Salvamento

Los minoritarios de Sniace preparan una oferta para evitar su liquidación

El expresidente de Amper, Clemente Fernández, negocia la reapertura de la fábrica de la empresa con la ayuda de fondos de capital riesgo

Vista exterior de la factoria de Sniace en la localidad cántabra de Torrelavega.
Vista exterior de la factoria de Sniace en la localidad cántabra de Torrelavega. EFE

Clemente Fernández, expresidente de Amper y lider de la plataforma AbengoShares, que agrupa al 20% de los minoritarios de Abengoa SA, mira hacia otra compañía con serios problemas. Fuentes conocedoras de la situación señalan que prepara una oferta para la reapertura de la fábrica de Sniace, con el objetivo de que la papelera vuelva a cotizar. Esta eventual operación no tiene nada que ver con la de rescate de Abengoa junto a los Amodio.

La oferta se vehicularía con fondos de capital riesgo con los que se encuentra negociando Fernández y con otra sindicatura de pequeños accionistas, que tendrían al menos un 35% del nuevo capital. Las fuentes consultadas señala  que estos inversores esperan tener en breve una propuesta, que tiene como objetivo buscar la apertura de todo el centro productivo y contratar a los trabajadores necesarios para operar el complejo que se estiman en más de 400 trabajadores

SNIACE 0,05 0,00%

Sniace quedó excluido de cotización en Bolsa el 14 de julio del año pasado, al haberse abierto la fase de liquidación de la compañía de acuerdo con la Ley Concursal. El último precio marcado por los títulos de Sniace fue de 0,046 euros, tras caer más de un 53% en un año.

El 10 de junio de 2020, el titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid dictó un auto por el que quedaba despedida toda la plantilla de la empresa Sniace de Torrelavega, que hace cinco meses anunció el cese de su actividad y solicitó la liquidación. Esta medida afectó a unos 350 operarios, ya que los restantes hasta cerca de 420 eran eventuales que acabaron su contrato en marzo.

Sniace solicitó en febrero del año pasado la liquidación de la sociedad ante la imposibilidad de "mantener la viabilidad financiera de la compañía y atender en tiempo y forma sus obligaciones de pago". La empresa había puesto en marcha varias medidas para sanear su patrimonio y finanzas, entre las que estaban el aumento de capital, la búsqueda de inversores o la renegociación de la deuda concursal.

Sin embargo, "la drástica caída de los precios de la celulosa dissolving, de la fibra viscosa y del precio de venta de la electricidad" junto con la decisión de Cogen Energía España de dar por terminado el 29 de febrero el contrato suscrito en 2017 para el arrendamiento y gestión de la explotación de la planta de congeneración, han acabado con el interés de estos posibles inversores y "truncado la evolución de las actuaciones" que se estaban realizando para sanear la empresa, explica Sniace.

Normas
Entra en El País para participar