En las entrañas del mejor teatro de ópera del mundo

Ha recibido el Oscar a la mejor compañía de ópera, el objetivo desde la reapertura en 1997

teatro real Ver fotogalería
Vista del interior del Teatro Real desde el foso de la orquesta.

Los casi 300 profesionales que conforman el Teatro Real están de enhorabuena. El coliseo fue reconocido este lunes, durante la gala de los International Opera Awards, como mejor compañía de ópera del mundo. En esta ocasión, el teatro, que ya había sido nominado en otra ocasión (2018), compartía la carrera con la Royal Opera House de Londres (Reino Unido), la Finnish National Opera de Helsinki (Finlandia), la Ópera de Frankfurt (Alemania), la Opéra Comique de París (Francia) y La Monnaie/De Munt de Bruselas (Bélgica).

El jurado destacó tanto la extraordinaria temporada de 2019 como el hecho de que fuera uno de los primeros grandes coliseos que reabrió sus puertas tras el confinamiento de 2020. Lo hizo en julio con una aclamada adaptación de La traviata, de Giuseppe Verdi, una de las obras más representadas en el teatro, que ha visto levantar su telón hasta en 272 ocasiones. Pero, más allá de los grandes clásicos, el escenario del Real también ha sido testigo de importantes novedades. Desde su reapertura, en 1997, ha acogido 14 estrenos mundiales de ópera, uno de ellos, Je suis narcissiste (2019), de Raquel García-Tomás, estaba nominado también en los International Opera Awards, en la categoría de mejor estreno mundial.

Cada departamento de la compañía está dividido en tres grupos, cada uno de ellos dedicado a un título diferente, para acompañar la representación de cada obra de principio a fin. Un proceso, desde que se programa hasta que se sube por primera vez el telón, que lleva unos tres años y que realizan hermanados con otra institución para repartir costes y esfuerzos.

En 2019, sus ingresos ascendieron a más de 56 millones de euros, solo un 26% de los cuales fueron de origen público. El resto de la financiación se consigue a través de patrocinio, del alquiler de espacios, de la venta de entradas o de sus más de 20.000 abonos.

El equilibrio económico es una de las preocupaciones de la institución, que encargó un estudio a Deloitte para analizar el impacto socioeconómico de la misma en su entorno. Así, el estudio concluyó que por cada euro que la Administración Pública invertía en el teatro, este contribuyó con cinco euros al PIB de la Comunidad de Madrid. Además, ingresó directamente a las arcas públicas 1,80 euros, en forma de impuestos y pagos a la Seguridad Social, por cada euro subvencionado. Asimismo, la actividad del Real contribuye a mantener anualmente 1.428 empleos directos, indirectos e inducidos.

Este reconocimiento sitúa al Teatro Real en el mapa de los primeros teatros de ópera del mundo, recuperando el prestigio que tuvo en el siglo XIX. Lo subraya el presidente del patronato de la citada institución, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, para quien este premio conlleva también una mayor exigencia en el ejercicio de su proyección institucional y artística. También cree que, a corto plazo, no habrá consecuencias prácticas apreciables porque el premio viene a reconocer y consolidar una relevancia que ya se había alcanzado, “pero a medio y largo plazo, sí que será significativo”.

En su opinión, el Teatro Real ya coproduce en términos de igualdad con los principales teatros de ópera internacionales. Un ejemplo es el reciente estreno mundial de Peter Grimes, una coproducción del Teatro Real con la Ópera de París, la Ópera de Roma y el Covent Garden, de Londres.

Normas
Entra en El País para participar