Tecnología

Indra triplica su beneficio hasta marzo y recupera su nivel de actividad pre-crisis

La compañía gana 22 millones en el primer trimestre, un 255% más que en el mismo periodo de 2020. Sus ingresos suben un 2,2%, hasta 751 millones, y su ebitda, un 25%

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.

Indra ha dado un fuerte impulso a su negocio en el primer trimestre de 2021. La compañía tecnológica ha elevado sus ingresos un 2,2% frente al mismo periodo de 2020, hasta los 751 millones de euros, y ha más que triplicado su beneficio. Sus ganancias netas fueron de 22 millones frente a los 6 millones que obtuvo en el primer trimestre de 2020 y a los 18 millones del mismo periodo de 2019.

Los márgenes del grupo se impulsaron por encima de del crecimiento de ingresos. Así, el ebitda, de 63 millones, creció un 25%, y el ebit se disparó un 104% hasta los 39 millones.

“Los resultados han sido muy buenos, ya que muestran la recuperación de los niveles de actividad de 2019 previos a la pandemia, al tiempo que reflejan una mejora de márgenes por la contención de costes”, ha señalado el presidente de la compañía, Fernando Abril-Martorell.

El directivo resaltó que los ingresos de Minsait del primer trimestre de 2021, que han sido de 489 millones (un 0,3% menos que en el mismo periodo de 2020), ya superan a los del primer trimestre de 2019, mientras que los de Transporte y Defensa, que han ascendido a 263 millones (un 7,3% más), casi los igualan. Y todo, ha añadido, “pese a que continúan produciéndose retrasos importantes en algunos proyectos por las restricciones de movilidad que siguen vigentes”.

Por divisiones, la de tecnologías de la información (Minsait) redujo sus ingresos un 0,3% y situó su margen Ebit por encima del 4% (frente al 1,5% registrado en el primer trimestre de 2020). Por su parte, la división de Transporte y Defensa incrementó sus ingresos un 7,3% y su ebit un 58%. Defensa aumentó sus ingresos un 21%, principalmente por su negocio internacional. Esta división es tradicionalmente la más rentable y aportó un margen ebit del 7,2%.

A través de Minsait, Indra adquirió a finales de 2020 el 70% de la empresa italiana SmartPaper, una compañía tecnológica de externalización de procesos de negocio, que ha facturado 9 millones en este primer trimestre.

Por geografía, los ingresos cayeron hasta los 388 millones en España, un 1,1% menos, y a 138 millones en América, un 7,8% menos. Por el contrario, crecieron en Europa, hasta los 144 millones, un 9,9% más, además de en Asia, Oriente Medio y África, donde aumentaron hasta los 81 millones, un 31,2% más.

La cartera de Indra logró un nuevo récord histórico y alcanzó los 5.322 millones de euros, un 10,9% más. La contratación neta cayó un 8,2%, fundamentalmente por el descenso en la división de Minsait, afectada en parte por la difícil comparativa respecto al primer trimestre de 2020, en el que la contratación subió fuerte al producirse renovaciones plurianuales de contratos relevantes, según detalló la compañía. Indra espera que la contratación en esta división vuelva a mostrar crecimientos en los próximos trimestres.

El flujo de caja libre volvió a mostrar un saldo negativo de 17 millones, incluidos  los 11 millones por el plan de reestructuración de la plantilla, frente a los 59 millones de saldo negativo del año anterior. Ello se ha debido, según la compañía, a una mejora de la rentabilidad de las operaciones, un menor consumo de capital circulante y un menor nivel de capex respecto al mismo periodo del año anterior.

En cuanto a la inversión en capital (capex) se ha situado en 4 millones de euros, 14 millones menos que en el mismo periodo de 2020. La deuda neta de Indra descendió en más de 100 millones frente al primer trimestre de 2020, alcanzando los 505 millones.

La compañía contaba con una plantilla a finales del pasado marzo de 48.979 empleados, un 2% menos frente al mismo mes del pasado año.

El presidente de Indra ha subrayado que los resultados obtenidos están en línea con los objetivos anuales de la compañía “y contribuyen a nuestro propósito de recuperar en este ejercicio los niveles pre-crisis de 2019, si bien la pandemia aún no está superada y continúa generando incertidumbre y complejidad en la gestión”.

Indra espera cerrar el año con más de 3.200 millones de ingresos en moneda local, un ebit por encima de los 200 millones y un flujo libre de caja de 120 millones, excluyendo las salidas de caja por los planes de transformación laboral.

Normas
Entra en El País para participar