Renovables

Opdenergy estalla el boom de los estrenos bursátiles en las energías renovables

La caída de Ecoener causa temor y su rival paraliza su estreno; las colocaciones de Acciona Energía y Factor están ahora en el limbo

Renovables Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La gran fiesta de salidas a Bolsa prevista para este año tiene visos de no llegar a producirse nunca. El malparado debut de Ecoener, que en su primera jornada como cotizada cedió un 15,25% y ayer restó otro 1%, ha causado temor. Opdenergy, que carecía de libro suficiente para cubrir su ampliación por entre 325 y 375 millones de euros, ha decidido retrasar la fecha de su estreno, prevista para mañana viernes. Un aplazamiento sin nueva fecha prevista ante las “inestables condiciones de los mercados en su conjunto y para las compañías de energías renovables”, que ha sido adoptado tras consultar con las entidades coordinadoras globales, Santander, y Citi.

Ecoener se vio obligada a reducir a la mitad su ampliación de capital ante las dificultades para cubrir su libro y optó por retrasar varios días su estreno y fijar su precio de salida en la parte baja, 5,9 euros por acción, que llegaba en la alta a los 7,25. Opdenergy, por su parte, había establecido una banda de precios orientativa entre los 4,26 y los 5,2 euros, que la valoraba entre los 826 y los 926 millones, pero tenía serias dificultades para lograr la demanda necesaria, según fuentes financieras.

El aplazamiento de Opdenergy llueve sobre mojado, dado que Capital Energy, otra de las empresas renovables que tenía previsto salir a cotizar este año aplazó su estreno tras detectar que el apetito de los fondos de inversión por el sector se estaba moderando y que las tasaciones preliminares que recibía se situaban por debajo de las expectativas iniciales de unos 2.000 millones. Semanas antes Grenergy optada por adelantarse a los nuevos estrenos y acometer una ampliación de capital acelerada por 105 millones de euros, equivalentes al 13% de su capital, para crecer. Y lo hizo con un descuento superior al 12%.

Unas decisiones que ponen en riesgo el aluvión de salidas a Bolsa previstas para este año en el mercado español tras la sequía desde finales de 2018, cuando debutó Solarpack, y solo rota por Soltec el año pasado. El mercado esperaba un tropel de estrenos relacionados con las energías renovables, al calor del interés de los grandes fondos por el sector y tras los buenos resultados registrados en Bolsa en 2020 por las compañías: Solaria se disparó un 248%, Grenergy sumó un 158%, Soltec un 174% y Solarpack, un 122%.

“Hay pocas barreras de entrada en el sector y muchos operadores. Hay mucha oferta pero el mercado ha querido distinguir unas empresas de otras y no se está mostrando dispuesto a pagar mucho por las carteras de proyectos en desarrollo, por lo que se están frenando o posponiendo los planes de salida a Bolsa o buscando otras vías de financiación”, explica Aránzazu Bueno, analista de Bankinter del sector energético.

Bueno reconoce que al calor de las subidas en Bolsa registradas por el sector el año pasado “hay más oferta, los inversores piden más visibilidad de las carteras y no todo vale”, por lo que ve más acorde la búsqueda de financiación a través de un private equity, un socio industrial o un fondo de infraestructuras.

Repsol ha decidido cambiar el guion para su filial de renovables y buscar primero un socio y en un segundo lugar sacar a Bolsa a la firma y Gransolar busca ya a un comprador Está por ver qué decide Acciona con su filial de renovables, con valoraciones superiores a los 10.000 millones, y también Factorenergia. Ambas trabaja ya en su salida al mercado.

Normas
Entra en El País para participar