Junta de accionistas

Torres justifica los despidos para garantizar el futuro de BBVA

El presidente de la entidad asegura que "los fondos Next Generation tendrán un impacto muy limitado en 2021"

Como era de esperar, en el turno de intervenciones en la junta de accionistas de BBVA, fueron las quejas y la petición de explicaciones de los sindicatos a la cúpula de la entidad sobre el ajuste de plantilla y cierre de oficinas que el banco pondrá en marcha en las próximas semanas las que acapararon gran parte de las intervenciones. La subida de comisiones por parte de la entidad también fue una queja de accionistas, a lo que se sumó preguntas sobre el caso Cenyt, los gastos que representa aún  el anterior presidente de BBVA, Francisco González, completaron las preguntas que los accionistas dirigieron al presidente de la entidad, Carlos Torres Vila.

El banquero, que no facilitó cifra algunos sobre el ERE que pondrá en marcha el banco en España, justificó el plan de reestructuración y que incluye su primer despido colectivo, como algo "necesario" para garantizar la viabilidad futura de la entidad.

Torres insistió en que la entidad quiere "trabajar con los sindicatos para garantizar la sostenibilidad del banco" y alcanzar el mejor acuerdo para todos.

La reestructuración prevista en España, ha dicho, es "necesaria" por la situación actual del sector y de la economía y por los bajos tipos de interés, además de la aceleración de la digitalización por la pandemia, junto con la entrada de nuevos actores digitales en el mercado.

Los sindicatos presentes en la junta, que se celebró telemáticamente a causa de la pandemia, reclamaron que las salidas de empleados previstas en el plan de despido colectivo sean voluntarias o "no traumáticas" y criticaron el incremento de la remuneración variable
de los directivos que hoy ha aprobado la junta.

También denunciaron las presiones y coacciones "insostenibles" a las que se ve sometida la plantilla por parte de los mandos intermedios, así como las desigualdades salariales entre hombres y mujeres que existen en la entidad.

A este respecto, Torres les contestó que la entidad se opone a cualquier "extralimitación", que no se corresponde con sus valores, y confía en que "en caso de existir" situaciones de este tipo serían "casos aislados". Y pidió que se comunique al banco cualquier situación de presión que se extralimite.

En cuanto a la subida de comisiones, anunciada hace unas semanas, y que se suma a otra llevada a cabo hace unos meses, Torres aseguró que esta nueva oferta, que se aplicará a partir de junio de este año, priorizará la vinculación de clientes y la gestión de liquidez. "Las comisiones siguen siendo competitivas frente a competidores, los clientes más vinculados tendrán exenciones de comisiones. También señalar que el banco cumple con la exigencia de comunicar estos cambios
de forma clara", añadió en el turno de respuestas a los accionistas.

En su intervención antes del turno de los accionistas, Carlos Torres explicó que confía en que en este año se producirá un rebote "importante" de la economía mundial, sobre todo en el segundo semestre, que palíe en parte el descenso del 3,2% del PIB internacional en 2020.

Torres alabó el paquete de estímulos fiscales de Estados Unidos y especificó que el programa Next Generation de la UE, con fondos de 140.000 millones para España, tendrá un impacto "bastante limitado" en 2021, aunque "nos debe ayudar a salir reforzados de esta crisis".

Es su segunda junta en la pandemia. La anterior se celebró el 12 de marzo del año pasado, un día antes de la declaración del Estado de alarma. Torres, destacó que el banco donó 35 millones para la lucha contra la Covid-19 y otros 11 millones a través de aportaciones de clientes y empleados.

El total de ayudas se elevó a 140 millones, según resumió Torres, con un impacto en 12 millones de personas. Torres insistió en la estrategia de digitalización de BBVA. La captación de clientes por esta vía creció un 56% en 2020.

La venta del negocio de Estados Unidos, que generó 8.500 millones de capital, "nos permite invertir en mayor reducción de costes", la única referencia a ajustes internos en su intervención en la junta, antes de las preguntas de los accionistas.

BBVA quiere situarse como uno de los bancos más sostenibles del mundo. Carlos Torres aprovechó la junta para volver a incidir en los mensajes de sostenibilidad y en el compromiso del banco. El reparto de dividendo y la recompra del 10% de las acciones del banco, con el capital obtenido por la venta de su filial en Estados Unidos, completan sus mensajes a los accionistas.

"La lucha contra el cambio climático requiere la involucración de todos. Además de ser una necesidad para el planeta, es sin duda una oportunidad. Queremos ayudar a nuestros clientes en su transición hacia un mundo más sostenible e inclusivo, con financiación, asesoramiento y soluciones innovadoras. Por ello hoy anunciamos el compromiso de BBVA de ser neutro en emisiones de carbono en 2050. Con ello adelantamos en 20 años el escenario base del Acuerdo de París", ha declarado Torres.

El presidente de BBVA señaló que los bancos tienen un rol destacado para “analizar oportunidades de inversión y gestionar los riesgos asociados” al cambio climático

Sobre la venta de la filial del grupo en Estados Unidos, Torres ha explicado: “Tenemos una posición de fortaleza extraordinaria que nos aporta una enorme opcionalidad estratégica para seguir generando valor para el accionista”

En este sentido, ha anunciado un plan de recompra de acciones de hasta el 10% del capital, una vez se cierre la venta de nuestra filial en EE. UU, una compensación para el accionista que ya estaba prevista.

Dividendo

BBVA repartirá con cargo a los resultados de 2020 un dividendo de 0,59 euros por acción que será abonado a finales de este mismo mes. Para 2021 quiere retomar una política de retribuciones que suponga entre el 35% al 40% del beneficio, "una vez que se levanten las restricciones impuestas por el Banco Central Europeo.

En este ámbito, Torres ha asegurado que “BBVA ha sido la entidad del sector en España con el mejor retorno para el accionista en los últimos dos años, desde el comienzo de 2019 hasta el día de hoy”, con un retorno positivo cercano al 8%.

Además del reparto del dividendo y de otros como los bonus de la dirección, la junta también aprobó la reelección de los siete consejeros de BBVA cuyo mandato finaliza en 2021, la política de remuneraciones de los consejeros para los años 2021, 2022 y 2023 y la reelección de KPMG para la auditoría del ejercicio 2021.

La junta de accionistas de BBVA se ha llevado a cabo el mismo día en el que CaixaBank anunció el mayor plan de ajuste puesto en marcha por un banco español, con la salida de 8.291 empleados.

El banco sigue pagando la seguridad de González

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, ha explicado este martes que la entidad continúa pagando el servicio de seguridad que protege a su antecesor en el cargo, Francisco González, porque tiene derecho a ello "por contrato".
En su respuesta a uno de los accionistas que preguntaron en la junta
celebrada hoy por el estatus actual de González, investigado en el caso
Cenyt, Torres Vila ha insistido en que "desde que cesó en su cargo, el
anterior presidente no genera retribución alguna, ni mantiene ningún
privilegio".

"Los únicos costes para el banco son los de sus servicios de seguridad",
a los que tiene derecho contractualmente, ha dicho.

Torres ha asegurado que su antecesor en el cargo no ha generado desde su cese ninguna retribución, no mantiene ningún privilegio y que el único coste para el grupo actualmente son los servicios de seguridad personal a los que tiene derecho contractualmente.

González dejó la presidencia ejecutiva de BBVA el 31 de diciembre de 2018 y renunció a cualquier posición en el consejo de administración del grupo. Únicamente mantenía la presidencia de honor del banco y de la Fundación BBVA, ambos sin ningún tipo de retribución económica.

Más tarde, el 14 de marzo de 2019, el banquero decidió abandonar "temporalmente" los cargos en la Fundación y en el banco a la espera de que concluyeran las investigaciones en curso sobre el 'caso Villarejo' "para evitar que se utilice su persona para dañar a la entidad".

Sobre el caso Cenyt, ha recordado que la colaboración del banco con
la justicia ha sido "la prioridad fundamental" de la entidad desde el
inicio del caso, "tal y como estableció el Consejo de Administración",
y a ello responden las actuaciones del banco en este ámbito.

Y esto "está siendo reconocido" en las diversas actuaciones del
procedimiento, ha explicado el actual presidente, para añadir que "la defensa
de la entidad es independiente de la defensa de los diferentes investigados
en el caso".

Sobre la documentación aportada por el banco, el presidente ha querido
recordar una vez más que ya había sido entregada en el juzgado que ve
la causa, pero que fue aportada de nuevo posteriormente tras serle
requerida.

Además, la entidad "informa puntualmente en el microsite de la web
corporativa creado especialmente a este efecto", ha dicho. 
"Seguiremos con la prioridad de colaborar con la justicia en el
esclarecimiento de los hechos", ha finalizado.

Normas
Entra en El País para participar