguna información. El grupo es soberano para decidirlo. Ahora bien, cuando hemos visto estos movimientos ha sido porque el banco propietario tenía alguna necesidad.

Normas
Entra en El País para participar