Industria

Villar Mir deja la presidencia ejecutiva de su holding familiar cercano a los 90 años de edad

El empresario cede el cargo a su hijo Juan Villar-Mir de Fuentes

El empresario Juan Miguel Villar Mir junto a su hijo y sucesor en el holding familiar Juan Villar-Mir de Fuentes.
El empresario Juan Miguel Villar Mir junto a su hijo y sucesor en el holding familiar Juan Villar-Mir de Fuentes.

Deja la primera línea ejecutiva una de las figuras más relevantes del empresariado español en las últimas décadas, Juan Miguel Villar Mir. El empresario da por cerrada su larga etapa de 34 años al frente del holding empresarial al que da nombre, Grupo Villar Mir. Cercano a los 90 años de edad, cede la presidencia ejecutiva a su hijo Juan Villar-Mir de Fuentes, como ya hiciera años atrás con el traspaso de poderes en la constructora cotizada OHL.

Villar Mir padre seguirá vinculado como presidente de honor, pero ya fuera del consejo de administración. Este último está integrado ahora por Juan Villar-Mir, que ha sido vicepresidente y consejero delegado desde la constitución del conglomerado, sus hermanos Álvaro y Silvia como consejeros, y su cuñado Javier López-Madrid como consejero delegado.

Grupo Villar Mir fue fundado en 1987 con la adquisición de Inmobiliaria Espacio y de la empresa de construcción Obrascón. Desde esa base llegaron otras compras, la mayorías a precio de derribo. Villar Mir reflotó empresas y las hizo brillar hasta bien entrada la pasada crisis financiera. Hoy por hoy el holding familiar sigue teniendo presencia en las energías renovables, electrometalurgia, inmobiliaria y construcción.

El controvertido empresario, con adeptos y críticos a partes iguales, se ha visto envuelto durante los últimos años en escándalos políticos y empresariales. De él se ha dicho que apoyó financieramente a partidos políticos, que permitió una gestión fraudulenta de negocios en México, o que contaba con el respaldo del rey emérito para prosperar. Sin embargo, siempre ha sostenido que ni el ni sus empresas han tenido tacha ante la justicia. También está entre los emprendedores que más empleo y actividad han creado en la etapa moderna de este país.

El mal trago ya en la recta final de su trayectoria profesional ha sido el de ver cómo sus empresas, especialmente OHL, perdían valor. De contar con una participación de control en esta última y paquetes de referencia en Colonial o Abertis, Grupo Villar Mir se vio forzado a deshacer esas posiciones y a vender negocios como Fertiberia. El impacto del coronavirus ha terminado haciendo necesaria la petición de socorro al fondo de rescate de empresas estratégicas que gestiona la SEPI.

Una trayectoria brillante

El decano de los empresarios de la construcción es doctor ingeniero de caminos, canales y puertos; Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense; Diplomado del Economic Development Institute de Washington D.C. y en los Cursos Superiores de Administración de la Empresa de la Escuela de Organización Industrial EOI. Es dos veces Catedrático por oposición de la Universidad Politécnica de Madrid y pertenece a cuatro Reales Academias, siendo Académico de Número de la de Ciencias Morales y Políticas y la de Ingeniería.

El grupo relata, a través de un comunicado, que un Villar Mir con 36 años de edad sacó de la suspensión de pagos a Hidro-Nitro Española a petición de los tres mayores bancos del momento (Banesto, Hispano y Central), y con 38 asumió a petición de las tres entidades más industriales del momento (Bilbao, Vizcaya y Urquijo) el cargo de presidente de Altos Hornos de Vizcaya, que ejerció durante un periodo de seis años, que fueron los de mayores producciones y beneficios en esa empresa centenaria.

En 1987, con 55 años, decidió comenzar su actuación por cuenta propia, creando Grupo Villar Mir. Partiendo de cero fondos propios fue desarrollándose mediante la adquisición de empresas españolas y extranjeras, que se encontraran en graves dificultades o crisis financieras, saneándolas y haciéndolas prósperas en todos los casos. Sus recetas, recuerda a día de hoy, eran la innovación e internacionalización.

También destaca su paso por la política sin haber pertenecido a ningún partido. Así, desempeñó los cargos de Vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos y ministro de Hacienda en el Primer Gobierno de la Monarquía, al comenzar la transición política.

Normas
Entra en El País para participar