Finanzas

Kutxabank gana un 32,7% menos sin atípicos y por el retraso en dividendos

Beneficios de 61,8 millones tras provisiones de 41 millones

Sede de Kutxabank en Bilbao.
Sede de Kutxabank en Bilbao.

Kutxabank ganó 61,8 millones netos en el primer trimestre, un 32,7 % menos, porque en el arranque de 2020 realizó operaciones atípicas, como la venta del negocio de depositaría de fondos a Cecabank. Además, en el mismo periodo del año anterior recibió dividendos de su cartera de participadas que este año (caso de Iberdrola) se retrasan al segundo trimestre. Su inversión empresarial está valorada en 2.100 millones tras una revalorización del 14 %.

También con cargo a los resultados, Kutxabank realizó provisiones por 41 millones. El grupo que preside Gregorio Villalabeitia cierra al pasado 31 de marzo con un volumen de negocio de 117.000 millones, tras un incremento del 9,2 % por el tirón en la contratación de hipotecarios. Tiene una cuota del 45,7 % en Euskadi, del 16,4 % en Andalucía (a través de su filial CajaSur) y de cerca del 10 % en el conjunto de España.

La entidad suma tres trimestres consecutivos en los que superado el volumen de 1.000 millones en cada uno de ellos en nuevos créditos a la compra de viviendas. En el ámbito de préstamos a empresas, el negocio se ha incrementado un 7 % de enero a marzo.

En recursos de fuera de balance, Kutxabank ha captado 750 millones en suscripciones netas a su oferta de fondos de inversión, un 53 % más que en el arranque de 2020. Ocupa el quinto puesto en España por su negocio de planes de pensiones, EPSVs (el modelo vasco de esta cobertura) y fondos de inversión.

En un entorno complicado por la pandemia, la entidad ha rebajado en trece puntos básicos su tasa de morosidad y la ha situado en el 2,19 %, frente a la media del sector del 4,55 %. Ha rebajado su saldo de activos dudosos en 290 millones.

En el núcleo de su negocio bancario, Kutxabank creció un 5 % en ingresos, por aumentos del 9,7 % de las comisiones, hasta casi 140 millones, y del 0,7 % del margen de intereses, que contabilizó 137,1 millones. La división de seguros siguió aportando. Creció un 11 % y contribuyó con 33 millones al balance consolidado.

El margen bruto registró una caída del 2,7 %, hasta 272,5 millones, por la citada ausencia en el primer trimestre de atípicos y por el retraso en el pago de dividendos. El control interno propició una caída del 7,5 % de los gastos de explotación, que se situaron en 148,4 millones. Una estrategia de contención que dejó el margen de explotación en 124 millones, con una mejora del 3,9 %.

Normas
Entra en El País para participar