Tabaco

La venta de cigarrillos toca fondo tras el peor primer trimestre desde que hay datos

Desde 2005 el mercado ha perdido un 54% de unidades de cajetillas vendidas

Tabaco Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El mercado tabaquero español sigue engordando su tendencia negativa, iniciada a raíz de la llegada de la pandemia del Covid-19. Si el 2020 fue el peor año para las ventas de cigarrillos desde 1989, primer ejercicio del que se tienen datos, el primer trimestre de 2021 también ha resultado ser el peor arranque del año según la estadística disponible en el Ministerio de Hacienda, que informa de los resultados de manera mensual desde 2005.

Entre enero y marzo se vendieron en España 473 millones de unidades de cajetillas de 20 cigarrillos, lo que representó una caída del 8% respecto al mismo trimestre del año pasado, pese a que en marzo de 2020 empezaron a notarse los primeros efectos de la pandemia en el mercado.

Pero el lastre principal de este primer trimestre estuvo en el arranque del año. La tercera ola de la pandemia desplomó un 19% las ventas en enero, y febrero registró otra caída importante, del 9,7%. En marzo las ventas mejoraron un 6%, mes en el que se levantaron restricciones en distintas autonomías y que también arrastra el efecto de la comparación con el mismo mes de 2020, cuando comenzó el confinamiento.

Esos 473 millones de cajetillas vendidos en la Península y en Baleares en el primer trimestre suponen un nuevo suelo, y muestran cómo el mercado ha perdido un 54% de lo que vendía en 2005. Entonces se superaban los 1.000 millones de cajetillas y hoy no llegan a los 500 millones. Entre medias han pasado crisis financieras, sanitarias y diversas subidas de impuestos, que explican que las ventas en valor no hayan caído en la misma proporción.

En el primer trimestre de 2021 estas fueron de 2.141 millones de euros, un 8,1% menos que en el mismo periodo de 2020. Respecto a 2005 la caída es del 5,7%, pero si se compara con 2008, cuando se llegó a 2.663 millones, la diferencia llega al 20%.

La persistencia de restricciones en actividades a las que se asocia el consumo de cigarrillos, como la restauración o el ocio nocturno, impactan en el consumo al reducirse los momentos destinados al mismo. En el momento en el que algunas de ellas se levantan el mercado recupera parte de su pulso.

En marzo, por ejemplo, la venta de cigarrillos fue un 28% superior a la de febrero. Todas las comunidades autónomas registraron crecimientos, el mayor en Navarra con un 38%, pero con otras como Euskadi, Galicia, Extremadura, Cataluña, Baleares o Castilla y León superando el 30%.

El dato positivo para el sector: las ventas de cajetillas en marzo fueron un 4% superiores a las del mismo mes de 2019, es decir, por encima del nivel previo a la pandemia del Covid-19.

Normas
Entra en El País para participar