Bebidas

Coca-Cola EP no descarta futuras compras tras integrar Amatil

La embotelladora prevé amortizar en tres años la deuda generada por la adquisición

Coca-Cola EP no descarta futuras compras tras integrar Amatil

Coca-Cola Europacific Partners (CCEP) la nueva denominación de lo que hasta ahora era Coca-Cola European Parnets, no descarta futuras adquisiciones para continuar con su crecimiento global, después de cerrar a finales de abril la adquisición de Amatil, con la que la embotelladora llega a mercados como el australiano, el neozelandés o el indonesio.

Así lo confirmó Víctor Rufart, responsable de la oficina de integración de CCEP una vez finalizada la operación de ompra, en un encuentro con medios. “Nuestra voluntad es la de presentar nuestra candidatura allá donde haya oportunidades. La ambición es crecer y expandir nuestro modelo a otros mercados”, explicó el ejecutivo. Este puso como ejemplo los procesos de integración anteriores, primero en España y luego en Europa.”Cuando integramos los ocho embotelladores españoles en Coca-Cola Iberian Partners nos preguntamos qué sera lo siguiente. Y fue la integración europea”, explicó Rufart.

Este aseguró que la oportunidad de Amatil era única dentro del ecosistema de embotelladores del grupo de bebidas refrescantes, ya que la mayor parte de su accionariado, un 69%, cotizaba en Bolsa y el esto estaba en manos de la propia Coca-Cola Company.

“En otros casos suele haber accionistas de referencia, como es lo que sucede con CCEP [donde la familia Daurella controla un 39%]”. Por eso, añadió, los movimientos “no son tan obvios”, ni hay un planteamiento por parte de Coca-Cola de que se produzca una consolidación entre sus embotelladores. “Uno no se expande donde quiere, sino donde puede”, resumió Rufart.

En cualquier caso, antes de futuros movimientos, CCEP tendrá primero que “digerir” la adquisición de Amatil, cerrada por un montante total cercano a los 6.000 millones de euros y que la compañía embotelladora ha financiado a través de nueva deuda, en concreto, mediante la emisión de un bono contra su balance que ha incrementado su apalancamiento financiero.

“Con la generación de caja que prevemos podemos reducir la deuda a los niveles anteriores a la compra en un plazo de tres años. Y lo haremos de forma balanceada, haciendo una amortización progresiva en la medida que el mercado se recupere. En Europa no lo prevemos hasta finales de 2022, por ejemplo, por lo que seguramente esa amortización sea más fuerte a partir del segundo año”.

La compra de Amatil permite a CCEP acceder a dos segmentos casi desconocidos hasta ahora: las bebidas alcohólicas y el café. En el primer punto, la embotelladora australiana tiene un acuerdo con la compañía de espirituosos Jim Beam para embotellar algunas de sus referencias.
“Es un negocio que nos llamó mucho la atención porque es bastante sólido e importante. El sistema Coca-Cola siempre mira las sinergias con el mundo del alcohol, pero la regulación es distinta en cada caso. Queremos aprender de Amatil”. Esta vía de negocio supone en torno al 16% de la facturación de esta, mientras que el café es una parte poco significativa. Aun así, Rufart ve posibilidades. “Vemos el potencial de la categoría, queremos entrar ahí, y queremos hacerlo bien, aunque en Amatil es café en grano y solo a distribuidores”.

Normas
Entra en El País para participar