Juego

Cirsa perdió 75 millones hasta marzo tras las peores restricciones desde el confinamiento

La compañía de juego registró un ebitda positivo de 28 millones

Imagen del Casino de Valencia, propiedad de Cirsa.
Imagen del Casino de Valencia, propiedad de Cirsa.

El endurecimiento de las restricciones a partir de enero para controlar la tercera ola de la pandemia impactaron en los resultados del primer trimestre de Cirsa, la compañía de juego propiedad de Blackstone. Según esta, el nivel de limitaciones experimentado durante el arranque del año fue el más elevado desde que tuvo que cerrar sus locales de juego físico en el confinamiento de 2020, lo que se ha traducido en un paso atrás en el proceso de recuperación del negocio previo a la pandemia.

Entre enero y marzo, Cirsa registró unos ingresos de 156,4 millones, un retroceso del 56% respecto al mismo periodo del año anterior. Es la mayor caída frente al periodo comparable desde la desescalada. En el tercero de 2020, que transcurrió entre julio y septiembre, la caída fue del 40% y en el cuarto, ya afectado por las nuevas olas del Covid-19, el retroceso llegó al 54%. Esto también se ha traducido en ua pérdida trimestral de 75 millones, la mayor desde el segundo trimestre de 2020, periodo que coincidió con el cierre total de la operativa física. El ebitda sí fue positivo en 28,6 millones, aunque inferior, por ejemplo, a los 51,1 millones que tuvo en el último trimestre de 2020.

"En enero y febrero sufrimos el mayor nivel de restricciones desde el cierre total de nuestras operaciones en el segundo trimestre de 2020. En marzo experimentamos una importante recuperación de las horas de operación luego tras el levantamiento de algunas restricciones en la mayoría de las geografías. Esta tendencia positiva ha continuado en abril y en lo que va de mes", dice el informe financiero remitido hoy por la compañía a los inversores. 

Este detalla que en enero y febrero, Cirsa solo tenía un 28% de horas operativas respecto a los niveles previos a la pandemia, porcentaje que se elevó al 48% en marzo. En el caso español, las horas operativas fueron del 40% en los dos primeros meses del año y del 57% en marzo. En regiones como Cataluña o la Comunidad Valenciana, los operadores de juego tuvieron prohibida la apertura de sus locales durante buena parte del trimestre. Y en otros mercados como Italia o Marruecos, Cirsa sigue sin poder abrirlos.

"En términos generales, se necesitan menos de 30 días desde las reaperturas para llegar a un nivel de ingresos superior al porcentaje disponible de horas de funcionamiento", dice la compañía. En España, con un 57% de horas disponibles Cirsa alcanzó un 69% de ingresos, según sus datos. 

Por otra parte, la compañía de juego contaba con una liquidez disponible de 281,6 millones, de los cuales 14,2 correspondían a créditos sin disponer. Su deuda financiera neta era de 2.423,5 millones.

Normas
Entra en El País para participar