Resultados

La pandemia dilapida 31.000 millones de patrimonio neto del Ibex

Las empresas ocultan unas pérdidas de 34.200 millones

La pandemia dilapida 31.000 millones de patrimonio neto del Ibex pulsa en la foto

Las grandes empresas españolas afrontan 2021 en una situación de debilidad sin precedentes. El golpe del Covid-19 –y sus consiguientes confinamientos, toques de queda y medidas para tratar de contener la pandemia– ha dejado en los huesos a las compañías del Ibex 35. En 2020 han perdido 31.080 millones en patrimonio neto, más del doble de sus pérdidas declaradas. En un año ha pasado de sumar unos fondos propios por 429.385 millones a 398.305 millones, según las cifras remitidas a la CNMV. Esto deja a algunas grandes cotizadas cerca de necesitar una ampliación de capital para apuntalar su situación en cuanto sientan la recuperación.

Las empresas del Ibex han registrado unas pérdidas históricas, de más de 12.000 millones, que han cargado contra su patrimonio neto. Sin embargo, el menoscabo sobre los fondos propios es de más del doble que el de esas pérdidas declaradas. Esto es porque las empresas han cargado directamente contra el patrimonio algunas partidas, como el efecto de las divisas o de sus participadas, que en algunos casos tendrán que ir aflorando en los ejercicios posteriores. Estas pérdidas ocultas han sido de 34.200 millones, casi un 200% superiores a las declaradas.

Los números rojos que han afectado en mayor medida a las compañías más ligadas al negocio turístico o a las restricciones por el Covid-19. Por ejemplo, los fondos propios de Meliá se han reducido en el último un 60%, desde los 1.242 millones en 2019 a menos de 500 millones tras haber perdido 596 millones. Un caso similar es el de IAG que, pese a haber ampliado capital por 27.410 millones, ha sucumbido a las pérdidas por casi 7.000 millones y su patrimonio neto ha caído un 80%. Sus pérdidas ocultas han superado los 8.000 millones.

En cuanto a los grandes del Ibex, Telefónica ha perdido un tercio de sus fondos propios. Repsol, Ferrovial, ACS y Naturgy han sufrido un recorte de esta magnitud superior al 20%.

Son estos grandes grupos del Ibex los que cuentan con una mayor exposición al extranjero, fundamentalmente a América Latina. Esto, que en la anterior crisis fue una tabla de salvación en momentos críticos de la economía española, no ha sido sino un problema con esta recesión, que tiene un carácter totalmente global. De hecho, en algunos de los grandes mercados de estas empresas, como Brasil, la situación es incluso más delicada que en España. Las divisas de estos países se han depreciado, un movimiento letal para los intereses de las empresas españolas allí. Y es algo que ha disparado estas pérdidas ocultas, llamado resultado integral, de los pesos pesados de la economía española.

Por ejemplo, en el caso de Banco Santander esta cifra se dispara hasta los 17.266 millones, frente a las pérdidas oficiales de 8.771 millones. El patrimonio neto ha caído de los 100.000 millones euros, si bien para los bancos la medida de solvencia más importante es la regulatoria, que tiene su propio cómputo. Su ratio de capital de máxima calidad, CET-1, está en el 12.34%.

En el caso de Telefónica, estas pérdidas son de 4.281 millones. El efecto de la conversión de divisas es de 25.980 millones, de los cuales 15.363 millones corresponden al real brasileño. La libra esterlina le ha costado 3.344 millones y el bolívar venezolano, 3.754 millones. Y el peso argentino, 2.758 millones. Su patrimonio neto ha pasado de los 17.000 millones a los 11.000 millones en un año.

Las pérdidas integrales de Repsol han sido de 4.792 millones, un 45% superiores a los números rojos declarados de 3.289 millones. Esto ha dejado sus fondos propios en los 20.000 millones.

Las operaciones corporativas apuntalan el capital

De las 35 empresas del Ibex, ocho de ellas han conseguido mejorar sus fondos propios. Para ello han jugado un papel esencial las operaciones corporativas. Por ejemplo, la venta del negocio de BBVA en Estados Unidos por 9.700 millones ha conseguido mejorar su posición de capital, reforzar sus métricas de solvencia y elevar su patrimonio neto hasta superar los 50.000 millones. Un caso parecido es el de Cellnex, inmerso en una agresiva campaña de crecimiento y adquisiciones que financia a través de ampliaciones de capital. El año pasado colocó acciones nuevas por 7.000 millones, lo que le llevó a duplicar sus fondos propios. Otras empresas que han visto mejorar su patrimonio neto han sido Almirall, Bankinter, CaixaBank, Grifols, PharmaMar y Solaria.

Normas
Entra en El País para participar