Infraestructuras

Ferrovial confía en vender Servicios este año y en la capacidad de recuperación de sus concesiones

Del Pino asegura ante la junta que la compañía está abierta a oportunidades de crecimiento en América, Australia y Europa

El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, este mediodía en la junta de accionistas del grupo de infraestructuras.
El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, este mediodía en la junta de accionistas del grupo de infraestructuras.

El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, ha tenido que referirse un año más, ante la junta de accionistas, a las dificultades para materializar la desinversión en la voluminosa división de Servicios (5.000 millones en ingresos y 13.000 millones de cartera). Su compromiso, que ha remachado el CEO Ignacio Madridejos, es cerrar la operación este año.

“Está tomando más tiempo del previsto, pero estamos trabajando para seguir registrando progresos ciertos este mismo año”, ha dicho Del Pino durante su intervención. Las desinversiones de la compañía en 2020 alcanzaron los 501 millones, con la venta de los negocios de servicios en Australia (300 millones de euros), entre otros activos.

El presidente de Ferrovial ha lanzado un mensaje de cierto optimismo pese al duro ejercicio 2020 y a que este 2021 continúa marcado por la pandemia: “Las vacunas, los estímulos económicos y las medidas adoptadas por las propias empresas ya están dando sus frutos para la vuelta a la normalidad y la recuperación de la economía”, ha afirmado durante un discurso en el que se ha referido a la “fortaleza” de Ferrovial frente a la crisis.

La junta de accionistas ha aprobado un programa de dividendo flexible por un importe total equivalente a 0,513 euros por acción

“Contamos con una fuerte posición de caja y amplia liquidez, que refleja la buena salud financiera de la compañía”. A renglón seguido ha insistido en que Ferrovial “está preparada para aprovechar las nuevas oportunidades”. La compañía estudiará opciones de crecimiento en infraestructuras en  Australia, Europa y Latinoamérica, además de mantener especial interés en Norteamérica.

Entre las claves para la recuperación figura la capacidad que ya han mostrado las autopistas del grupo para levantarse cada vez que se han relajado las restricciones a la movilidad, que siguen afectando tanto a estos activos como a la división de aeropuertos. Pese a ello, Del Pino ha reconocido que “aún es pronto para determinar el impacto a largo plazo del teletrabajo o el comercio electrónico”.

Los tráficos de la división de Autopistas tocaron suelo en abril del año pasado. En el caso de la autopista canadiense 407 ETR la intensidad de vehículos se redujo un 45,3% como consecuencia de las distintas medidas impuestas en Ontario. Por su parte, en las autopistas texanas NTE, LBJ y NTE 35W, con un mayor tráfico de vehículos, bajaron un 26,1%, un 37,6% y un 14,3%, respectivamente.

Ferrovial deposita sus esperanzas en que el tráfico aéreo, especialmente en Heathrow, se recupere de forma vertiginosa una vez dejado atrás lo peor de la crisis sanitaria: “Esperamos una recuperación rápida de tráfico vacacional y algo más lenta de los viajes de negocio”, ha recalcado Rafael del Pino.

Parte del consejo de Ferrovial durante la junta de accionistas.
Parte del consejo de Ferrovial durante la junta de accionistas.

Heathrow transportó tan solo 22,1 millones de pasajeros en 2020. Según el CEO Madridejos, la infraestructura tiene liquidez “con la que atender todas las obligaciones de pago futuras al menos hasta marzo de 2022 en un improbable escenario sin ingresos, o hasta 2023 aplicando las previsiones de tráfico”.

Remuneración al accionista

Ferrovial mantiene su política de dividendos en los parámetros de 2020, cuando se fijó la retribución en 377 millones entre el reparto de dividendos (122 millones) y la recompra de acciones (255 millones), frente a los 520 millones de 2019.

En esta junta de accionistas se ha aprobado un programa de dividendo flexible por un importe total equivalente a 0,513 euros por acción (se tiene como referencia el precio medio de la cotización el 2 y el 5 de febrero). Además, la Junta también ha avalado una reducción de capital por la que se amortizará autocartera ya existente y las acciones propias que se adquieran a través de un programa de recompra (de un máximo de 22 millones de acciones o de una inversión máxima de 320 millones de euros).

También ha obtenido luz verde un plan de reducción de emisiones de efecto invernadero y la encomienda al consejo para que someta a votación consultiva de la junta, a partir de 2022, un informe sobre la estrategia climática de Ferrovial.

Resultado negativo

El cierre de 2020 se produjo con una posición neta de tesorería, excluidos los proyectos de infraestructuras, de 1.991 millones, frente a los 1.631 millones de 2019. Su liquidez total excluidos los proyectos, incluye 6.631 millones en caja más 1.333 millones en líneas disponibles. La suma ascendía a 7.964 millones a 31 de diciembre.

La empresa se nutrió de 458 millones en dividendos de sus distintos proyectos y tiene en marcha un plan estratégico, Horizon 24, por el que espera ahorros anualizados por 49 millones. Otra de las claves citada por Del Pino es la mejora del desempeño de Ferrovial Construcción, cuyo margen ebit marcó un 2,3% el año pasado.

Con unas ventas de 6.341 millones, un ebitda de 409 millones y un resultado neto negativo de 410 millones, fue la puesta en equivalencia del negocio de aeropuertos la que lastró la cuenta de resultados en 2020. La deuda neta descendió un 14,1%, hasta 2.541 millones. La firma de infraestructuras cuenta con una cartera de proyectos de 23.156 millones, de los que 10.129 proceden de Construcción (un 86% internacional) y los 13.027 millones restantes corresponden a Servicios.

Normas
Entra en El País para participar