Tecnología

Ametic lanza su red de innovación nacional con un primer nodo en Málaga

El polo malagueño aspira a atraer más de 1.500 millones de inversión público-privada y más de 500 millones de fondos europeos en los próximos diez años

Pedro Mier, presidente de Ametic.
Pedro Mier, presidente de Ametic.

Ametic, la patronal tecnología española, ha presentado hoy en Málaga la iniciativa Ricardo Valle Innovation Network (RVIN) con el objetivo crear una red de polos de innovación empresarial, apoyándose en aquellos lugares (nodos) donde ya existan núcleos de innovación empresarial (red de parques tecnológicos y científicos, universidades, centros tecnológicos, etcétera) y apoyar así la reindustrialización de España.

Pedro Mier, presidente de la patronal, destacó que se trata de una iniciativa liderada por el sector privado, aunque con vocación de colaboración privado-pública, que buscará el crecimiento y el fortalecimiento de las empresas, asegurando su competitividad futura mediante innovación disruptiva, digitalización y sistenibilidad”.

“El objetivo es trabajar en red, algo que es nuevo en España y que es clave en un contexto donde hay muchas áreas de desarrollo y las tecnologías avanzan a una gran velocidad”, insistió el presidente de Ametic, que añadió que la iniciativa, con vocación nacional, aspira a jugar un papel similar al que juega el Instituto Fraunhofer en la industria alemana, orientado a la aplicación industrial de las innovaciones surgidas de la investigación básica y aplicada para la mejora de su competitividad internacional. “Necesitamos una estructura que trabaje claramente orientada a la innovación empresarial”, remarcó.

Según explico Mier, el primer nodo de esta red está en Málaga, en el Instituto Innovalia Ricardo Valle, que servirá de modelo y estímulo para otros que esperan se sumen pronto. “Cada nodo se adaptará y organizará en función de las características propias del ecosistema en el que surja”, continúo. En concreto, el nodo malagueño, que aspira a atraer 1.500 millones de euros de inversión en los próximos diez años, estará orientado a tres áreas tecnológicas: microelectrónica (microprocesadores), tecnologías digitales (inteligencia artificial, ciberseguridad, industria 4.0) y redes avanzadas 5G+, todas ellas alineadas con los macroproyectos de la estrategia europea y del Gobierno español para los fondos europeos.

En concreto, se resaltó el esfuerzo que se va a hacer en el campo de los semiconductores, con el objetivo de transferir soluciones al sector, debido a la escasez de chips que hay en el mercado, que está poniendo en serios aprietos a algunas industrias como la de la automoción y la de la informática y la electrónica de consumo. Con esta apuesta por la microelectrónica, y en particular por los microcontroladores, se busca que la industria española aproveche las enormes oportunidades que se abrirán en los próximos años en áreas como el vehículo eléctrico y conectado, el internet de las cosas (IoT) y el edge computing.

El consejero delegado del Grupo Premo, Ezequiel Navarro, señaló que el nodo de Málaga, en el que llevan trabajando más de un año, cuenta ya con socios de primer nivel como Google, IBM, Telefónica, Vodafone o Ericsson, así como instituciones públicas como la Universidad de Málaga. "No sabemos cuál va a ser su impacto, pero aspiramos a alcanzar logros como los cosechados por el parque tecnológico [de Málaga] hace 30 años. Y aumentar las exportaciones en 3.000 millones, crear más de 100 empresas de base tecnológica y aumentar la capacidad de generar patentes", añadió Navarro.

Según cálculos del Instituto Ricardo Valle de Innovación, el impacto estimado del proyecto en la economía en Andalucía para los próximos diez años se traducirá en más de 500 millones de euros en atracción de fondos europeos, en la creación de más de 3.000 empleos en empresas, aumento en un 15% de la facturación de las compañías de la región, mejora en más de un 60% de la atracción de empresas internacionales y aumento de la inversión privada en I+D+i de 1.000 millones de euros.

La iniciativa ya ha presentado una serie de proyectos para optar a los fondos Next Generation del plan de recuperación a través de la Junta de Andalucía que suman 268 millones de euros. En concreto, los campos a los que se han presentado proyectos son microelectrónica (90 millones), 5G+ (10 millones), ciberseguridad (20 millones), vehículo conectado (39 millones), industria 4.0 (19,6 millones), sistemas aeroespaciales (25 millones) y salud (45 millones).

Igualmente, se han presentado manifestaciones de interés a los ministerios por un total de 183 millones para realizar un proyecto de microelectrónica entre 2021 y 2023 coordinado por Premo y Ametic (dotado de 90 millones) y un proyecto para crear un entorno 5G+, coordinado por Ericsson, que duraría entre 2021 y 2025 con una inversión de 29,2 millones de euros.

También hay otros proyectos de economía circular (30 millones, entre 2021-2025) y de inteligencia artificial y salud (34 millones), y un quinto sobre ciberseguridad en preparación, que contaría con Accenture, Ingenia, Dekkra, Virus Total (Google). El importe de este último no se ha hecho público, ya que los plazos para recibir manifestaciones de interés del Ministerio de Asuntos Económicos terminan el próximo 20 de abril.

En el evento han participado la secretaria general de Innovación, Teresa Riesgo; el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, quienes han mostrado su apoyo a la iniciativa.

Velasco explicó que la estructura del proyecto malagueño, que espera "esté operativo en muy poco tiempo", se articulará en torno a una fundación que contará con 2,1 millones de capital, 1,1 millones son privados (de los que 500.000 euros serán comprometidos por Unicaja y los 600.000 restantes se aportarán a razón de 30.000 euros por empresa). El resto será capital público, aunque dijo que aún debe decidirse qué administraciones regionales y locales aportarán el dinero.

Riesgo destacó, por su parte, la importancia de que en España se desarrollen "tecnologías habilitadoras", que se pueden utilizar tanto para el 5G como para la supercomputación o los vehículos eléctricos, y que se haga a través de estos polos de innovación, "porque son tecnologías esenciales, pero que no se hacen de la noche a la mañana. Son proyectos a largo plazo, que requieren mucha innovación". Por ello, dijo, desde el Ministerio de Ciencia e Innovación trabajarán para que otros actores se sumen a esta iniciativa.

Normas
Entra en El País para participar