Banca

El neobanco español Rebellion inicia un plan para llegar a los 2 millones de clientes en 2022

Inicia la domiciliación de nóminas y recibos y en breve dará crédito

Con 200.000 usuarios, espera multiplicar la cifra por 10 entre este año y el próximo

Sergio Cerro, cofundador y CEO de Rebellion
Sergio Cerro, cofundador y CEO de Rebellion

El avance de los neobancos aumenta día a día. Su apuesta por ganar terreno a la banca tradicional les lleva a ofrecer cada vez un mayor abanico de productos y servicios hasta ahora reservados a las entidades financieras tradicionales. Este es el caso de la fintech española Rebellion. Fundada en 2017, para dar servicios financieros a una generación puramente digital, ahora amplía sus servicios y sus clientes, que tras la pandemia han pasado de una media de edad de 22 años a los 35 años, y subiendo este listón.

Su cofundador y CEO, Sergio Cerro, asegura que el Covid ha cambiado los hábitos de los clientes bancarios, que los ha hecho mucho más digitales, sea cual sea su edad.

Ahora, tras estos cambios Rebellion ha puesto en marcha un plan para captar hasta 2 millones de clientes en un año, hasta 2022. En la actualidad, cuenta con 210.000 clientes. Para lograr este objetivo, que supone multiplicar por 10 la cifra de usuarios actuales, el neobanco ha comenzado a ofrecer una cuenta corriente completa que permite operar a sus clientes de forma flexible e independiente.

“Esta era una de las funcionalidades más demandadas por los clientes desde el lanzamiento de Rebellion Pay”, explica Cerro, quien añade que con la inclusión de esta novedad, los usuarios de la fintech “contarán con una experiencia bancaria que cubrirá cualquier necesidad de su vida cotidiana situándose así al mismo nivel de servicios que, a día hoy, ofrece cualquier banco tradicional”. En solo dos semanas de vida de este servicio Rebellion está superando las previsiones, que fijan su objetivo para este año en la domiciliación de las nóminas de 30.000 clientes.

Automatizar servicios
El neobanco, que desde 2019 cuenta con licencia de dinero electrónico emitida por Lituania, ofrece a sus clientes IBAN español en las cuentas de Rebellion permitiéndoles automatizar el pago y cobro de los recibos de forma flexible e independiente y sin incluir cuotas mensuales. Rebellion no cobra comisiones, ni por sacar efectivo con sus tarjetas desde cualquier cajero de Europa. Por ello, “no será hasta 2026 cuando el banco empiece a obtener beneficios, una vez también reforzada la tecnología para crecer con una nueva ronde de financiación, que se llevará a cabo a finales de este año”.

Rebellion no tiene intención de salir de España en los dos próximos ejercicios, explica Cerro. “Queremos crecer en nuestro mercado, en el que estamos muy bien posicionados y valorados, con el 80% de nuestros clientes vinculados con una tarjeta de pago. Nuestros usuarios nos dan una puntuación del 4,8 sobre 5. Somos líderes y no queremos, de momento, perder el foco en España”, explica el directivo.

Tras abrir el neobanco a las domiciliaciones de nóminas y recibos, otro paso que dará es entrar en el crédito al consumo, lo que pondrá en marcha en la segunda mitad del año, pero antes comenzará a ofertar productos de inversión y ahorro, para en 2022 “iniciar la banca a la carta, por suscripción. Es entonces cuando comenzaremos a cobrar comisiones al cliente solo por lo que utiliza, no por casi todo como hace la banca tradicional, que ha echado al cliente, y ese cliente descontento que la banca tradicional considera de baja calidad es para nosotros top. Nosotros estamos haciendo y robando clientes a la banca tradicional más de lo que ella se cree”, declara Cerro.

Dentro de este plan de Rebellion también se encuentra llegar a una alianza con un banco tradicional.

El cofundador de Rebellion mantiene que las fusiones de la banca tradicional, como la de CaixaBank y Bankia, o la de Unicaja y Liberbank, “nos están beneficiando”. Y no descarta que a medio plazo “se produzcan también fusiones de neobancos”.

El despegue de los neobancos

85 millones de clientes. La base de clientes de los neobancos en Europa ha llegado a más de 15 millones desde 2011; los bancos minoristas han experimentado una disminución de 2 millones de clientes. Para 2023, los neobancos europeos podrían posicionarse con 85 millones de clientes (alrededor del 20% de la población mayor de 14 años), según datos de la consultora Kearney.

Con menos limitaciones. Con la nueva oferta de Rebellion este neobanco “supera así las limitaciones de la banca tradicional, dando un paso más en su objetivo de ser la alternativa perfecta que satisfaga las necesidades de los consumidores”, explica su cofundador, Sergio Cerro.

Normas
Entra en El País para participar