La pandemia relega la Agenda 2030 en las empresas

Corporate Excellence y Canvas presentan el informe ‘Approaching the Future 2021’ sobre intangibles

La pandemia relega la Agenda 2030 en las empresas

En el contexto actual de pandemia las empresas están atendiendo a lo urgente para relegar, en alguna medida, lo importante. Pues la necesidad de adaptarse a las transformaciones generadas por el Covid-19 y de afrontar sus consecuencias ha llevado a las empresas a dejar en un segundo plano la adopción de medidas y estrategias orientadas a frenar la emergencia climática y avanzar hacia los objetivos de la Agenda 2030.

Es una de las principales conclusiones del informe Approaching the Future 2021. Tendencias en reputación y gestión de intangibles, elaborado por Corporate Excellence-Centre for Reputation Leadership y Canvas Estrategias Sostenibles. El estudio anual (esta es la sexta edición) identifica las tendencias globales que definen el presente y el futuro de los intangibles, con especial énfasis en la reputación, marca, sostenibilidad, ética y transparencia.

El Covid-19 ha trastocado, así, el orden de prioridades recogidas en ediciones anteriores: mientras en 2020 el calentamiento global y la Agenda 2030 estaban entre las tres primeras tendencias a las que los profesionales daban mayor importancia, en 2021 caen a los puestos 11 y 13, respectivamente. Y en su lugar se posicionan como tendencias clave para las organizaciones el liderazgo responsable (8,4 puntos sobre 10), la adaptación al contexto de pandemia (8,4), la gestión de la reputación (8,3) y el impulso de nuevas formas de trabajo (8,2).

El nuevo liderazgo se configura como más responsable y sensible ante su entorno

“La necesidad de adaptar el negocio a este nuevo escenario”, señala Isabel López Triana, cofundadora y directora general de Canvas Estrategias Sostenibles, “ha generado como consecuencia una notable desaceleración en los aspectos más relacionados con la sostenibilidad que, por otra parte, son cruciales para el modelo de empresa con futuro”. En su opinión, “tras las complejas consecuencias sociales y económicas que deja la pandemia, la contribución empresarial a los objetivos de la Agenda 2030 ha de ser más importante que nunca”.

El informe destaca cómo el 80,3% de las organizaciones encuestadas está trabajando en adaptarse a un contexto de pandemia. Además, los profesionales aseguran estar desarrollando cuestiones relacionadas con la digitalización de sus organizaciones (61,4%) y nuevos modelos de comunicación (44,4%).

Liderazgo

La pandemia está impulsando nuevas formas de liderazgo en las organizaciones, según 7 de cada 10 profesionales encuestados. Este nuevo liderazgo se configura como más responsable y sensible ante su entorno. Y las cualidades necesarias para liderar esta nueva realidad son la empatía, la transparencia y la visión a largo plazo.

Un 36% manifiesta que sus empresas están trabajando en su propósito

En este tiempo de crisis económica y social, la reputación no se construye solo a partir de la calidad de los productos y servicios y de una buena gestión económica. Ahora tiene también en cuenta la calidad de la relación que la compañía mantiene con sus empleados, así como su compromiso con la sociedad a la que pertenece y su activismo social y ambiental.

“El fortalecimiento de la reputación y la mitigación de los riesgos reputacionales dependen de todas las áreas de una organización y del compromiso de todos sus directivos y empleados”, destaca Ángel Alloza, CEO de Corporate Excellence-Centre for Reputation Leadership. Alloza resalta la importancia de avanzar en la gestión y medición de la reputación para asegurar el futuro de las organizaciones y sostiene que “la reputación corporativa debe ser uno de los KPI a integrar en las políticas de remuneración de directivos y empleados”.

Según el informe, el 34% de los profesionales consultados asegura que sus organizaciones están trabajando aspectos relacionados con la reputación, y de ellos, el 70% afirma que ahora la perciben como un factor más importante que antes de la pandemia.

Otras tendencias relevantes para los profesionales son, por este orden, las nuevas formas de trabajo, el propósito corporativo y la digitalización. El propósito corporativo se enfrenta al reto de su implantación y activación, aún más en un entorno de pandemia donde las organizaciones necesitan más que nunca alinear y motivar a sus empleados. Un 36% de los encuestados manifiesta que sus empresas están trabajando en su propósito. Para lograr la activación, los profesionales sitúan como factor clave su integración en la estrategia de negocio, seguido del alineamiento de todos los puntos de contacto y plataforma de marca, y la comunicación con los grupos de interés.

Para Claudina Caramuti, cofundadora y directora de desarrollo de Canvas Estrategias Sostenibles, “el propósito corporativo se consolida en las empresas como el marco de referencia que guía todas las acciones y decisiones de la organización, dándole coherencia, autenticidad e integridad, y debe compartir objetivos y valores comunes con sus grupos de interés”.

Para activar verdaderamente el propósito, Caramuti asegura que es fundamental “el compromiso de todas las personas que forman la organización, que cada una sea consciente de su aportación al objetivo común”.

Nuevas formas de trabajo

La pandemia ha forzado un incremento notable en el uso de internet y esta mayor conectividad ha motivado a su vez un aumento de los riesgos relacionados con la ciberseguridad. Por ello, este asunto está este año entre los aspectos más tenidos en cuenta por las organizaciones. Además, esta edición del Approaching the Future incorpora la consulta de a qué ámbitos tienen previsto las empresas dedicar más recursos en los próximos tres años, y la ciberseguridad es una de las áreas prioritarias, junto con la digitalización, nuevas formas de trabajo y la adaptación al Covid-19.

La digitalización genera nuevas oportunidades para las empresas. Y el ámbito en el que las compañías más centran los esfuerzos en materia de digitalización es en el desarrollo de procedimientos internos para la organización del trabajo y la mejora y eficiencia de los procesos (74,4%). Además, un 65,3% asegura estar avanzando en la digitalización con el foco en sus clientes y otro 57,8% de entidades trabaja en el desarrollo de nuevos productos y servicios digitales.

El Covid-19 requiere que las personas trabajen de formas radicalmente nuevas, ya sea de manera remota o en persona con procedimientos de seguridad. Para afrontar estos retos, un 29,9% de las organizaciones trabaja de forma prioritaria en nuevas formas de trabajo, y para los próximos tres años esta será la segunda tendencia en la que más invertirán recursos

Normas
Entra en El País para participar