El Ibex mantiene a salvo los 8.500 puntos pese a las dudas sobre las vacunas

Wall Street cierra la jornada con signo mixto tras novedades sobre la vacuna de Janssen

Ibex
Cartel cercano a la Bolsa de Nueva York. REUTERS

La indecisión fue la regla imperante este marters en las Bolsas. Después de las subidas registradas en el primer trimestre, los inversores necesitan nuevos catalizadores para prolongar las subidas, si no es de esperar que el movimiento lateral que se ha instalado en la última semana siga su curso. En una jornada en la que las dudas sobre las vacunas y sus efectos secundarios volvieron a cobrar protagonismo, el Ibex 35 cambió en reiteradas ocasiones de signo para cerrar finalmente en tablas (-0,09%), un resultado que le ayudó a mantener a flote la barrera de los 8.500 puntos, cota que llegó a perder en niveles intradía.

Los valores de corte defensivo como Solaria (5,2%) y Fluidra (2,77%) lideraron los ascensos. Junto a ellos se cuela Cellnex, que consigue sacudirse las pérdidas de las últimas sesiones y a falta dos jornadas para que finalice el periodo de suscripción preferente, se anota un 2,91%. En el lado opuesto se situaron Telefónica (-1,92%), IAG (-1,69%) y CaixaBank (-1,61%).

Mejor desempeño registraron el resto de Bolsas europeas. El Dax alemán se anotó un 0,13% pese a conocer que durante el mes de abril la confianza de los inversores alemanes ha descendido de nuevo ante a un confinamiento más estricto. El Cac francés repuntó un 0,36%; el Mib italiano, 0,59% y el FTSE británico, un 0,02%.

Al otro lado del Atlántico y a la espera de que hoy dé comienzo la temporada de resultados, una buena prueba de fuego para comprobar si los máximos de los últimos meses son sostenibles, el proceso de vacunación y la inflación centro la atención de los inversores. Los casos de trombos en EE UU asociados a la vacuna Janssen ha llevado a la agencia del medicamento a paralizar la inmunización mientras que en Europa se retrasa el envío de dosis. Antes de la apertura de la Bolsa de EE UU se ha conocido que la Agencia Federal de Salud (FDA) ha recomendado dejar de administrar la vacuna de Johnson & Johnson después de que seis receptores desarrollaron un raro trastorno de coágulos sanguíneos. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE UU celebrarán una reunión consultiva el próximo miércoles para revisar los casos.

Además, la atención de los inversores está hoy en la inflación de EE UU. Una hora antes de la apertura de Wall Street se ha publicado uno de los indicadores más seguidos por los bancos centrales. En un entorno marcado por el aumento de las expectativas de inflación, hoy EE UU ha confirmado que tras aumentar un 0,6% durante el mes de marzo, la tasa interanual marca máximos de agosto de 2018 al situarse en el 2,6% mientras la subyacente alcanza el 1,6%, en ambos casos una décima más de lo esperado por los analistas y casi punto porcentual más que en frebrero cuando cerraron en el 1,7% y el 1,3%, respectivamente.

Aunque la inflación supera ampliamente el 2%, esto no implica un cambio de postura por parte de la Fed en lo que a tipos de interés respecta. En agosto el banco central estadounidense flexibilizó su objetivo de inflación. Según las nuevas directrices periodos de baja inflación podrán compensarse con periodos en los que la tasa se sitúa por encima del 2%, sin que esto derive en un alza del precio del dinero, algo que de producirse podría poner contra las cuerdas la incipiente recuperación.

En este contexto, Wall Street ha cerrado en zona mixta, con el Dow Jones en rojo, pero registrando un nuevo máximo histórico en el S&P 500 y sólidas ganancias en el Nasdaq.

En el mercado de deuda la rentabilidad del bono de EE UU a 10 años baja al 1,65% desde el 1,66% previo mientras el español al mismo plazo se mantenía en el entorno del 0,38% y el alemán se situaba en el 0,29%.

Hoy además, el bitcóin ha superado por primera vez la frontera de los 63.000 dólares (52.985 euros) y ha marcado un nuevo récord, cerca ya de los 63.200 dólares (53.153 euros), impulsado por el temor de los inversores a la inflación. La criptodivisa ha alcanzado los 63.179 dólares (53.135 euros), aunque posteriormente ha perdido fuelle y ahora ronda los 62.800 dólares (52.816 euros), según datos de Bloomberg.

Normas
Entra en El País para participar