Deporte

La Superliga pone patas arriba el mercado de los derechos audiovisuales

El gasto de los operadores se desplazará al nuevo torneo y mermará a las ligas

La Superliga pone patas arriba el mercado de los derechos audiovisuales

La creación de la Superliga de fútbol va a tener un impacto decisivo en el ámbito de los derechos televisivos del fútbol en los países involucrados, afectando a los propietarios: Telefónica, DAZN, BT, Mediaset, Sky o Telecom Italia, entre otros.

Según fuentes del sector, si se lleva a cabo habrá un cambio en la estructura de este negocio, y estas compañías empezarán a pagar más por los derechos de la nueva competición y menos por los de las competiciones nacionales. “Esta situación ya se dio con la creación de la Euroliga de baloncesto, que provocó un descenso de los precios de los derechos de ligas nacionales como la ACB”, señalan estas fuentes, que apuntan que la calidad de los partidos de la competición continental aumentó, alcanzándose una mejora del propio espectáculo.

En el caso de España, Telefónica es la gran tenedora de los derechos del fútbol, tanto de la Champions como de LaLiga, si bien, bajo el actual escenario regulatorio, revende estos contenidos a Orange. En la actualidad, son las únicas que ofrecen estos contenidos a sus clientes. Telefónica tiene los derechos de la liga para esta temporada y la que viene (LaLiga tiene previsto celebrar la subasta para las siguientes temporadas en los próximos meses), mientras que, en Champions, adquirió los derechos a la UEFA en julio del pasado año para un ciclo de tres temporadas, hasta la 2023-2024, por un total de 975 millones de euros.

Fuentes del sector señalan que, ante un cambio en el escenario, este tipo de contratos contienen una serie de cláusulas, para poder cambiar los términos, incluidos los precios, si varían las condiciones de forma relevante. “Un tenedor de derechos los compra con unas determinadas condiciones, si cambian porque se marchan equipos esenciales para mantener el valor, puede articular mecanismos para proteger su inversión. No es lo mismo una liga con Real Madrid, Barcelona o Atlético de Madrid que una liga sin los tres grandes”, señalan. Otras fuentes recuerdan que, en baloncesto, los grandes equipos de la Euroliga siguen jugando la liga ACB, que ha podido mantener la calidad.

Telefónica no quiso ayer hacer comentarios sobre esta situación. En cualquier caso, estudiará el escenario según vayan desarrollándose los acontecimientos, puesto que los contenidos del fútbol son fundamentales para la oferta televisiva de su plataforma Movistar+.

El operador británico BT sí se refirió públicamente a la situación. Este, que posee los derechos de emisión para el país de la Liga de Campeones y de parte de la Premier League, a través de BT Sport, dijo que la creación de la Superliga tendría “un impacto muy dañino sobre el fútbol británico y limitará la contribución que este hace a la comunidad. “BT reconoce las preocupaciones planteadas por muchas voces y aficionados del fútbol, y cree que la creación de una Superliga europea tendría un efecto negativo en la salud a largo plazo del fútbol”.

Normas
Entra en El País para participar